132 – Tú, sacerdote, que estás ahí en el confesonario, tú estás ahí en el lugar del Padre

El Evangelio nos muestra claramente que Cristo eligió a doce Apóstoles y les dio poderes especiales en orden a la Eucaristía, al perdón de los pecados y a la administración de los demás sacramentos. Para que estos dones se perpetuasen en la Iglesia hasta el final de los siglos, en la Última Cena con sus Apóstoles Jesucristo instituyó, junto con la Eucaristía, el sacramento del Orden, a través de las palabras: “Haced esto en conmemoración mía”.

El mismo Cristo también les ordenó que transmitieran a sus sucesores este sacramento, con sus poderes, para gobernar y santificar a los pueblos, como también custodiar la doctrina. Imponiendo las manos, así lo hicieron los primeros hasta nuestros días.

Formando así la estirpe de los ministros del Señor, ellos no actúan por sí mismos, sino en el nombre y en la persona de Cristo: in persona Christi capitis.

A pedido de una lectora del Denzinger-Bergoglio, aclaramos en este estudio una duda que Francisco colocó a muchas personas en su reciente audiencia del día 3 de febrero: ¿El sacerdote ocupa el lugar del Padre o de Jesús en el confesionario?

Y aprovechamos para preguntar: ¿dónde está el rigor teológico en sus afirmaciones? ¿por qué esa falta de seriedad al transmitir las verdades de la fe?

Francisco

AudienciaGeneralD

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

Autores

El sacerdote en el confesionario actúa in persona Christi Capitis

San Alfonso de Ligorio

En el confesionario no hay diferencia entre Cristo y el sacerdote

Concilio de Trento (XIX Ecuménico)

Los sacerdotes son los vicarios de Cristo al pronunciar la sentencia de remisión o retención de los pecados
Hasta los sacerdotes en pecado mortal son ministros de Cristo al remitir los pecados

Pío X

Función ejercida no en nombre propio, sino en nombre de Jesucristo

Pío XII

El sacerdote presta a Cristo su lengua y le alarga la mano

Benedicto XVI

El sacerdote habla en la persona de Otro, de Cristo
En el sacerdote, Cristo hace lo que él no puede hacer: la absolución de los pecados

Juan Pablo II

Cuando el sacerdote alza la mano que bendice, actúa el Señor Jesús
Dentro de la realidad humana del sacerdote, se oculta el mismo Jesús

Congregación para la Doctrina de la Fe

El sacerdote es para la comunidad la imagen del mismo Cristo que perdona

Concilio Vaticano II (XXI Ecuménico)

Los sacerdotes se unen a la intención de Cristo

Catecismo de la Iglesia Católica

En virtud de su autoridad divina, Jesús confiere poder a los hombres

Catecismo Romano

Los sacerdotes son meros instrumentos de Cristo. Es Él quién perdona por virtud propia en el sacramento

Santo Tomás de Aquino

Los sacerdotes son llamados cabezas en cuanto hacen las veces de Cristo

Santa Catalina de Siena

“Ellos son mis ungidos, y los llamo mis Cristos”

 

Print Friendly, PDF & Email