San Antonio de Padua…

… juzga la idea de la pérdida del Niño Dios en el Templo que tiene Francisco

  • Jesús siempre fue obediente a María y José

Es él tan grande, tan poderoso el que “siguió bajo su autoridad”. ¿Bajo la autoridad de quién? De un obrero y de una pobre Virgen. ¡Oh “el primero y el último”! (Ap 1, 17). ¡Oh, el que es cabeza de los ángeles, bajo la autoridad de hombres! ¡El Creador del cielo bajo la autoridad de un obrero; el Dios gloria eterna bajo la autoridad de una virgen pobre! ¿Se ha visto jamás cosa semejante? ¿Se ha oído nunca cosa parecida? Entonces, no dudéis en obedecer, en someteros a la autoridad… Bajar, venir a Nazaret, estar bajo autoridad, obedecer perfectamente: ahí está toda la sabiduría… Esto es ser sabio con sobriedad. (San Antonio de Padua. Sermones para los domingos y fiesta do los santos)

… juzga la idea de que nuestros pecados nos aproximan de Jesucristo que tiene Francisco

  • Quien comulga indignamente recibe la condenación

¡Desgraciado aquel que se atreve a entrar a este banquete sin el vestido nupcial de la caridad, o de la penitencia! “Aquel que lo recibe indignamente, recibe su propia condenación” (1 Cor 11, 29). ¿Qué relación puede haber entre la luz y las tinieblas? ¿Entre el traidor judas y el Salvador? “La mano del traidor está junto a la mía sobre la mesa” (Lc 22, 21). Está escrito en el Éxodo: “Todo animal”, también el hombre que se hizo semejante al animal, si toca el monte”, o sea, el cuerpo de Cristo, “será apedreado”, o sea, será condenado (Ex 19, 12‑13). (San Antonio de Padua. Sermón en la cena del Señor (jueves santo): Segundo sermón alegórico, 6)

… juzga la idea de Primera Comunión que tiene Francisco

  • Es necesario creer firmemente en la Eucaristía y confesarla con la boca

Es lo que hace hoy la iglesia universal, para la cual Cristo preparó hoy en el monte Sión un banquete espléndido y suntuoso, con una doble riqueza: interior y exterior, y abundante. Les dio su verdadero cuerpo, rico en todo poder espiritual y cebado con la caridad interior y exterior; y mandó que fuera dado también a los que creerían en El.
Por eso se debe creer firmemente y confesar con la boca, que aquel cuerpo, que la Virgen dio a luz, que colgó de la cruz, que yació en el sepulcro, que resucitó el tercer día y que subió al cielo a la derecha del Padre, El, hoy, realmente lo dio a los apóstoles; y la iglesia todos los días lo consagra y lo distribuye a sus fieles. (San Antonio de Padua. Sermón en la cena del Señor (jueves santo): Segundo sermón alegórico, n. 6) 

… juzga la idea de vida contemplativa que tiene Francisco

  • La vida activa existe para servir a la contemplativa

La vida activa fue instituida para servir a la vida contemplativa, no la vida contemplativa para servir a la activa. (San Antonio de Padua, Sermón del III Domingo de Pascua, n. 14)