Pío VI…

INICIO DEL PONTIFICADO 15,22.II.1775 – FIN DEL PONTIFICADO 29.VIII.1799

… juzga la idea de “Pan de Vida” que tiene Francisco

  • Cualquier omisión acerca de la transustanciación favorece a los herejes

En cuanto por semejante imprudente y sospechosa omisión se sustrae el conocimiento tanto de un artículo que pertenece a la fe, como de una voz consagrada por la Iglesia para defender su profesión contra las herejías, y tiende así a introducir el olvido de ella, como si se tratara de una cuestión meramente escolástica, es perniciosa, derogativa de la exposición de la verdad católica acerca del dogma de la transustanciación y favorecedora de los herejes. (Denzinger-Hünermann 2629. Pío VI, Bula Auctorem fidei, 28 de agosto de 1794)

… juzga la idea de una “Iglesia horizontal” que tiene Francisco

  • El Romano Pontífice antecede a todos los obispos y los que lo niegan están condenados

Son condenados los que nieguen que en el bienaventurado Pedro, príncipe de los Apóstoles, el Romano Pontífice, sucesor suyo, fue por Dios constituido cabeza visible de la Iglesia y vicario de Jesucristo; que le fue entregada plena potestad para regir a la Iglesia y que se le debe verdadera obediencia por todos los que llevan el nombre cristiano, y que tal es la fuerza del primado que por derecho divino obtienen, que antecede a todos los obispos, no sólo por el grado de su honor, sino también por la amplitud de su suprema potestad. (Denzinger-Hünermann 2593. Pío VI, Breve Super soliditate petrae, 28 de noviembre de 1786)

  • Es un error insinuar que en la Iglesia todos tienen la misma potestad

Es más de deplorar la precipitada y ciega temeridad de un hombre que … [los siguientes errores] se ha empeñado en renovare insinuado con muchos rodeos: que cualquier obispo está por Dios llamado no menos que el papa para el gobierno de la Iglesia y no está dotado de menos potestad que él; que Cristo dio por sí mismo el mismo poder a todos los Apóstoles; que cuanto algunos crean que sólo puede obtenerse y concederse por el Pontífice, ora penda de la consagración ora de la jurisdicción eclesiástica, lo mismo puede igualmente obtenerse de cualquier obispo; que quiso Cristo que su Iglesia fuera administrada a modo de república; que a este régimen le es necesario un presidente por el bien de la unidad, pero que no se atreva a meterse en los asuntos de los otros que juntamente con él mandan. (Denzinger-Hünermann 2593-2595. Pío VI, Breve Super soliditate petrae, 28 de noviembre de 1786)

Print Friendly, PDF & Email