85 – ¿Quién nos enseña a amar? Solo el Espíritu Santo. Puedes hacer mil cursillos de catequesis o de espiritualidad, o mil cursos de yoga o de zen que nada de eso será capaz de darte jamás la libertad del hijo

En los Hechos de los Apóstoles encontramos la interesante historia de un etíope, ministro de la reina Candaces, que había viajado a Jerusalén para adorar al Dios verdadero. Sin embargo, este alto funcionario de la corte regresaba a su patria lleno de inquietudes con respecto a las Escrituras, que meditaba sin alcanzar su verdadero sentido. Dentro de una carroza, leyendo el rollo del profeta Isaías, se detenía en esta parte: “Como cordero fue llevado al matadero, como oveja muda ante el esquilador, así no abre su boca. En su humillación no se le hizo justicia. ¿Quién podrá contar su descendencia? Pues su vida ha sido arrancada de la tierra.” (Is 53, 7-8)

El mismo Espíritu Santo que le inspiraba el deseo de conocer la buena nueva sobre el Hijo, también preparaba una maravillosa respuesta a sus preguntas: envió el Diácono Felipe para instruirle en la fe, mandando que se acercara y se pegara a la carroza. He aquí la descripción de los Hechos: “Felipe se acercó corriendo, le oyó leer el profeta Isaías, y le preguntó: ‘¿Entiendes lo que estás leyendo?’ Contestó: ‘¿Y cómo voy a entenderlo si nadie me guía?’ E invitó a Felipe a subir y a sentarse con él.” (Hch 8, 30-31)

Entonces le explicó la verdad sobre Jesucristo y sus palabras abrieron el alma del hombre para la fe, tanto que pidió el bautismo en aquel mismo instante. Tras cumplir con su misión el Espíritu arrebató a Felipe para evangelizar la ciudad de Azot, mientras “el eunuco continuó su camino lleno de alegría.” (Hch 8, 39)

Este episodio de la Iglesia naciente indica el modo de obrar de Dios: Él inspira las almas para que unas instruyan a otras y así mueve los corazones para la realización de sus planes. Este modo habitual del obrar divino explica la necesidad irrenunciable que tiene la Iglesia de la predicación y de la catequesis.

Hay quien defiende, no sin razón, la actuación directa del Espíritu Santo en las almas, prescindiendo de la enseñanza doctrinal. No cabe duda que eso puede pasar, pero lo extraordinario no abole lo normal, que, por cierto, no puede ser infelizmente equiparado, ni siquiera por una licencia coloquial, con otros métodos gravemente contrarios a la religión cristiana. Por todo ello, conviene que estudiemos bien ese tema y encontremos en la doctrina magisterial las respuestas que necesitamos.

Francisco

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – La catequesis es necesaria para la actuación del Espíritu Santo en la Iglesia
II – Los Pastores no pueden prescindir de la catequesis confiando en que los fieles aprenderán por sí mismos los misterios de la fe
III – La catequesis no puede ser comparada al yoga o zen, que en realidad son prácticas contrarias a la religión
IV – El objeto esencial de la catequesis es la trasmisión del misterio de Cristo. Su importancia en la Iglesia no puede ser infravalorada

I – La catequesis es necesaria para la actuación del Espíritu Santo en la Iglesia

León XIII

La Providencia quiere que seamos enseñados para que el Espíritu Santo derrame gracias más ricas y abundantes

Juan Pablo II

El Espíritu Santo es el maestro interior de la catequesis
Catequesis, hacer crecer lo que el Espíritu Santo ha sembrado en el bautismo

CELAM

La acción del Espíritu Santo se profundiza en la catequesis y se comunica en la educación

Congregación para el Clero

La Iglesia, animada por el Espíritu Santo, ha sido enviada a ser maestra de la fe
La acción del Espíritu Santo es fecundar constantemente la Iglesia

II – Los Pastores no pueden prescindir de la catequesis confiando en que los fieles aprenderán por sí mismos los misterios de la fe

Código de Derecho Canónico

Es deber de los pastores cuidar de la catequesis

Pío X

El principal ministerio de quien gobierna la Iglesia es enseñar a los fieles las cosas sagradas
La divina semilla de la fe no llega a crecer si es abandonada a sí misma
La ignorancia de las cosas divinas produce grandes estragos en las almas

Juan Pablo II

La catequesis es una de las tareas primordiales de la Iglesia
Deber sagrado y derecho imprescriptible

Concilio Vaticano II

Los cristianos tienen el derecho a la educación cristiana para contribuir al crecimiento del Cuerpo Místico
Que la fe ilustrada por la doctrina se haga activa en los hombres

León XIII

Hay que inducir a las muchedumbres a que se instruyan en lo tocante a la religión

Congregación para el Clero

La catequesis debe conducir a la comprensión de toda la verdad

III – La catequesis no puede ser comparada al yoga o zen, que en realidad son prácticas contrarias a la religión

Sagrada Escritura

Todo es basura comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo

Congregación para la Doctrina de la Fe

Prácticas que proponen abandonar la idea de Dios Uno y Trino

Sínodo de los Obispos

La catequesis es una respuesta adecuada a las sectas y nuevos movimientos religiosos

Juan Pablo II

Prácticas gnósticas: una moda cultural que siembra confusión e incertidumbre entre los católicos

XLVIII Congreso Eucarístico Internacional

Sincretismo, buscar la vida al lado de la muerte

San Agustín

En todas estas creencias se ha de temer y evitar la sociedad con los demonios

IV – El objeto esencial de la catequesis es la trasmisión del misterio de Cristo. Su importancia en la Iglesia no puede ser infravalorada

Santo Tomás de Aquino

La instrucción acerca de lo divino es necesaria para la salvación

Catecismo Mayor de San Pío X

La catequesis es la doctrina enseñada por Cristo y transmitida por la Iglesia

Congregación para el Clero

La catequesis se propone hacer madurar la primera adhesión a Cristo

Juan Pablo II

El objeto esencial y primordial de la catequesis es el misterio de Cristo

Concilio Vaticano II

Las palabras de la revelación esclarecen el misterio contenido en ellas

Sagrada Escritura

Cristo ordena a los Apóstoles la enseñanza
El Salvador quiere que todos lleguen al conocimiento de la verdad
La fe nace del mensaje que se escucha

Descubre otra innovación:  

¿Cualquiera puede ser padrino de bautismo? ¿Qué piensa la Iglesia del divorcio?