4 – La Iglesia no puede tener puertas cerradas, ni siquiera para los sacramentos

Los constantes cambios de una sociedad en la que Dios está cada vez más puesto de lado presentan verdaderos desafíos pastorales a la Iglesia. Ésta, sin embargo, fiel a su misión no puede traicionar ciertos principios a pesar de tener que adaptar algunos aspectos de su praxis pastoral a las nuevas circunstancias. Pues bien, no es novedad que hace mucho tiempo que se levantan dentro y fuera de la Iglesia voces contra una supuestamente excesiva cerrazón a la hora de administrar los sacramentos. Al leer en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, las palabras de Francisco sobre la necesidad de no cerrar las puertas de éstos por cualquier razón, estas voces se entusiasmaron… ¡era la aurora de esperadas novedades! ¿Cuál habrá sido la intención del Santo Padre al levantar este problema? Conviene recordar algunos conceptos…

Francisco

1517720

Cita ACita B

 Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

Autores

Sagradas Escrituras

El que recibe la Eucaristía indignamente “come y bebe su propia condenación”

Concilio de Trento

Para recibir la Eucaristía es necesario estar en estado de gracia

Pío X

Comunión frecuente, pero en estado de gracia y con recta intención
Necesidad del firme propósito de no pecar para poder comulgar

Catecismo de la Iglesia Católica

También la Confirmación exige el estado de gracia

Necesidad de confesar los pecados graves para aproximarse de la mesa eucarística
La comunión eucarística no puede comunicarse con las iglesias de la Reforma

Código de Derecho Canónico

Solamente los bautizados pueden recibir los sacramentos
Para recibir los sacramentos es necesario estar debidamente preparadodos
Los sacramentos pueden ser administrados solamente a los fieles católicos

Pontificio Consejo para los Textos Legislativos

Necesidad de adecuadas disposiciones para recibir los sacramentos
Comunión frecuente, sólo sin conciencia de pecado grave
La obstinación en pecado grave manifiesto cierra las puertas de los sacramentos
Casos de estado pecado que cierran las puertas de la Eucaristía
La comunión debe ser negada a quien es públicamente indigno

Juan Pablo II

La doctrina tridentina sobre la recepción de los sacramentos está vigente
No se puede recibir la Eucaristía con conciencia de pecado grave sin previa confesión
El peligro de buscar otros caminos a la misericordia que los que Dios estableció

Congregación para la Doctrina de la Fe

Aplicación concreta de la prohibición de comulgar para divorciados en segunda unión

Estudios relacionados

  • 156 – Amoris Laetitia versus Magisterio de la Iglesia

  • 145 – Los divorciados en nueva unión pueden encontrarse en situaciones muy diferentes, que no han de ser catalogadas o encerradas en afirmaciones demasiado rígidas sin dejar lugar a un adecuado discernimiento

    ,

  • 118 – Padre, ¿puedo rezar con un evangélico, con un ortodoxo, con un luterano? — ¡Debes, debes! Habéis recibido el mismo bautismo – Las diferencias entre los sacramentos católicos y el culto luterano son “las explicaciones, las interpretaciones”. Hacéis lo mismo, tanto en lengua luterana como en lengua católica, pero es lo mismo.

    , ,

  • 84 – En el caso de los divorciados y vueltos a casar, nos planteamos: ¿qué hacemos con ellos, qué puerta se les puede abrir? ¿Por qué no pueden ser padrinos? Tenemos que volver a cambiar un poco las cosas

  • 25 – “El Señor perdona siempre, jamás condena”

  • Print Friendly, PDF & Email