¿Qué es esta página?

3

papa-juan-pablo-iiEl Romano Pontífice tiene la “potestad sagrada” de enseñar la verdad del Evangelio, administrar los sacramentos y gobernar pastoralmente la Iglesia en nombre y con la autoridad de Cristo, pero esa potestad no incluye en sí misma ningún poder sobre la ley divina, natural o positiva”. (Juan Pablo II, discurso a los Prelados auditores de la Rota Romana, 21 de enero de 2000)


¿Quién es Francisco? ¿Hombre profético para nuestros días? ¿Instrumento de Dios para renovar la Iglesia? ¿Iniciador de una nueva primavera de la Fe? Una antología de sus principales enseñanzas confrontadas con el Magisterio de la Iglesia puede ser un auxilio para emitir un juicio acertado sobre estas cuestiones.

¿Por qué le pusimos este nombre?

7929689

Edición de 1854

Cualquier estudioso de Teología conoce el famoso “Compendio de símbolos, definiciones y declaraciones de fe y moral”, normalmente denominado “Denzinger”, en memoria del que fuera iniciador de esta obra insigne, Heinrich Denzinger, cuya primera edición data del año de 1854.

Fue este sacerdote alemán, profesor de Teología Dogmática, quien se propuso hacer una síntesis del Magisterio de la Iglesia para poner al alcance de los estudiosos las más importantes declaraciones y definiciones conciliares, proposiciones condenadas y formas de símbolos de la fe católica genuina.

122-2087g

Denzinger-Hünermann

Considerablemente ampliada ya en vida de su autor —que partió a la casa del Padre en 1883—, la obra fue enriquecida en sucesivas ediciones, con la adición tanto de importantes documentos antiguos como de las principales enseñanzas de los nuevos Pontífices, así como de aquellas declaraciones de dicasterios romanos que interesaban para su finalidad. Para identificar estas nuevas ediciones en el ámbito académico, se añadió al tradicional nombre “Denzinger” el apellido del coordinador de la continuación de esta empresa. De ahí, principalmente, el “Denzinger-Schönmetzer”, en recuerdo del sacerdote jesuita Adolf Schönmetzer, y más recientemente “Denzinger-Hünnermann”, por Peter Hünnermann, a quien cupo la inestimable labor de incluir en el famoso compendio el magisterio del Concilio Vaticano II y de los Papas más recientes.

Por todo esto, el Denzinger, en cualquiera de sus versiones, siempre ha sido considerado como una autoridad en cuanto síntesis de la enseñanza infalible de la Santa Madre Iglesia en materia de fe y moral. En lenguaje más castizo, como una fuente segura de lo que se debe creer y practicar para ser un católico como Dios manda.

No olvidemos, sin embargo, que el Magisterio es como el tesoro de aquel padre de familia, del cual se sacaban “cosas nuevas y viejas” (Mt 13, 52). El Santo Padre, Sumo Pontífice y Pastor Supremo de la Iglesia Universal, tiene ex officio el deber de custodiar el depósito de la Fe y, a su vez, ofrecer las enseñanzas inmortales de la Buena Nueva del modo más adecuado para los fieles de cada época y lugar. Pero como bien dice San Juan Pablo II, el Romano Pontífice tiene la “potestad sagrada” de enseñar la verdad del Evangelio, administrar los sacramentos y gobernar pastoralmente la Iglesia en nombre y con la autoridad de Cristo, pero esa potestad no incluye en sí misma ningún poder sobre la ley divina, natural o positiva (San Juan Pablo II, discurso a los Prelados auditores de la Rota Romana, 21 de enero de 2000).

En ese sentido, la elección de Cardenal Jorge Mario Bergoglio como Obispo de Roma el día 13 de marzo de 2013 supuso una verdadera sacudida en el mundo católico. Es lo que se ha llamado “el huracán Bergoglio” o “el efecto Francisco”. El nuevo Papa, con tan peculiar modo de ofrecer sus enseñanzas, no deja a nadie indiferente.

Por tanto, en memoria a la inmortal obra del Denzinger y con el objetivo de formar criterios de análisis, hemos querido contrastar el Magisterio de la Iglesia con las innovaciones que Francisco realiza casi a diario. Así nació el site “Denzinger-Bergoglio”.

Capa - 250x192 1

El nuevo “Denzinger-Bergoglio”

3 thoughts on “¿Qué es esta página?

  1. Solo quisiera expresar el profundo desasosiega que se siente de considerarse católico practicante frente a una jerarquía eclesiástica de mentes totalmente enajenadas y obnubiladas respecto a la realidad que hoy vive la iglesia. “Todos” como zombis siguen a Bergoglio, y acepta con agrado cada zarpazo que éste da a las enseñanzas de Evangelio y a las Leyes de Dios. Justificando y acomodando cada uno de sus errores y herejías hasta hacernos creer que lo que quiso decir el Sr., fue todo lo contrario.
    Ven Pronto Señor Jesús y que tu Espíritu Santo sea la Luz que nos asista y nos guie.

    • Si hermana lo peor de todo es que muchos sacerdotes han preferido traicionar a Cristo para hacerse cómplices del heresiarca Bergoglio. Temen por perder sus puestos en esta vida y no les importa quedarse callado mientras ven como Bergoglio se encarga de destruir la Iglesia. San Bernardo explica que esta reservada la misma pena para los que hacen el mal y para los que lo consienten .

  2. Les agradezco que hayan hecho este sitio, al que he llegado desde el mismo sitio en inglés, que supongo es de EEUU y a cuya newsletter me había suscrito. También les agradezco que nos den voz, pues a veces es necesario comentar con alguien la seria preocupación que está suponiendo este Pontificado. A mí me está produciendo un estado de tristeza que cada día es mayor. Precisamente por el respeto que los católicos tenemos hacia la figura del Papa tal como la conocíamos desde Pio XII, no nos parece correcto hacer comentarios con otras personas, y con el Párroco tampoco, pues es ponerle en una situación que puede parecer como maledicencia y además, si fuese sincero en sus comentarios sería hacerle pasar un trago muy desagradable y que le puede crear luego problemas de conciencia. No es fácil abordar este enorme problema. Yo vengo sorprendiéndome desde el principio de los comentarios y actitudes demagógicas de este Papa, luego informándome y analizando sus decisiones. Y todo va acumulándose y formando un retrato de la situación. Actualmente ya me resulta evidente que la Iglesia Católica está secuestrada, y que los comentarios desagradables del Papa, al acumularse, hacen que sienta que me ha ofendido como español, como hombre casado, como padre y como católico. Tengo la impresión de que la situación está a punto de reventar. Veo que ya hay unas cuantas e importantes declaraciones denunciando la herejía del Papa, su ostentosa humildad, su estilo de gobernar autocrático y con cierta doblez, su coalición con quienes pretenden quedarse con todo el poder (el nuevo orden mundial), su omisión en general acerca de las persecuciones y asesinatos de cristianos, del aborto, y mientras suscribe la AGENDA 2030, atravesada por la ideología de género, parece sorprenderse de lo que están enseñando a los niños en las escuelas por presión en definitiva de la Administración Americana. Sus palabras no son de afecto, son ásperas y está continuamente haciendo alguna observación ofensiva hacia los católicos. Cuando degollaron al Padre Hammel, dijo que era “absurdo”, cuando asesinaron a las personas de Charlie Hebdo lo vino a justificar; es decir que era lógico, y así cobra sentido su comentario posterior. En fin, no quiero hacer una lista de agravios, simplemente estoy dando salida a un cúmulo de cosas que me vienen improvisadamente a la memoria. Sigo sin entender la renuncia de Benedicto XVI, a quien todos los católicos correspondíamos con cariño por su sabiduría y su ternura, y muchos tenemos nostalgia del Papado de JPII. Los católicos no somos todos tan tontos como para no darnos cuenta de dónde está lo bueno y dónde está lo malo. Somos respetuosos, no queremos criticar a la figura del Papa, pero de esa actitud reverencial se están aprovechando un grupo de Prelados envilecidos de los que el Papa se va rodeando. Y permitanme que diga abiertamente que el actual Papa es, en vez de humilde, un hombre de una descomunal arrogancia y soberbia, un demagogo populista. No quiero ofender a nadie, pero la combinación de argentino y jesuita puede ser la bomba. ¿Qué es el ego?, preguntaban una vez. . . . El ego es ese pequeño argentino que todos llevamos dentro.
    Las leyes malvadas sobre el sexo quieren destruir a la familia, dicen que es el marxismo feminismo transmutado en revolución cultural. Los padres tenemos ahora un desafío por delante con la aplicación de las leyes de ideología de género y de proselitismo homosexual, etc., y en esta situación, cuando tenemos que defender que sólo hay un tipo de matrimonio, el Papa nos regala Amoris Leticia, que viene a decir que el matrimonio también es relativo, no sacramental, disponible. No me cabe duda de que este Papa no quiere a los niños, a los que también ha hecho preparar una educación sexual que nadie le había pedido y que roza la pornografía. Tampoco, y en esto a lo mejor estoy equivocado pues no tengo el gusto de seguir sus apariciones, tampoco parece ser muy devoto de la Virgen María. Ni es propenso arrodillarse ni a pronunciar mucho el nombre de Jesucristo; en su viaje a EEUU se dice que le nombró una o dos veces, no se pronunció, claramente al menos sobre el aborto, pero sí sobre algo que también ha decidido contradecir en la doctrina de la Iglesia, como es la pena de muerte.
    Me estoy extendiendo demasiado, disculpen. Supongo que me estoy desahogando en parte. Pero mi estado de ánimo ha llegado al punto de rebelión contra esta usurpación que está terminando de destruir la Iglesia.

Dentro de la gravedad del momento presente, el "Denzinger-Bergoglio" es consciente de la importancia de oír y dar voz al Pueblo de Dios mediante los comentarios contenidos en esta página. No significa, sin embargo, que todos ellos expresen nuestras ideas. De forma diferente a otras páginas que censuran las intervenciones de sus lectores, queremos dar libertad para que cada uno opine sobre la actual situación de la Iglesia. Pero, dado el caráter peculiar de nuestra página debemos evitar los foros paralelos.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s