122 – Por su “aventura”, probablemente también Jesús tuvo que pedir disculpas a sus padres

Todo sacerdote que ama de la Palabra de Dios medita sobre el Evangelio que será proclamado y por él explicado a los fieles. Sobre el conocimiento dado por su reflexión, es normal que el Espíritu Santo le inspire nociones más profundas sobre los hechos de la vida del Redentor y lo ilumine en relación al mensaje de salvación que se encuentra escondido en las entrelíneas.

Pero… cuando escuchamos explicaciones sobre lo “entendido de las entrelíneas” que coinciden con pronunciamientos denunciados por los santos doctores como heréticos, la pregunta es muy sencilla: ¿Dónde, a final, el predicador se está inspirando?, o más bien, ¿Quién lo está inspirando?

Si hay quien se atreva a llamar “aventura” a la pérdida del Niño Jesús en el Templo, es porque sostiene que Él actuó como un joven común, posibilidad que Santo Tomás de Aquino, citando a un Padre, clasifica como diabólica.

El que concluye que Jesús, por haber quedado en el Templo, pidió perdón a María, es porque cree que la Virgen lo reprendió o porque se arrepintió de lo que hizo, hipótesis que San Alfonso María de Ligorio declara herética…

Tanto que habíamos pensado darle otro título a esta entrada… pero sólo eso ya nos parecía demasiado irreverente. No, el Niño Jesús no era un mozalbete travieso que engañaba a unos padres ingenuos que mal se atrevían a regañarle…

Amemos las enseñanzas de la Iglesia y no nos apartamos de sus santas doctrinas. Busquemos conocerlas e imitar la Santísima Virgen María, que “conservaba todas estas cosas en su corazón”.

Francisco

papa-familia

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – Lo que los santos y papas enseñan sobre la pérdida y el hallazgo de Jesús en el Templo
II – Jesús jamás podría haberse equivocado o cometido un acto reprensible. Por lo tanto, nunca pidió disculpas a sus padres a causa de la pérdida en el Templo

I – Lo que los santos y papas enseñan sobre la pérdida y el hallazgo de Jesús en el Templo

Griego, o el Geómetra

Llamar de puerilidad la actitud de Jesús al quedarse en el Templo es diabólico y mal intencionado

San Alfonso María de Ligorio

María no reprendió a Jesús como dicen los herejes

Griego, o el Geómetra

Jesús se quedó sin que nadie lo notara, para evitar que pareciese desobediente

San Elredo de Rieval

En este episodio Jesús da ejemplo de renuncia a la propia voluntad

San Beda el Venerable

Jesús no reprende a sus padres, sino que les hace levantar los ojos

San Antonio de Padua

Jesús siempre fue obediente a María y José

Griego, o el Geómetra

María oía a Jesús no como a un niño sino como a Dios

San Elredo de Rieval

“¿Por qué te portaste así con nosotros?” — La pregunta no es un reproche, sino una exclamación de amor

Juan Pablo II

La pérdida de Jesús en el Templo muestra cómo Él vivía su misión mesiánica

Catecismo de la Iglesia Católica

Jesús deja entrever su filiación divina

Juan XXIII

Cristo se encuentra siempre en su puesto de Maestro

II – Jesús jamás podría haberse equivocado o cometido un acto reprensible. Por lo tanto, nunca pidió disculpas a sus padres a causa de la pérdida en el Templo

Sagradas Escrituras

En Cristo no hay pecado

Concilio de Calcedonia (IV Ecuménico)

Jesús es perfecto en su humanidad y en su divinidad; semejante a los hombres en todo excepto en el pecado

León I Magno

Jesús, Dios y hombre, asumió la forma de siervo sin la mancha del pecado

XIV Sínodo de Toledo

Nadie puede quitar algo de la divinidad o sustraer algo a la humanidad de Cristo

San Ambrosio de Milán

¿Obedecer al Padre era una debilidad de Cristo?

Benedicto XVI

La respuesta de Jesús deja claro que no hubo nada de extraño en su permanencia en el Templo

Juan Pablo II

Jesús preparaba María para el misterio de la Redención

Estudios relacionados

  • 135 – El Hijo del hombre, que como una serpiente, hecho pecado, viene elevado para salvarnos. Miremos al Crucifijo: un hombre torturado, un Dios, vaciado de la divinidad, manchado por el pecado

  • 111 – Infligir una pena al culpable no vence al mal, sino que simplemente lo contiene. Sólo respondiendo con el bien es que el mal puede ser vencido – Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia.

  • 107 – Jesús vino al mundo para aprender a ser hombre

  • 101 – En el Evangelio, Jesús no se enoja, pero lo finge cuando los discípulos no entienden las cosas

  • 95 – Vivir la fe cristiana significa servir al hombre, a todo el hombre y a todos los hombres, a partir de las periferias de la Historia

  • Print Friendly, PDF & Email