36 – Se van a equivocar, van a meter la pata, ¡eso pasa! Quizá hasta les va a llegar una carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Pero no se preocupen

Para conocer a una persona es necesario observarla en sus múltiples aspectos. Nosotros los católicos revelamos el valor moral que tenemos en diferentes circunstancias: en los momentos de sufrimiento físico o espiritual, cuando nos cabe perdonar al prójimo, desapegarnos de los bienes materiales y en tantas otras pruebas es que la caridad efectivamente se comprueba.

Para los religiosos eso se nota bajo un aspecto muy definido: la virtud de la obediencia. La sinceridad de la entrega de sus vidas a la Iglesia puede ser comprobada por la capacidad que tienen de renunciar a sí mismos y cumplir la voluntad de los que son para ellos los representantes del Señor. Sabemos que el religioso obediente es amado por el Señor, mientras que el que hace su propia voluntad se aleja de la virtud.

Esta es la enseñanza más segura de la Iglesia que han seguido innumerables generaciones de consagrados hasta nuestros días. Aceptar la rebeldía como una característica de la vida religiosa es consentir en la transgresión de los principios más sagrados, sobre todo si eso se hace para, supuestamente, mejor servir a Dios.

Francisco

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

 I- ¿Qué prefiere Dios: acciones u obediencia?
II – La corrección es oficio de los pastores eclesiásticos
III. ¿Pueden los religiosos dispensarse a sí mismos de la obediencia?
IV – Las consecuencias en resistir a la autoridad

I – ¿Qué prefiere Dios: acciones u obediencia? 

Sagradas Escrituras

La obediencia vale más que los sacrificios

San Juan Crisóstomo

Dios necesita nuestra obediencia

Santa Teresa de Jesús

Quien no practica la obediencia no será buen contemplativo ni buen activo

San Agustín

Es necesario someterse también al magisterio humano

Santo Tomás de Aquino

Los superiores actúan en virtud de la autoridad establecida por Dios

San Francisco de Sales

Debemos querer lo que Dios quiere, o sea, lo que quieren los superiores

II – La corrección es oficio de los pastores eclesiásticos

Sagradas Escrituras

Reprende y exhorta con afán de enseñar

Santo Tomás de Aquino

El oficio de los pastores es enseñar sobre la fe y las buenas costumbres

Pío XI

La misión de la Iglesia es educar, formar y dirigir los hombres

Benedicto XVI

Corregir a los que se equivocan es una obra de misericordia

Pío IX

Sin la autoridad de la Iglesia, se va perdiendo el espíritu cristiano

III. ¿Pueden los religiosos dispensarse a sí mismos de la obediencia? 

Sagradas Escrituras

Docilidad en la obediencia

Juan Pablo II

Es responsabilidad de la CLAR manifestar adhesión a la Santa Sede
Los religiosos deben actuar de acuerdo con las normas de los Pastores
Vivir con obediencia filial al magisterio de la Iglesia
La autoridad del Magisterio impide desvíos
La sumisión a la autoridad eclesiástica garantiza el carisma

León XIII

Obedecer a los gobernantes como a Dios mismo

Santo Tomás de Aquino

El orden de la justicia exige nuestra obediencia

Benedicto XV

Obedeced a vuestros pastores y estadles sujetos

Concilio Vaticano II

No buscar la propia voluntad, sino la de los superiores
Aceptar y adherirse al Obispo en materia de fe y moral

Congregación para el Clero

La obediencia expresa la voluntad de Dios

Santo Ignacio de Antioquía

Estar reunidos en la obediencia para ser santificados

Pío X

Crecer siempre en la obediencia a los pastores de la Iglesia

Pío XI

Los católicos deben amar la obediencia y la disciplina

Catecismo Romano

Muchos son incrédulos por querer vivir a sus anchas

IV – Las consecuencias en resistir a la autoridad

Sagradas Escrituras

El que resiste a la autoridad atrae sobre sí la condenación

León XIII

El olvido de la autoridad de la Iglesia, principal causa de los males actuales
Las consecuencias del desprecio al poder legítimo

Congregación para el Clero

Gravedad de disentir del Magisterio en materia de fe y moral

San Bernardo

Al Papa Eugenio III, sobre los daños de la desobediencia
Print Friendly, PDF & Email