124 – Un recuerdo para los queridos inmigrantes musulmanes que esta tarde comienzan el ayuno del Ramadán, con el deseo de abundantes frutos espirituales. Mis mejores deseos y oraciones para que vuestras vidas puedan glorificar al Altísimo

Todos los años la Iglesia se une al misterio de Jesús en el desierto al celebrar la Cuaresma. Así como Él quiso ayunar y vencer los asaltos del demonio durante cuarenta días, los católicos tienen en el tiempo de Cuaresma un periodo particularmente favorable para los ejercicios espirituales y las obras de piedad y caridad. Todo esto es orientado hacia la Pascua y nos hace revivir los momentos dolorosos de la Pasión del Señor y al mismo tiempo fortalece nuestra esperanza con la perspectiva de la Resurrección. Es, por lo tanto, un tiempo de conversión en el cual a través de la liturgia los fieles son exhortados a revisar su modo de vivir y conformarlo al Evangelio, utilizando las “armas de los cristianos” que son la oración, el ayuno y la limosna.

Si bien los musulmanes hagan a su manera oración, ayuno y den limosna durante el mes del Ramadán, sus objetivos nada tienen en común con la Cuaresma puesto que no consideran el valor de la sangre de Cristo, indispensable para hacer agradables a Dios los sacrificios de los hombres. Así, pese a que algunos intentan equiparar las dos celebraciones, no es necesario mucho esfuerzo para concluir que el Ramadán es más bien una caricatura de la Cuaresma…

¿Qué pensar, entonces, de un cristiano que felicita a quienes celebran el Ramadán? Quizás, lo mismo que pensaríamos de una persona que felicita a otra por hacer esfuerzos inútiles…

Francisco

Inédito en la Historia: un pontífice saluda en primera persona los musulmanes al final del Ramadán…

Cita ACita BCita C

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – ¿Los católicos pueden alegrarse con las fiestas de infieles?
II – ¿Se puede sacar frutos espirituales de una práctica ajena a la gracia de Cristo?
III – ¿Cuál es el valor de las fiestas religiosas cristianas? ¿Estos valores también se encuentran en las fiestas paganas?
IV – La verdadera esencia de la oración, de la limosna y del ayuno
V – El ayuno y la limosna, según el Corán

I – ¿Los católicos pueden alegrarse con las fiestas de infieles?

Sagradas Escrituras

Quien recibe la Eucaristía no puede participar de la mesa de los demonios
Entre el fiel y el infiel no hay nada que pueda ser compartido

Santo Tomás de Aquino

Se toleran los ritos de los infieles sólo para evitar algún mal mayor
Si no hay distancia entre la oveja sarnosa y el aprisco, se pierde todo el ganado

San Juan de Ávila

La mala conciencia hace perder la fe y buscar doctrinas concordes con los vicios

Pablo VI

La alegría verdadera sólo es posible si la fe es íntegra

León XII

Los que profesan enseñanzas falsas no pueden ser premiados por Aquel que es la Verdad

Concilio Vaticano I (XX Ecuménico)

No hay paridad entre los católicos y los que siguen una falsa religión

Juan XXIII

Es una injuria a la fe católica afirmar que todas las religiones tienen igual valor

II – ¿Se puede sacar frutos espirituales de una práctica ajena a la gracia de Cristo?

Concilio de Trento

Sin la gracia de Cristo, el esfuerzo de nada vale al hombre para merecer el cielo

Juan Pablo II

La mediación de Cristo entre Dios y los hombres es única y universal

Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)

Sólo producen premios eternos los ayunos y limosnas de quienes estén dentro de la Iglesia

San Cirilo de Jerusalén

Dios no acepta el culto de quienes no adoran al Hijo

León XIII

Quien no reconoce a Jesucristo no tiene a Dios por padre

III – ¿Cuál es el valor de las fiestas religiosas cristianas? ¿Estos valores también se encuentran en las fiestas paganas?

Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

La piedad popular tiene su origen en el Espíritu Santo y en Cristo su punto de referencia
Manifestación del deseo de agradar a Dios, de reparar las ofensas y de hacer penitencia
Realizadas por miembros vivos de la Iglesia, respetando la disciplina eclesiástica

Catecismo de la Iglesia Católica

Expresión de piedad que es continuidad de la vida litúrgica de la Iglesia

Juan Pablo II

Sabiduría católica que conlleva lo divino y lo humano

Pío XI

El culto verdadero se conserva únicamente en la Iglesia Católica

León XIII

Formas de culto distintas no son igualmente aceptables a Dios

Congregación para la Doctrina de la Fe

Las oraciones y ritos no cristianos no tienen origen divino ni la eficacia salvífica propia de los sacramentos, y son obstáculo para la salvación

IV – La verdadera esencia de la oración, de la limosna y del ayuno

San Agustín de Hipona

No puede hacer ayuno agradable a Dios el que desgarra los miembros de Cristo
El ayuno es elemento para unirse a los ángeles y distanciarse de los infieles

Santo Tomás de Aquino

El ayuno sirve para frenar la concupiscencia, elevar la mente y expiar los pecados

Juan Pablo II

La oración, la limosna y el ayuno son aspectos esenciales de la vida cristiana
La limosna tiene un valor decisivo para la conversión

V – El ayuno y la limosna, según el Corán

El ayuno no se hace por amor, sino para, quizás, adquirir temor
Durante el Ramadán se puede comer y beber durante la noche
El Corán enseña que no se debe dar limosna a los “impíos”

Descubre otra innovación:

maxresdefault-8 ¿El católico ya no debe creer con integridad en la verdad de la Iglesia?