San Basilio Magno…

… juzga la idea de Francisco de que la Iglesia tiene defectos

  • Es proprio de la divina misericordia excitar con fuerza al pecador para que corte con el mal

Es propio de la divina misericordia no imponer castigos en silencio, sino publicar primero sus amenazas excitando a penitencia, así como hizo con los ninivitas y ahora con el labrador, diciendo “Córtala”, estimulándolo a que la cuide y excitando al alma estéril a que produzca los debidos frutos. (San Basilio Magno citado por Santo Tomás de Aquino. Catena Aurea in Lc 13, 6-9)

… juzga la idea de Francisco de que los pobres son el centro del Evangelio

  • La pobreza no salva a los avaros

No puede llamarse bienaventurado a todo el que es afligido por la pobreza, sino solamente al que prefiere el precepto de Jesucristo a las riquezas mundanas. Hay muchos pobres de bienes, pero que son muy avaros por el afecto; a éstos no los salva la pobreza, pero los condena su deseo. Ninguna cosa que no sea voluntaria aprovecha para la salvación, por la sencilla razón de que toda virtud está basada en el libre albedrío. Es bienaventurado el pobre que imita a Jesucristo, quien quiso sufrir la pobreza por nuestro bien; porque el mismo Señor todo lo hacía para manifestarse como nuestro modelo y podernos conducir a la eterna salvación. (San Basilio Magno citado por Santo Tomás de Aquino. Catena aurea in Lc 6, 20-23)

… juzga la idea de que el hombre es el centro de la vida cristiana que tiene Francisco

  • De la envidia resulta una caridad hipócrita

¿No ves tú qué gran mal es la hipocresía? Pues también es fruto de la envidia. Porque la doble cara del carácter, nace en los hombres, principalmente de la envidia, puesto que teniendo el odio escondido dentro del corazón, muestran exteriormente una falsa capa de caridad. Son semejantes a los escollos del mar, que cubiertos con poca agua son un mal imprevisto para los incautos navegantes. (San Basilio Magno. Descripción de la envidia)

… juzga la idea de una Iglesia pobre para los pobres que tiene Francisco

  • La pobreza no salva al pobre

No puede llamarse bienaventurado a todo el que es afligido por la pobreza, sino solamente al que prefiere el precepto de Jesucristo a las riquezas mundanas. Hay muchos pobres de bienes, pero que son muy avaros por el afecto; a éstos no los salva la pobreza, pero los condena su deseo. Ninguna cosa que no sea voluntaria aprovecha para la salvación, por la sencilla razón de que toda virtud está basada en el libre albedrío. Es bienaventurado el pobre que imita a Jesucristo. (San Basilio Magno citado por Santo Tomás de Aquino. Catena aurea In Lucam, c. 6, v. 20-23)

… juzga la visión de la Iglesia hacia los divorciados en segunda unión que tiene Francisco

  • ¿Si el alma no conoce sus pecados y nadie lo advierte, cómo puede curarse?

Así como entre las enfermedades corporales hay muchas que no sienten los que las experimentan, sino que más bien dan crédito a lo que dicen los médicos no teniendo en cuenta su insensibilidad propia, así el alma que no advierte sus pasiones ni conoce sus pecados, debe dar crédito a los que pueden dárselos a conocer. (San Basilio Magno citado por Santo Tomás de Aquino. Catena Aurea in Lc 22, 21-23)

… juzga la idea de que nuestros pecados nos aproximan de Jesucristo que tiene Francisco

  • Además de renunciar el pecado, se exigen frutos de penitencia

La mera renuncia del pecado no es suficiente para la salvación de los penitentes, sino también los frutos dignos de penitencia, que también se requiere de ellos. (San Basilio Magno. Las Morales I, 3)

… juzga la idea de que podemos enorgullecernos de nuestros pecados que tiene Francisco

  • El pecado es el uso de las facultades del hombre en contra la voluntad de Dios

En esto consiste precisamente el pecado, en el uso desviado y contrario a la voluntad de Dios de las facultades que Él nos ha dado para practicar el bien; por el contrario, la virtud, que es lo que Dios pide de nosotros, consiste en usar de esas facultades con recta conciencia, de acuerdo con los designios del Señor. (San Basilio Magno. De la regla monástica mayor, resp. 2, 1: PG 31, 910)

… juzga la idea de felicidad que tiene Francisco

  • La esperanza de los bienes eternos llena nuestra alma de gozo

Se deben con razón tener por felices aquellos que, por la firme esperanza que tienen de la otra vida, sufren la presente, y por los bienes presentes conmutan los eternos. […] Haciéndote superior a los sucesos presentes, aplicarás tu mente a la esperanza de los bienes eternos, cuyo solo conocimiento es capaz de llenar nuestra alma de gozo, e introducir en nuestros corazones la alegría de los ángeles. (San Basilio Magno. Homilía IV. Sobre la acción de gracias, n. 3.7: PG 31, 223.237-238) 

… juzga la idea de Papa que tiene Francisco

  • Cristo concede a sus siervos lo que es suyo

Pedro ha sido colocado como fundamento. Él había dicho: “Tu eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Y en retorno escuchó que él era piedra, aunque no de la misma manera que Cristo. Cristo es piedra inmóvil por naturaleza. Pedro, en cambio, lo es en virtud de aquella piedra divina. Jesús da a otros sus poderes: es Sacerdote, y constituye a los sacerdotes; es Piedra, y hace a otro piedra; concede a sus siervos lo que es propiamente suyo. (San Basilio Magno. Citado por el Catecismo Romano, Cap. IX, III, A) 

Print Friendly, PDF & Email