Alejandro VI…

INICIO DEL PONTIFICADO 11,26.VIII.1492 – FIN DEL PONTIFICADO 18.VIII.1503

… juzga la idea sobre la evangelización de América que tiene Francisco

  • Que el nombre de Nuestro Salvador sea dado a conocer en aquellas regiones

Entre todas las obras agradables a la majestad divina y deseadas por nuestro corazón, ciertamente las que sobresalen por encima de todo son la exaltación de la fe católica y de la religión cristiana, mayormente en nuestros días, y su ampliación y dilatación en todo el orbe, la búsqueda de la salvación de las almas y la humillación y la reducción a la fe católica de las naciones bárbaras […] sean conducidas a la verdadera fe.
Nos pues recomendamos muchísimo al Señor este vuestro santo y laudable propósito, deseando que él alcance el debido fin y que el nombre de Nuestro Salvador sea dado a conocer en aquellas regiones, os exhortamos muy en el Señor y os pedimos empeñadamente por la recepción del sagrado bautismo en virtud del cual estáis obligados a los mandatos divinos, y por las entrañas misericordiosísimas de Nuestro Señor Jesucristo, una vez que os proponéis de buena mente y con el celo de la fe ortodoxa a realizar y llevar a cabo adelante tal expedición, querráis y os sintáis obligados a llevar los pueblos que viven en aquellas islas a la aceptación de la confesión cristiana, sin que los peligros y los trabajos os aparten en tiempo alguno de la inarredable esperanza y de la firme confianza con que os armasteis, pues Dios todopoderoso secundará felizmente vuestros esfuerzos. Con la firme esperanza y con la confianza de que Dios Omnipotente acompañará felizmente vuestros esfuerzos.
Además os mandamos en virtud de la santa obediencia que haciendo todas las debidas diligencias del caso, destinéis a dichas tierras e islas varones probos y temerosos de Dios, peritos y expertos en instruir en la fe católica e imbuir en las buenas costumbres a sus pobladores y habitantes. […] con la autoridad de Dios todopoderoso concedida a Nos en el bienaventurado Pedro y con la autoridad de nuestra condición vicaria de Jesucristo que ejercemos en la tierra, con todos sus dominios […] os donamos, concedemos y asignamos para siempre, a vosotros y vuestros herederos y sucesores en los reinos de Castilla y León, todas y cada una de las islas y tierras predichas y desconocidas. (Alejandro VI. Bula Inter Caetera, 4 de mayo de 1493)

Print Friendly, PDF & Email