San Hormisdas…

INICIO DEL PONTIFICADO 20.VII.514 – FIN DEL PONTIFICADO 6.VIII.523

… juzga la idea de Francisco de que las sectas hacen parte de la Iglesia

  • Anatematismos a todas las herejías

No queriéndonos pues separar un punto de esta esperanza y de esta fe, y siguiendo en todo las constituciones de los Padres, anatematizamos todas las herejías, señaladamente al hereje Nestóreo, que en otro tiempo fue obispo de la ciudad de Constantinopla, condenado en el Concilio de Éfeso por Celestino, papa de la ciudad de Roma y por san [por el venerable] Cirilo, obispo de la ciudad de Alejandría; juntamente con este [igualmente] anatematizamos a Eutiques y a Dioscoro de Alejandria, condenados en el santo Concilio de Calcedonia, que seguimos y abrazamos, el cual, siguiendo al Sto. Concilio de Nicea predico la fe apostólica]. Anadimos a estos [Detestamos también] al parricida Timoteo, por sobrenombre Eluro, y a su discípulo y secuaz en todo, Pedro de Alejandría; así también condenamos [también] y anatematizamos a Acacio, obispo en otro tiempo de Constantinopla, condenado por la Sede Apostólica, cómplice y secuaz de ellos o a los que permanecieren en la sociedad de su comunión; porque [Acacio] mereció con razón sentencia de condenación semejante a la de aquellos en cuya comunión se mezclo. No menos condenamos a Pedro de Antioquia con sus secuaces y los de todos los suprascritos. (Denzinger-Hünermann 364. Hormisdas, Libellus fidei, 11 de agosto del 515)

Print Friendly, PDF & Email