La obligación de predicar la verdad contraría al mundo

El bien espiritual del pueblo de Dios depende del anuncio del Evangelio confiado por el mismo Jesucristo a San Pedro y los Apóstoles. Los verdaderos fieles esperan de sus pastores la transmisión íntegra de las verdades eternas, incluso cuando estas chocan con el mundo. Otros, muy al contrario, desearían que esto cambiase para vivir con la conciencia más tranquila. De este modo, la fidelidad de la Jerarquía a su misión implica proclamar “con ocasión o sin ella” la palabra de salvación y enfrentar no pocas enemistades entre los que viven apartados de la verdad.  Leer más aquí →.

¿Qué es la verdad?

En este mundo traidor/ nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira”. ¡Qué bien expresan los geniales versos de Ramón de Campoamor la cínica desvergüenza del relativismo de nuestro tiempo, el subjetivismo y la mutabilidad de los valores de un mundo que, apartado de Aquel que es Camino, Verdad y Vida, pregunta desorientado como Pilato: “¿Qué es la verdad?” (Jn 18, 38). ¿Será una señal de los tiempos que el Sucesor de Pedro no quiera hablar de una verdad absoluta? Entra aquí →