Bonifacio VIII…

INICIO DEL PONTIFICADO 24.XII.1294, 23.I.1295 – FIN DEL PONTIFICADO 11.X.1303

… juzga la idea de Francisco de que las sectas hacen parte de la Iglesia

  • La Iglesia Católica es una y única, es la “túnica inconsútil” del Señor

Por apremio de la fe, estamos obligados a creer y mantener que hay una sola y santa Iglesia Católica y la misma Apostólica, y nosotros firmemente la creemos y simplemente la confesamos, y fuera de ella no hay salvación ni perdón de los pecados. Ella representa un solo Cuerpo Místico, cuya cabeza es Cristo, y la cabeza de Cristo, Dios. En ella hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo (Ef 4, 5). Una sola, en efecto, fue el arca de Noé en tiempo del diluvio, la cual prefiguraba a la única Iglesia, y, con el techo en pendiente de un codo de altura, llevaba un solo rector y gobernador, Noé, y fuera de ella leemos haber sido borrado cuanto existía sobre la tierra. Mas a la Iglesia la veneramos también como única, pues dice el Señor en el profeta: “Arranca de la espada, oh Dios, a mi alma y del poder de los canes a mi única (Sal 22, 21). Oro, en efecto, juntan ente por su alma, es decir, por si mismo, que es la cabeza, y por su cuerpo, y a este cuerpo llamo su única Iglesia, por razón de la unidad del esposo, la fe, los sacramentos y la caridad de la Iglesia. Esta es aquella “túnica” del Señor, “inconsútil” (Jn 19, 23), que no fue rasgada, sino que se echó a suertes. La Iglesia, pues, que es una y única, tiene un solo cuerpo, una sola cabeza, no dos, como un monstruo, es decir, Cristo y el vicario de Cristo, Pedro, y su sucesor, puesto que dice el Señor al mismo Pedro: “Apacienta a mis oveja” (Jn 21, 17). (Denzinger-Hünermann 870-872. Bonifácio VIII, Bula Unam sanctam, 18 de noviembre de 1302)

… juzga la idea de Papa que tiene Francisco

  • La potestad de Pedro no es humana, sino divina

Ahora bien, esta potestad, aunque se ha dado a un hombre y se ejerce por un hombre, no es humana, sino antes bien divina, por boca divina dada a Pedro, y a él y a sus sucesores confirmada en Aquel mismo a quien confesó, y por ello fue piedra, cuando dijo el Señor al mismo Pedro: “Cuanto ligares” etc. (Mt 16, 19). (Denzinger-Hünermann 874.Bonifacio VIII. De la Bula Unam sanctam, 18 de noviembre de 1302) 

Print Friendly, PDF & Email