San Celestino I…

INICIO DEL PONTIFICADO 10.IX.422 – FIN DEL PONTIFICADO 27.VII.432

… juzga la idea de gracia que tiene Francisco

  • Nadie, ni aun después de haber sido renovado por la gracia del bautismo, es capaz de superar las asechanzas del diablo y vencer las concupiscencias de la carne sin el auxilio de la divina gracia

Nadie es bueno por sí mismo, si por participación de si, no se lo concede Aquel que es el solo bueno. Lo que en los mismos escritos proclama la sentencia del mismo pontífice cuando dice: “¿Acaso sentiremos bien en adelante de las mentes de aquellos que piensan que a sí mismos se deben el ser buenos y no tienen en cuenta Aquel cuya gracia consiguen todos los días y confían que sin El pueden conseguir tan grande bien y no dirigen su mirada hacia aquel cuya gracia consiguen diariamente? Pero precisamente los que son tales no consiguen ninguna gracia de Dios: los que confían en alcanzar sin Él cosas tan grandes, que apenas merecen los que le imploran y reciben”. Nadie, ni aun después de haber sido renovado por la gracia del bautismo, es capaz de superar las asechanzas del diablo y vencer las concupiscencias de la carne, si no recibiere la perseverancia en la buena conducta por la diaria ayuda de Dios. Lo cual está confirmado por la doctrina del mismo obispo en las mismas páginas, cuando dice: “Porque si bien Él redimió al hombre de los pecados pasados; sabiendo, sin embargo, que podía nuevamente pecar, muchas cosas se reservó para repararle, —de modo que aun después de estos pecados pudiera corregirle—, dándole diariamente remedios, sin cuya ayuda y apoyo, no podremos en modo alguno vencer los humanos errores. Forzoso es, en efecto, que, si con su auxilio vencemos, si Él no nos ayuda, seamos derrotados”. (Denzinger-Hünermann 240-241. Celestino I, Carta Apostolici verba a los obispo de Galia, Capítulos pseudo-celestinos o Indiculos, Cánones sobre la gracia, mayo de 431)

… juzga la idea de Curia Romana que tiene Francisco

  • La primera entre las Iglesias

Ya que la ocasión lo pide, repasad, si os place, las sanciones de los cánones; hallareis cual es, después de la Iglesia romana, la segunda iglesia; cual, la tercera… (Denzinger-Hünermann, 235. Celestino I, Carta Manet beatum, 11 de marzo de 422) 

Print Friendly, PDF & Email