127 – Los escritos sagrados del Islam conservan parte de las enseñanzas cristianas; Jesucristo y María son objeto de profunda veneración

De momento… Sí, de momento, los musulmanes esparcidos por el mundo están como mansos corderos, sin duda muchos de ellos riéndose de los occidentales en su busca por la paz en unión con ellos mismos. No decimos esto mirando a las estrellas, sino con los pies en el suelo, al leer algunas de las exhortaciones del Corán. Todos sabemos que este es el libro sagrado del Islam, la palabra literal y eterna de Alá a su profeta Mahoma, a quién todos los musulmanes deben fidelidad absoluta.

La explosión migratoria que asistimos principalmente en el pasado año 2015 nos hace recordar la historia del cerco de Troya por los griegos. Estos, después de diez largos años de asedio a la ciudad no la lograban conquistar. Utilizándose de la simbólica figura de un caballo —uno de los símbolos de Atenea, la diosa de la guerra, y por la leyenda también una figura sagrada para los troyanos—, los griegos construyeron uno de grandes dimensiones, se escondieron dentro con sus mejores guerreros mientras el resto de los griegos escenificaron la vuelta a su patria. Viendo el caballo, los troyanos no sabían que hacer de ello, hasta que decidieron ponerlo dentro de las murallas con la finalidad de alabar a la diosa Atenea. Por la noche, cuando toda la ciudad dormía, los soldados salieron del interior del caballo, iniciaron la destrucción de la ciudad y abrieron las puertas al resto del ejército, que no había regresado a Grecia, sino que se había quedado en la cercana isla de Tenedos a espera del momento favorable para la invasión. Así cayó Troya en manos griegas.

No tenemos caballos para dejar entrar, pero una falsa interpretación del amor y de la misericordia. ¿No nos servirán como el famoso caballo para Troya? Recordemos que no hay musulmanes moderados ni fanáticos, como pretenden algunos, sólo hay musulmanes fieles a las enseñanzas de Alá, que les exhorta, por ejemplo, a no flaquear ante los enemigos “proponiendo vosotros la paz, siendo que sois superiores a ellos” (Sura 47: 35). Sí, lejos de predicar el amor universal, el Corán incesantemente predica la superioridad de los musulmanes sobre todos los otros pueblos y religiones, a quiénes deben dispensar un trato duro y sin piedad, pues esta es la misma actitud de Alá hacia los que desprecian sus amonestaciones.

Por otro lado, recordemos también las palabras de Jesús a la amada ciudad de Jerusalén: “Al acercarse y ver la ciudad, lloró sobre ella, mientras decía: ‘¡Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos. Pues vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán el cerco de todos lados, te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejaran piedra sobre piedra. Porque no reconociste el tempo de tu visita’” (Lc 19, 41-44).

Francisco

papa-encuentro_11570

Cita ACita B

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoI – Las Sagradas Escrituras, único libro Sagrado – su veracidad, validez e inspiración divinaII – El Corán ¿enseñanzas sagradas compartidas por los cristianos?III – Las referencias a Jesús y María en el CoránIV - Sobre la “profunda veneración” tributada a Jesús y a María por los musulmanes

I – Las Sagradas Escrituras, único libro Sagrado – su veracidad, validez e inspiración divina
II – El Corán ¿enseñanzas sagradas compartidas por los cristianos?
III – Las referencias a Jesús y María en el Corán
IV – Sobre la “profunda veneración” tributada a Jesús y a María por los musulmanes

I – Las Sagradas Escrituras, único libro Sagrado – su veracidad, validez e inspiración divina

Sagradas Escrituras

La Biblia es de inspiración divina
Lo que está en las Sagradas Escrituras no viene de ninguna voluntad humana

San Agustín de Hipona

Las Escrituras son como cartas venidas del cielo
Lo que está escrito es todo lo que Dios quiere que conozcamos
No obstante, algunos impostores hacen maliciosas calumnias contra las Escrituras

III Concilio de Cartago (397)

Fuera las Escrituras canónicas nada puede llamarse “Escrituras divinas”

Catecismo de la Iglesia Católica

La Iglesia no es una religión del libro, sino de la Palabra encarnada, Jesucristo

Concilio de Trento (XIX Ecuménico)

Pena de excomunión a los que no reconocen las Escrituras como libro sagrado

Concilio Vaticano I (XX Ecuménico)

Los libros sagrados han llegado hasta nosotros desde los Apóstoles…

Concilio Vaticano II (XXI Ecuménico)

… y fueron confiados únicamente a la Iglesia Católica
Las Escrituras son el alma de la teología. No se puede reconocer partes sagradas en libros de otras confesiones
Libros que enseñan firmemente, con fidelidad y sin error, la verdad que Dios nos quiso revelar

Orígenes

La venida de Cristo certifica la inspiración de las Escrituras
El estilo de los escritos de la Biblia atestigua su inspiración divina

Benedicto XV

Dios ha inspirado directamente cada uno de los libros sagrados

San Juan Damasceno

Mahoma y el chiste del sagrado Corán

II – El Corán ¿enseñanzas sagradas compartidas por los cristianos?

Veamos ahora algunas de las “sagradas” exhortaciones del Corán ¿Las compartimos nosotros en la Biblia? Antes, recordemos que los incrédulos y los infieles son todos los que no siguen a Alá y a su profeta Mahoma, o sea, no profesan la religión de los musulmanes.

Corán – Sura 2: La vaca

Matadles dondequiera que los encontréis,

Corán – Sura 9: El arrepentimiento

¡Id a la guerra por la causa de Allah!

Corán – Sura 47: Muhammad

Matadles hasta que les sometáis

Corán – Sura 5: La Mesa Servida

¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos!

Corán – Sura 25: El criterio

No obedezcas a los incrédulos y combátelos
El Corán contiene citas o dichos de Mahoma recogidos después de su muerte y organizados sin la preocupación de exponerlos en un orden histórico. Por esto y por las razones expuestas en la entrada “Los cristianos y los musulmanes comparten la ‘misma fe’”, cualquiera de estas afirmaciones puede ser entendida aisladamente como la voluntad inexorable de Allah. Abu Nu'aim, uno de los eminentes sabios del Hadiz, muy considerado por los musulmanes, dijo haber oído directamente del Mensajero de Allah la exhortación siguiente: “Ninguno de vosotros creerá realmente hasta que sus inclinaciones y deseos no se adapten al Mensaje que yo he traído”. Ya vimos a que exhorta al Corán: al deseo de muerte a los infieles, al odio, a la superioridad de todos los musulmanes sobre los no musulmanes, y ¿qué decir de la moral?, pues aquí no recogimos citas sobre ese particular por razones de pudor.

III – Las referencias a Jesús y María en el Corán

No necesitamos entrar en demasiados detalles, sobre todo por ser esta una materia ofensiva al Hijo de Dios y de su Madre Inmaculada. Incluimos aquí apenas una pequeña cita de la obra "Sobre las herejías" de San Juan Damasceno, Padre de la Iglesia, uno de los más considerados en el tema, ya que conoció de cerca el islamismo por haber vivido en la ciudad de Damasco, perteneciente al califato. Si alguien desea comprobar la veracidad de sus palabras puede seguir los enlaces para el texto del Corán:

San Juan Damasceno

¿Veneración a Jesús y a María en el Islam?
Sorprende que sea considerado profundamente respetuoso por Francisco:
a- Negar su divinidad al Verbo de Dios;
b- Decir que el mismo lo niega;
c- Ponerlo como un siervo;
d- Negar su dolorosísima Pasión, padecida por amor a los hombres;
e- Negar su muerte redentora;
f- Decir que tiene un lugar ordinario en el cielo;
g- Negar que volverá para juzgar los vivos y los muertos;
h- Falsear la historia y la vida de su Madre, María, Reina del cielo y de la Tierra.
Tampoco nos debe sorprender que el Corán adopte elementos cristianos puesto que la religión de Mahoma nació seis siglos después de la expansión de la Iglesia, arrebatando a hierro y fuego muchos territorios en los cuales el suave jugo de Cristo ya reinaba antes. Sin embargo, tales elementos existen sosteniendo al lado herejías arrianas, paganas y zoroastranas.

IV – Sobre la “profunda veneración” tributada a Jesús y a María por los musulmanes

Aquí el Denzinger-Bergoglio se siente en la contingencia de declarar su insuficiencia: no hay nada el en Magisterio, ni en los anales de la Historia que se equipare a esta disparatada afirmación de Francisco. Pero recordemos algunas citas muy importantes: 

V Concilio de Letrán (XVIII Ecuménico)

La cruz y la salvación son objeto de profundo desprecio en el Islam

Pablo VI

No podemos compartir las expresiones religiosas de la religión musulmana

Santo Tomás de Aquino

Ningún oráculo de los profetas da testimonio de Mahoma
Seducir a los pueblos bajo la promesa de los deleites carnales

San Alfonso de Ligorio

El paraíso carnal
Print Friendly, PDF & Email