La Congregación para los Obispos…

… juzga la idea de Francisco de que el adulterio realiza en parte el ideal familiar

  • Muchas veces los católicos unidos apenas en estado civil o los divorciados pueden regularizar su situación, pero mientras no lo hacen, están en situación irregular

Con amargura se constata que hoy aumenta el número de los bautizados que se encuentran en situaciones irregulares en lo referente al matrimonio: el llamado “matrimonio a prueba”, las uniones de hecho, los católicos unidos solamente con el rito civil, el divorcio; situaciones todas que dañan gravemente a los directamente interesados, a sus hijos y a toda la sociedad en general. En todos estos casos, los Pastores dediquen su mayor esfuerzo para obtener, si es posible, la regularización de estas relaciones. (Congregación para los Obispos. Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos Apostolorum Successores, n. 202, 22 de febrero de 2004)

… juzga la idea que tiene Francisco de dialogar con el mundo

  • Que el Obispo gobierne según la sabiduría divina

Al apacentar la grey que se le ha confiado, es de gran ayuda al Obispo la virtud de la prudencia, que es sabiduría práctica y arte de buen gobierno, que requiere actos oportunos e idóneos para la realización del plan divino de salvación y para obtener el bien de las almas y de la Iglesia, posponiendo toda consideración puramente humana. Es por eso necesario que el Obispo modele su modo de gobernar tanto según la sabiduría divina, que le enseña a considerar los aspectos eternos de las cosas, como según la prudencia evangélica, que le hace tener siempre presentes, con habilidad de arquitecto (cf. 1 Cor 3, 10), las cambiantes exigencias del Cuerpo de Cristo. […] La prudencia le hará conservar las legítimas tradiciones de su Iglesia particular, pero, al mismo tiempo, lo hará promotor de laudable progreso y celoso buscador de nuevas iniciativas, salvaguardando sin embargo la necesaria unidad. (Congregación para los Obispos. Apostolorum sucessores: directorio para el ministerio pastoral de los Obispos, cap. III, n. 41, 22 de febrero de 2004)

… juzga la idea de Iglesia cerrada y enferma que tiene Francisco

  • Que el Obispo gobierne según la sabiduría divina

Al apacentar la grey que se le ha confiado, es de gran ayuda al Obispo la virtud de la prudencia, que es sabiduría práctica y arte de buen gobierno, que requiere actos oportunos e idóneos para la realización del plan divino de salvación y para obtener el bien de las almas y de la Iglesia, posponiendo toda consideración puramente humana. Es por eso necesario que el Obispo modele su modo de gobernar tanto según la sabiduría divina, que le enseña a considerar los aspectos eternos de las cosas, como según la prudencia evangélica, que le hace tener siempre presentes, con habilidad de arquitecto (cf. 1 Co 3, 10), las cambiantes exigencias del Cuerpo de Cristo. […] La prudencia le hará conservar las legítimas tradiciones de su Iglesia particular, pero, al mismo tiempo, lo hará promotor de laudable progreso y celoso buscador de nuevas iniciativas, salvaguardando sin embargo la necesaria unidad. (Congregación para los Obispos. Apostolorum sucessores: directorio para el ministerio pastoral de los Obispos, cap. III, n. 41, 22 de febrero de 2004)

… juzga los criterios para ser obispo que tiene Francisco

  • El obispo debe siempre profundizar sus conocimientos teológicos

El obispo, consciente de ser en la Iglesia particular el moderador de todo el ministerio de la Palabra y de haber recibido el ministerio de heraldo de la fe, de doctor auténtico y de testigo de la verdad divina y católica, deberá profundizar su preparación intelectual, mediante el estudio personal y una seria y comprometida actualización cultural. […] El obispo ha de actualizarse teológicamente para profundizar la insondable riqueza del misterio revelado, custodiar y exponer fielmente el depósito de la fe, tener una relación de colaboración respetuosa y fecunda con los teólogos. […] Un actualizado conocimiento teológico permitirá también al obispo vigilar para que las diversas propuestas teológicas que se presenten sean conformes a los contenidos de la Tradición, rechazando las objeciones a la sana doctrina y sus deformaciones. (Congregación para los Obispos. Directorio para el ministerio pastoral Apostolorum Successores, n. 52, 22 de febrero de 2004)

  • Modelo en la recepción de los sacramentos

El obispo, como cabeza y modelo de los presbíteros y de los fieles, reciba ejemplarmente los sacramentos, que, como a todo miembro de la Iglesia, le son necesarios para alimentar su vida espiritual. En particular, el obispo hará del sacramento de la Eucaristía, que celebrará cotidianamente prefiriendo la forma comunitaria, el centro y la fuente de su ministerio y de su santificación. Se acercará frecuentemente al sacramento de la penitencia para reconciliarse con Dios y ser ministro de reconciliación en el Pueblo de Dios. Si enferma y se encuentra en peligro de muerte, reciba con solicitud la unción de los enfermos y el santo Viático, con solemnidad y participación de clero y pueblo, para la común edificación. (Congregación para los Obispos. Directorio para el ministerio pastoral Apostolorum Successores, n. 46, 22 de febrero de 2004)

… juzga la idea de Comunismo que tiene Francisco

  • Los obispos deben promover cada vez más el crecimiento de las obras de caridad

Si en la diócesis ya existen obras de caridad y de asistencia, el obispo procure que crezcan y se perfeccionen cada vez más y, si es necesario, se creen otras, que respondan a las nuevas necesidades: sobre todo en el campo de la asistencia a la niñez, a la juventud, a los ancianos, a los enfermos e inválidos, a los inmigrantes y a los refugiados, para los cuales debe estar siempre abierta y disponible la diaconía de la caridad de la Iglesia. (Congregación para los Obispos. Directorio para el ministerio pastoral de los obispos Apostolorum Successores, n. 38, 22 de febrero de 2004)

Print Friendly, PDF & Email