75 – Laudato si’ (II): el hombre rebajado a las otras criaturas, Cristo destronado

Anuncios, noticias, mensajes de redes sociales… nos bombardean por todos los lados. Y muchas veces las informaciones que nos dan se contradicen unas con otras. ¿A quién escuchamos? ¿Qué rumbo seguir? ¿Con quién está la verdad certera?

Es lanzada una encíclica y, como católicos, la leemos sedientos en busca de orientaciones que den sentido a nuestra vida; que marquen los pasos que debemos dar para vivir nuestra santa religión con autenticidad en medio de una sociedad devastada por el pecado. Esperábamos palabras claras que nos fortalecieran en la fe de la Iglesia tan vilipendiada en el actual momento histórico. Pero… encontramos advertencias sobre el cuidado de la naturaleza. Los ecologistas se sintieron estimulados, los agoreros del cambio climático estimulados, las personas de otras religiones respetadas y nosotros los católicos… olvidados, desamparados y, ¿por qué no decirlo? Un tanto perplejos… ¿No es Jesucristo el centro de nuestra fe? ¿Por qué este documento se refiere a Él y a su Iglesia de una forma tan difusa y secundaria? ¿Es realmente el cuidado de la creación lo más importante en la vida de un cristiano, sobretodo en estos tiempos? ¿Conquistaremos el cielo simplemente cuidando y amando criaturas irracionales?

Delante de estas inquietudes, parece que nos cabe fijar la atención en aquella Luz que jamás cesa de brillar, en la fuente de toda Verdad, en la voz infalible de los Papas y del Magisterio de la Iglesia. Y ver qué nos tiene que decir –¡muchas cosas!– sobre los temas tratados en esta Encíclica ¿Cuál debe ser la postura de un fiel delante de toda la obra de la creación?

Francisco

b-laudato-si

Cita ACita BCita CCita DCita E

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – El hombre es imagen de Dios y todo fue creado para él
II – Las criaturas reflejan a Dios de varias formas, según la jerarquía por Él establecida. La pretensión de nivelar los grados de bondad de los seres lleva al panteísmo 
III – La Santa Iglesia Católica es la única verdadera: no se puede igualarla a las demás confesiones
IV – Cristo es el centro y la causa ejemplar de toda la creación

I – El hombre es imagen de Dios y todo fue creado para él

Entre todas las maravillas en la creación, una sobresale por su gran superioridad: el hombre. “Apenas inferior a un dios le hiciste, coronándole de gloria y de esplendor; le hiciste señor de las obras de tus manos, todo fue puesto por ti bajo sus pies”. (Ps 8,5-7). Creado a imagen y semejanza de Dios, no podemos olvidar que el hombre tiene un alma espiritual e eterna, el único de los seres visibles capaz de conocer a su Creador. Estas características colocan encima de las demás criaturas al ser humano que, por voluntad divina, es rey de una creación que es llamado a dominar. Para estar en consonancia con Dios Omnipotente y Creador, tenemos que amar y analizar la naturaleza según sus divinos planos, dando a cada criatura la atención, importancia y lugar que Dios les quiso dar. Para esto vamos a recordar quien es el hombre y su supremacía sobre la tierra.


FRANCISCO

Hoy debemos rechazar con fuerza que, del hecho de ser creados a imagen de Dios y del mandato de dominar la tierra, se deduzca un dominio absoluto sobre las demás criaturas. (Carta Encíclica Laudato Si’, n.67)


ENSEÑANZAS DEL MAGISTERIO

Sagradas Escrituras

Las primeras páginas de la Sagrada Escritura ponen en relieve que el hombre es dominador de las demás criaturas
Dios hizo al hombre señor de las obras de sus manos
Los hombres fueron elegidos antes de Dios crear el mundo

San Agustín

Dios es Señor de los hombres y el hombre, por ser hecho a su imagen y semejanza, ejerce señorío sobre los animales irracionales

Santo Tomás de Aquino

La Divina Providencia gobierna lo inferior mediante lo superior. Como el hombre ha sido creado a imagen de Dios, está por encima de los demás animales, que le están sometidos
La armonía entre los seres hace natural que el hombre los domine

Juan Pablo II

Centralidad del hombre y su primado sobre los demás seres
El hombre, gloria de Dios, hace de lo creado una alabanza a Dios
El hombre puede dominar la tierra porque sólo él —y ningún otro de los seres vivientes— es capaz de “cultivarla” y transformarla según sus propias necesidades
En el orden de lo creado las criaturas inferiores son sometidas al hombre

Concilio Vaticano II

Todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre

Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia

Las realidades creadas existen en función del hombre

Catecismo de la Iglesia Católica

El hombre fue creado para amar a Dios y ofrecerle toda la creación

San Juan Crisóstomo

El hombre es más precioso a los ojos de Dios que toda la creación

Benedicto XVI

Existe una diferencia fundamental entre el hombre y los demás seres, y esto viene del hecho de que el hombre es capaz de conocer a Dios

Pío XI

El ser humano excede en valor a todo el inmenso mundo inanimado

San Juan de la Cruz

¿Cuánto vale el pensamiento humano?

Juan Pablo II

La única criatura que Dios ha amado por sí misma tiene una dignidad que le viene de su naturaleza espiritual, por eso no debemos igualarlo a los demás seres
El antropocentrismo cristiano es plenamente teocéntrico

Concilio Vaticano I

El hombre no tiene el mismo fin que los seres irracionales, sino que es ordenado a participar de los bienes divinos y eternos

Juan Pablo II

El esplendor de la verdad brilla de modo particular en el hombre
El hombre no puede someterse a lo que es inferior en la jerarquía de las criaturas

II – Las criaturas reflejan a Dios de varias formas, según la jerarquía por Él establecida. La pretensión de nivelar los grados de bondad de los seres lleva al panteísmo


El hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios y los demás seres, cada uno a su modo, son un reflejo de Dios. De acuerdo con la constitución ontológica de los seres San Buenaventura los clasifica como sombra, vestigios o imagen de Dios. Entre esta multitud de seres desiguales reina un verdadero orden y armonía establecida por el mismo Dios. Benedicto XVI alertaba contra una postura que tiende a igualar los seres inferiores a los superiores denominándola de “nuevo panteísmo”.


FRANCISCO

Cristo ha asumido en sí este mundo material y ahora, resucitado, habita en lo íntimo de cada ser, rodeándolo con su cariño y penetrándolo con su luz. (Carta Encíclica Laudato Si’, n.221)


ENSEÑANZAS DEL MAGISTERIO

Santo Tomás de Aquino

La diversidad y la desigualdad provienen del querer divino
La perfección del universo se encuentra en sus desigualdades

San Buenaventura

Todas las criaturas son reflejos de Dios, pero no en el mismo grado
San Buenaventura explica la jerarquía existente en lo creado: “las primeras son ciertamente inferiores, las segundas intermedias y las terceras mejores”
Todas las criaturas en el mundo sensible llevan a Dios, unos de forma más clara que otras

“Decía San Buenaventura que, por la reconciliación universal con todas las criaturas, de algún modo Francisco retornaba al estado de inocencia primitiva” (LS, n. 66)


 

San Buenaventura se refiere al ‘estado de retorno de inocencia primitiva’ de San Francisco como fruto de su piedad hacia Dios, que lo inclinaba de un modo especial a las almas redimidas por Cristo

Juan Pablo II

El ecocentrismo es una consideración igualitaria de la “dignidad” de todos los seres vivos
Hay un peligro de reducir la persona humana y considerarla como los demás elementos naturales

Catecismo de la Iglesia Católica

Amar verdaderamente a la naturaleza es saber contemplarla según la visión de Dios; en su orden y armonía, sus diversidades y jerarquías

Juan Pablo II

La contemplación de la naturaleza nos debe recordar que si Dios cuida así a todas sus criaturas, ¿cuánto no hará para que no nos falte nada de lo necesario?

Benedicto XVI

Se ha de subrayar que es contrario al verdadero desarrollo considerar la naturaleza como más importante que la persona humana. Esta postura conduce a actitudes neopaganas o de nuevo panteísmo
El Magisterio de la Iglesia manifiesta reservas ante una concepción del mundo que nos rodea inspirada en el ecocentrismo y el biocentrismo, porque dicha concepción elimina la diferencia ontológica y axiológica entre la persona humana y los otros seres vivientes

Pontificio  Consejo de la Cultura y Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso

Es proprio de la Nueva Era preferir las religiones orientales y divinizar al mundo

Pío X

No podemos caer en el grandísimo error de imaginar que la acción de Dios es una misma cosa con la acción de la naturaleza

Pío XI

Quien identifica Dios con el universo no pertenece a los verdaderos creyentes

 III – La Santa Iglesia Católica es la única verdadera: no se puede igualarla a las demás confesiones


Igualar los seres trae como consecuencia lógica la igualdad de religiones. La Nueva Era llega al colmo de identificar a Buda con Cristo. La voz de la Iglesia es única, el Magisterio siempre la ha declarado como la verdadera, dentro de la cual se encuentra la salvación.


FRANCISCO

No podemos ignorar que, también fuera de la Iglesia Católica, otras Iglesias y Comunidades cristianas –como también otras religiones– han desarrollado una amplia preocupación y una valiosa reflexión sobre estos temas que nos preocupan a todos. (Carta Encíclica Laudato Si’, n.7)

Es precisamente el regreso a sus fuentes lo que permite a las religiones responder mejor a las necesidades actuales. (Carta Encíclica Laudato Si’, n.200)


ENSEÑANZAS DEL MAGISTERIO

Sagradas Escrituras

Es muy útil recordar la exhortación de San Pablo:

Consejo Pontificio de la Cultura y Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso

La igualdad de seres lleva a la igualdad de religiones y éstas igualan Buda a Cristo

Pablo VI

Sólo la religión católica instaura efectivamente una relación auténtica y viviente con Dios

Benedicto XVI

No todas las religiones son iguales

Juan Pablo II

Existe una tendencia de nivelar las varias religiones y experiencias espirituales, presentándolas como caminos de salvación
No hay camino de salvación en una religión diferente de la fundada por Cristo

Pablo VI

Hemos de manifestar nuestra persuasión de que la religión católica es la única verdadera

Juan XXIII

Grande injuria es nivelar la religión católica con las demás

Concilio Vaticano II

La plenitud de los medios salvíficos se encuentra solamente en la Iglesia Católica

Pío XI

Es falsa la opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables

León XIII

La única religión verdadera es reconocible con facilidad, singularmente en los pueblos católicos
No pueden contarse entre los hijos de Dios los que no reconocen por hermano a Jesucristo y por madre a la Iglesia
Formas de culto distintas no son igualmente aceptables a Dios

Pío IX

Admitir la indiferencia religiosa supone aceptar un consorcio entre Cristo y Belial

Concilio Vaticano I

No hay paridad entre aquellos que han adherido a la verdadera fe y los que siguen una falsa religión

Gregorio XVI

Los que piensan que por todas las partes se va al Cielo perecerán eternamente

Congregación del Santo Oficio

Los hombres no pueden salvarse de igual modo en cualquier religión

Congregación para la Doctrina de la Fe

El pluralismo religioso arroja sobre la Iglesia de Jesucristo sombras de duda y de inseguridad

San Ireneo de Lyon

Quien no se une a la Iglesia no participa del Espíritu de Dios

San Juan de la Cruz

Buscar algo fuera de Cristo es un agravio a Dios

IV – Cristo es el centro y la causa ejemplar de toda la creación


Nuestro Señor Jesucristo, “Primogénito de toda criatura, porque por medio de él fueron creadas todas las cosas” (Col, 1, 15) es el ‘libro’ donde se puede leer y comprender toda la Obra de la Creación. Esta naturaleza que tiene sombras, vestigios o imágenes de Dios fue modelado según la ‘Sabiduría eterna’, el ‘Verbo encarnado’. Dios creó de la nada y por amor, a todos los seres. Los creó en una perfecta armonía e orden. Como rey de toda la creación, el Altísimo colocó el hombre y la mujer y todas las demás criaturas les estaban sometidas por naturaleza. Pero de dentro de este equilibrio y paz, el hombre pecó y así introdujo el desorden y confusión en el mundo. El Verbo, que había sido el modelo de la primera creación, ‘se hizo carne’ e hizo una ‘nueva creación’ a través de la cruz y resurrección.

La Iglesia siempre ha visto la creación entera en función de la Persona Divina de Nuestro Señor Jesucristo y cualquier consideración que omite este punto resulta naturalista y no está de acuerdo con el Magisterio de la Iglesia.


Sagradas Escrituras

Por el Verbo se hizo todo
En Cristo reside toda la plenitud

Santo Tomás de Aquino

Imagen perfecta de Dios por identidad de naturaleza

Juan Pablo II

En la Sabiduría eterna la tradición cristiana ha visto el rostro de Cristo

Benedicto XVI

Jesucristo es el Señor de la creación y de la Historia

Congregación para el Clero

Cristo introduce en el mundo una forma nueva, sublime y divina de vida

Pablo VI

Por medio de Cristo Dios creó todo el universo

Pío XII

Toda armonía del mundo viene de Cristo

León XIII

Causa ejemplar por la que todas las cosas tienen forma y belleza, orden y armonía

San Buenaventura

En Cristo está el efecto y la causa de la creación
El Verbo Divino es el prototipo del cual el ser humano fue producido por causalidad ejemplar

Juan Pablo II

En toda la creación de encuentran vestigios de Dios, pero la luz de Dios resplandece con toda su belleza en Jesucristo

Benedicto XVI

La primera creación encuentra su cumbre en la nueva creación en Cristo
El pecado arruina con la armonía de la naturaleza
Vivir como si Dios no existiera lleva a explotar y deteriorar la creación

Juan Pablo II

Cristo repara el pecado, pero el hombre se opone a la gracia frente al testimonio de la cruz

Pío X

La sociedad está afligida por un mal que la lleva a la muerte: la defección y la separación de Dios

Pío XI

Los males más graves son los que se refieren a los intereses espirituales

Juan Pablo II

No se trata sólo de crear un hombre vivo, sino de introducir a los hombres en la vida divina: “El que está en Cristo es una nueva creación”
Print Friendly, PDF & Email