Sínodo de Letrán (649)…

… juzga la idea que Francisco tiene sobre el sufrimiento humano

  • El que no confiesa que el Verbo padeció espontáneamente está condenado

Si alguno no confiesa, de acuerdo con los santos Padres, propiamente y según la verdad que el mismo Dios Verbo […] fue crucificado en la carne, padeció espontáneamente por nosotros, […] sea condenado. (Denzinger-Hünermann 502. Sínodo de Letrán, Quinta sesión, 31 de octubre de 646)

… juzga la oración hecha por Francisco en el encuentro ecuménico e interreligioso de Sarajevo

  • El que no confiesa tres subsistencias consustanciales de igual gloria, sea condenado

Si alguno no confiesa, de acuerdo con los Santos Padres, propia y verdaderamente al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, la Trinidad en la unidad y la unidad en la Trinidad, esto es, a un solo Dios en tres subsistencias consustanciales y de igual gloria, una sola y la misma divinidad de los tres, una sola naturaleza, sustancia, virtud, potencia, reino, imperio, voluntad, operación increada, sin principio, incomprensible, inmutable, creadora y conservadora de todas las cosas, sea condenado. (Denzinger-Hünermann 501. Sínodo de Letrán, 5ª sesión, Condena de los errores acerca de la Trinidad y de Cristo, can. 1, 31 de octubre de 649)

… juzga el hecho de pedir la bendición a herejes y cismáticos

  • Condenación a quien no rechaza a los herejes

Si alguno, de acuerdo con los santos Padres, a una voz con nosotros y con la misma fe, no rechaza y anatematiza, de alma y de boca, a todos los nefandísimos herejes con todos sus impíos escritos hasta el último ápice, a los que rechaza y anatematiza la santa Iglesia de Dios, católica y apostólica, esto es, los cinco santos y universales Concilios, y a una voz con ellos todos los probados Padres de la Iglesia —esto es, a Sabelio, Arrio, Eunomio, Macedonio, Apolinar, Polemón, Eutiques, Dioscuro, Timoteo Eluro, Severo, Teodosio, Coluto, Temistio, Pablo de Samosata, Diodoro, Teodoro, Nestorio, Teodulo el Persa, Orígenes, Dídimo, Evagrio, y en una palabra, a todos los demás herejes— […], ese tal sea condenado. (Denzinger-Hünermann 518-520. Sínodo de Letrán, Quinta sesión, Condena de los errores acerca de la Trinidad y de Cristo, can. 18, 31 de octubre de 649)