San Cirilo de Alejandría…

… juzga la idea que Francisco tiene de San Juan Bautista

  • En vano caminaron al desierto en busca de Juan Bautista aquellos que creían que él era un hombre variable

Refiriéndose a San Juan: ¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña movida por el viento?” Como diciendo: Os habéis admirado del Bautista y habéis recorrido muchas veces las inmensas distancias del desierto para poder llegar a donde estaba él. En vano habéis hecho esto si habéis creído que era un hombre variable, que pueda compararse a una caña agitada por el viento, pues tal parece ser si dice por ligereza que ignora lo que ha conocido. (San Cirilo de Alejandría citado por Santo Tomás de Aquino. Catena Aurea, Lc 7,24-28)

… juzga la idea de moral que tiene Francisco

  • Los fariseos querían ignorar las Sagradas Escrituras para conspirar contra Jesús y los suyos

Los escribas y los fariseos, ignorando las Sagradas Escrituras, habían conspirado a una para acusar a los discípulos de Cristo; por lo cual prosigue: “Y algunos de los fariseos les decían: ¿Por qué hacéis, …?”. Dime tú, cuando se te pone la mesa en día de sábado, ¿acaso no partes pan? ¿Por qué, pues, reprendes a los otros? (San Cirilo de Alejandría citado por Santo Tomás de Aquino. Catena Aurea in Lc 6, 1-5)

… juzga la idea de Francisco de que el Corán es un libro de paz

  • Cristo ha sido para nosotros la paz y la buena voluntad

Nosotros somos miserables al poner nuestros deseos en oposición a la voluntad del Señor, y entrar para las filas de sus enemigos. Esto fue abolido por Cristo, pues él mismo es nuestra paz y nos une por su mediación con Dios Padre, quitando el pecado, causa de nuestra enemistad y nos justificando por la fe, acercando los que están lejos. Además, modeló los dos pueblos en un hombre nuevo, fomentado la paz y reconciliando ambos en un solo cuerpo con el Padre. En efecto, le agradó al Padre reunir en Cristo todas las cosas, y unir los de arriba con los de abajo, los del cielo y los de la tierra, y decir que hay un solo rebaño. Cristo ha sido para nosotros la paz y la buena voluntad. (San Cirilo de Alejandría. Exposición sobre el Evangelio de San Lucas, C. II, v.7: PG 72, 494-495)

  • Los que desconocen al Señor no tienen paz

Avergüéncenos el prescindir del saludo de la paz que el Señor nos dejó cuando iba a salir del mundo. La paz es un don y una cosa dulce, que sabemos proviene de Dios, según lo que el Apóstol dice a los Filipenses: “La paz de Dios” (Flp 4, 7), y aquello de: “Dios de la Paz” (2 Cor 13, 11) y Dios mismo es la Paz, según aquello de: “El es nuestra paz” (Ef 2,14) La paz es un bien recomendado a todos, pero observado por pocos. ¿Cuál es la causa de ello? Acaso el deseo del dominio, o la ambición, o la envidia, o el aborrecimiento del prójimo, o el desprecio, o alguna otra cosa que vemos a cada paso en los que desconocen al Señor. La paz procede de Dios, que es quien todo lo une, cuyo ser es unidad de su naturaleza y de su estado pacífico. La transmite a los ángeles y a las potestades del cielo, que están en constante paz con el Señor y consigo mismos. También se extiende por todas las creaturas que desean la paz. (San Cirilo de Alejandría citado por Santo Tomás de Aquino. Catena Aurea in Lc 24, 36-40)

… juzga la idea que tiene Francisco de que Jesucristo fingía sus enfados

  • Jesús, la Verdad, no puede mentir

Recibe con fe las palabras del Salvador, ya que, siendo la Verdad, no miente. (San Cirilo de Alejandría. Comentario al Evangelio de San Lucas, 22, 19: PG 72, 92)

… juzga la idea de Iglesia-minoría que tiene Francisco

  • La levadura comunica a la masa sus propiedades

La levadura es pequeña en cantidad, sin embargo inmediatamente fermenta toda la masa y rápidamente le comunica sus mismas propiedades. La palabra de Dios se comporta de manera similar en nosotros. […] Comprendemos que por medio de esta preciosa, pura y santa levadura, seremos encontrados libres de toda malicia y levadura del mundo. (San Cirilo de Alejandría. Comentario al Evangelio de Lucas, c. XIII, v. 21: PG 72, 774-775)

… juzga la idea de inmortalidad del alma que tiene Francisco

  • Los impíos serán castigados por haber despreciado los preceptos de Dios

Los que tienen el corazón puro verán la gloria de Dios; los que tienen el espíritu perverso no tendrán otro objeto que al demonio. Los que cometen delitos, los que forman malos pensamientos, los que meditan mal contra su prójimo, ellos mismos se separan de la comunión divina. Por último, las personas que se ocupan en dar realce a la hermosura con el color encarnado, y la blancura con pintarse, y las que se componen al espejo para inclinar a los hombres al mal y excitar en ellos las pasiones, encendiendo el amor impuro, serán tratadas en el día del juicio como los impíos, y castigadas por haber despreciado los preceptos de Dios. (San Cirilo de Alejandría. Sentencias espirituales, n. 18: Tricalet, t.VIII, p.103)