32 – No se debe soñar con una doctrina de la Iglesia que sea monolítica. La reforma de la Iglesia debe considerar que los preceptos dados por Cristo y los Apóstoles al Pueblo de Dios son poquísimos

“Un texto fuera de contexto sólo sirve de pretexto”, afirma un viejo refrán. Es sabido que las palabras de un autor fácilmente pueden ser manipuladas cuando son citadas de modo incompleto dentro de una argumentación. Es posible, inclusive, darles un significado totalmente nuevo o hasta opuesto al original.

En este sentido, llama la atención el uso que se hizo de dos citaciones de Santo Tomás de Aquino en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium. Por este motivo, conviene que analicemos cada una de las dos afirmaciones del Aquinate en su contexto original con el objetivo de analizar la fidelidad y armonía de esta aplicación a su línea de pensamiento.

¿Con qué pretexto habría utilizado Francisco las palabras de Tomás de Aquino?

Francisco

Cita ACita B

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – ¿La doctrina católica debe ser monolítica o puede ser variada en sus líneas de pensamiento humano?
II – ¿Tomás de Aquino y Agustín de Hipona eran contrarios a los preceptos añadidos por la Iglesia a la ley nueva?
III- ¿Es adecuada una reforma de la Iglesia
que busque disminuir sus preceptos?

I – ¿La doctrina católica debe ser monolítica o puede ser variada en sus líneas de pensamiento humano?

Santo Tomás de Aquino

Contexto de la primera citación del Aquinate: sus palabras se refieren estrictamente al campo ontológico, no al lógico, ideológico, filosófico o teológico
El motivo por el cual el sentido ontológico de la palabras de Santo Tomás no se deben aplicar al campo teológico, ni siquiera mediante una analogía, es que el criterio de la doctrina sagrada no es lo humano y sí lo divino
No se pueden armonizar diferentes líneas de pensamiento porque no puede haber en la teología, que es la mayor de todas las sabidurías, la insensatez de mezclar la verdad con el error
Contrariamente a ciertas tendencias relativistas de nuestros días, Santo Tomás fue firme en contrastar y rechazar una línea de pensamiento que no estuviese inspirada en la Revelación y no fuese fiel a la misma
Procurar armonizar diferentes líneas de pensamiento, las cuales necesariamente son contrarias entre sí en al menos un aspecto para que de hecho sean diversas, es impedirse la facultad de captar la verdad

II – ¿Tomás de Aquino y Agustín de Hipona eran contrarios a los preceptos añadidos
por la Iglesia a la ley nueva?

Santo Tomás de Aquino

Contexto de la segunda citación del Aquinate: se sitúa en una comparación entre la ley nueva y la antigua, no se trata de una reivindicación de mayores derechos y menos deberes. Lo que Tomás de Aquino explica es que la ley nueva es menos pesada que la antigua porque añadió pocos preceptos a la ley natural
La intención del Aquinate, al recoger la doctrina de Agustín, es señalar la esencia de la ley nueva, que consiste principalmente en la gracia y secundariamente en los preceptos ordenados para recibirla y hacer uso de ella
Ni Agustín de Hipona ni tampoco Tomás de Aquino están disminuyendo la importancia de los preceptos de la ley nueva, apenas están procurando demostrar que éstos no son su esencia porque no tienen la capacidad de justificar al hombre
Que la esencia de la ley nueva sea la gracia, la cual sí justifica al hombre, no significa que no se deban mandar o prohibir ciertos actos exteriores para el bien de los fieles
Por lo tanto, los preceptos eclesiásticos añadidos a la ley nueva no sólo son convenientes, sino que es deber de los prelados exigir el cumplimiento de estas leyes referentes al orden espiritual

III- ¿Es adecuada una reforma de la Iglesia que busque disminuir sus preceptos?

Código de Derecho Canónico

El código de derecho canónico puede ser modificado y reformado, mas no se debe olvidar su finalidad más alta

Catecismo de la Iglesia Católica

Los actuales mandamientos de la Iglesia ya están pidiendo a los fieles lo mínimo indispensable para que practiquen la virtud y, en consecuencia, obtengan la salvación eterna, por lo cual no parecería conveniente disminuirlos

Juan Pablo II

Tampoco se debería atenuar, ante los fieles, la necesidad y el deber de practicar, en su integridad, todos los mandamientos de la Ley de Dios, que son inmutables
Más que reducir el número de los preceptos, es necesaria una visualización correcta de los mismos que lleve a comprender que éstos nos fueron dados para hacernos libres en el servicio a Dios y libres de la esclavitud al pecado

Descubre otra innovación:  

¿Todas las religiones llevan a Dios?

 

Print Friendly, PDF & Email