119 – Nadie puede saber si es tocado por la gracia. La gracia es la cantidad de luz que tenemos en el alma

,

Un hecho célebre de la vida de Santa Juana de Arco es que al ser interrogada por la inquisición sobre si estaba o no en la gracia de Dios, formuló una respuesta llena de sabiduría, de verdad y de fe: “Si no estoy pido que Dios me quiera poner en ella; si estoy, que Dios me quiera conservar en ella”.

Seis siglos después casi la misma pregunta ha sido hecha pero de esta vez no a una santa sino al hombre que ocupa de silla de Pedro. Las dos son frases cortas, pero con una diferencia doctrinal verdaderamente sorprendente.

Sabemos por la enseñanza católica que la gracia es un don sobrenatural infundido por Dios en nuestra alma que nos hace partícipes de su vida y herederos del cielo. Nadie puede saber con entera certeza si está en gracia, pero la Revelación, la buena conciencia y muchos otros indicios nos dejan entrever su acción en nosotros, según los testimonios de varios santos. “El árbol se conoce por su fruto…” (Mt 12, 33). Ahora bien, ¿qué pensar de las comparaciones de dudosa ortodoxia que escuchamos por boca del Obispo de Roma? ¿Se puede sacrificar la precisión teológica conversando en público con un ateo militante?

Francisco

francisco

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores
I – Nociones fundamentales sobre la gracia divina
II – El hombre tiene absoluta necesidad de la gracia para no pecar y conquistar la vida eterna
III – ¿Cuándo se recibe la gracia y cuando se la pierde? ¿Los ateos pueden recibirla sin saber y sin corresponderle en nada?
IV – ¿El católico puede saber si está en gracia?
V – El deber del Papa es conquistar las almas para la vida de la gracia, no confirmarlas en el error

I – Nociones fundamentales sobre la gracia divina

Sagradas Escrituras

La gracia es don de Dios y por ella somos salvados

Catecismo de la Iglesia Católica

Una participación en la vida divina que nos introduce en el convivio trinitario

Catecismo Mayor de San Pío X

La gracia es un don interno y sobrenatural

Juan Pablo II

A través de la gracia, el hombre está llamado a la amistad con Dios
La gracia eleva el hombre al nivel sobrenatural por la vida divina

San Agustín de Hipona

Hechos hijos de Dios, dioses y coherederos con Cristo
Por la gracia somos limpios de la mancha del pecado y llevados a la plenitud de la perfección

Santo Tomás de Aquino

El hombre para vivir rectamente necesita un doble auxilio de la gracia de Dios

Catecismo Mayor de San Pío X

Hay dos tipos de gracia: santificante y actual

Catecismo de la Iglesia Católica

La diferencia entre gracia santificante y actual

Juan Pablo II

Con la gracia proceden las virtudes que constituyen la vida sobrenatural

Catecismo de la Iglesia Católica

Origen de las virtudes y los dones
Las virtudes teologales son infundidas para que los fieles sean capaces de obrar como hijos de Dios

II – El hombre tiene absoluta necesidad de la gracia para no pecar y conquistar la vida eterna

Santo Tomás de Aquino

Quien niega que necesitamos la gracia de Dios debe ser anatematizado por todos
El hombre necesita el auxilio divino que es la gracia para conseguir el último fin
No se puede obtener la vida eterna sino por la gracia de Dios
El hombre no puede producir obras meritorias proporcionadas a la vida eterna, necesita de la fuerza de la gracia
El hombre no puede levantarse del pecado sin el auxilio de la gracia
Sin la gracia no hay remisión de la culpa
Sin la gracia no hacen los hombres absolutamente ningún bien sobrenatural

San Agustín de Hipona

Fuera de la gracia nadie puede vivir santamente
El real y único camino para la liberación del alma
Los malos se hacen peores si resisten a la gracia

Celestino I

Nadie, ni aun después de haber sido renovado por la gracia del bautismo, es capaz de superar las asechanzas del diablo y vencer las concupiscencias de la carne sin el auxilio de la divina gracia

XV Sínodo de Cartago

Sin la gracia de Dios nada podemos hacer

III – ¿Cuándo se recibe la gracia y cuando se la pierde? ¿Los ateos pueden recibirla sin saber y sin corresponderle en nada?

Concilio de Trento (XIX Ecuménico)

Por el mérito de la pasión de Cristo, se confiere la gracia que nos hace justos

Juan Pablo II

Después del pecado la Redención se convirtió en la fuente de la gratificación del hombre
La Iglesia es la dispensadora visible de los signos sagrados, mientras el Espíritu Santo es el dispensador invisible

Catecismo Romano

La gracia es el principal efecto de los sacramentos

Eugenio IV

Los sacramentos de la Nueva Ley contienen y confieren la gracia

Esteban I

Quien es bautizado consigue al punto la gracia de Cristo

Santo Tomás de Aquino

No consigue la gracia quien por su culpa se sujeta a la servidumbre del pecado

Concilio de Trento (XIX Ecuménico)

Por cualquier pecado mortal se pierde la gracia

IV – ¿El católico puede saber si está en gracia?

Catecismo de la Iglesia Católica

La consideración de los beneficios de Dios nos ofrece una garantía de la actuación de la gracia

Catecismo Romano

Aunque no lo podamos percibir con los sentidos, Dios demostró la realidad de la gracia con admirables prodigios

Santo Tomás de Aquino

Por revelación o por indicios se puede saber que sí se tiene la gracia

San Agustín de Hipona

La gracia del Señor obra poderosamente en nuestras voluntades

Santa Teresa de Jesús

Las gracias no son secretas; ellas dan voces que hacen mucho ruido

Sagradas Escrituras

Dios ha revelado a San Pablo que estaba en gracia
El Apóstol era lo que era por la gracia que actuaba en él

Benedicto XVI

La conciencia del poder de la gracia de Dios fue una “palanca” interior para San Pablo

Juan Pablo II

Es menester orar para obtener y cooperar con la gracia de Dios

San Beda el Venerable

San Mateo siguió a Cristo por auxilio de la gracia

San Agustín de Hipona

No resistiendo al toque de la gracia, San Agustín se convierte
Quien conoce la verdad, conoce la luz de la gracia

San Bernardo de Claraval

El Doctor Mellifluus reconoce públicamente la actuación de la gracia en su alma

Santa Teresa de Jesús

La Santísima Trinidad puede actuar sensiblemente en las almas en gracia
La seguridad de la gracia viene de la buena conciencia

Santa Teresa del Niño Jesús

La Doctora de la Pequeña Vía reconoce haber recibido gracias muy especiales

San Agustín de Hipona

Para aceptar la verdad de la gracia se necesita humildad

Sagradas Escrituras

“Dios resiste a los soberbios, mas da su gracia a los humildes”

V – El deber del Papa es conquistar las almas para la vida de la gracia, no confirmarlas en el error

Santa Catalina de Siena

El Papa debe considerar el mal que es la perdida de la gracia en las almas
El Papa debe ser ejemplar en las palabras, costumbres y acciones

Concilio Vaticano I (XX Ecuménico)

La Sede de Pedro siempre permanece libre de error para la salvación del rebaño de Cristo

Estudios relacionados

  • 152 – La Iglesia Católica en repetidas ocasiones ha servido de mediadora en favor de la solución de problemas que afectan a la paz, la concordia, la tierra, la defensa de la vida, los derechos humanos y ciudadanos

  • 150 – En la Iglesia es necesaria una unidad de doctrina y de praxis, pero ello no impide que subsistan diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas consecuencias que se derivan de ella

  • 140 – ¿Amamos a la Iglesia sabiendo incluso comprender sus defectos? La Iglesia también tiene defectos

  • 138 – La Iglesia es mujer. La mujer, en la Iglesia, es más importante que los obispos y los sacerdotes

  • 137 – Cuando una persona va al confesionario es porque siente que algo no va bien, quiere cambiar o pedir perdón. Ha hablado con el gesto de venir, y cuando una persona viene es porque no quiere hacer lo mismo otra vez

  • Print Friendly, PDF & Email