91 – La opción por los pobres es una categoría teológica. Quiero una Iglesia pobre para los pobres. La nueva evangelización es una invitación a reconocer la fuerza salvífica de sus vidas

“¡Libertad, libertad! ¡Cuántos crímenes se cometen en tu nombre!”, fueron las últimas palabras pronunciadas por Madame Roland, destacada partidaria de la Revolución Francesa, antes de colocar su cabeza en el cepo para ser guillotinada. La frase se hizo célebre por expresar con suma claridad las manipulaciones a que están sujetos determinados conceptos, pues esta mujer era condenada en nombre de los mismos falsos ideales de libertad, igualdad y fraternidad que antes había defendido.

Cada época tiene sus coletillas que, cuidadosamente empleadas, sirven para soliviantar a las masas o para mover aquellos intereses humanos bajo cuya sombra se urden las revoluciones. Si en aquel entonces el talismán era la “libertad”, en nuestros días no parece muy exagerado afirmar que sea la “pobreza”.

En sus dos mil años de historia, la Iglesia siempre se distinguió por su amor y desvelo maternal hacia los pobres, tanto que muchos Pontífices hablaron de una “opción preferencial” por ellos. Sin embargo, el sentido de esta penosa condición a que el hombre está sujeto parece estar sufriendo una extraña metamorfosis… ¿Qué nos enseña el Magisterio sobre la pobreza? ¿Por qué la Iglesia se preocupa por los pobres, y cómo comprendió siempre esta ardua condición humana? ¿La Iglesia debe ser pobre? ¿En qué sentido?

Francisco

Cita ACita BCita CCita D

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – ¿Quién nos salva, Cristo o la pobreza?
II –
Cómo la Iglesia siempre entendió la pobreza y por qué se preocupa con los pobres
III –
¿La Iglesia debe ser pobre? ¿En qué sentido?
IV –
Los santos, ricos o pobres, son los verdaderos evangelizadores en la Iglesia

I – ¿Quién nos salva, Cristo o la pobreza?

Congregación para la Doctrina de la Fe

El lugar teológico fundamental es la fe apostólica. Poner los pobres como punto de partida es desvirtuar la fe

San Ambrosio

La pobreza material no es bienaventurada en sí misma
Ni son bienaventurados todos los pobres

Juan Pablo II

El pobre de la bienaventuranza no es el indigente

Congregación para las Causas de los Santos

Un indigente puede ser egoísta y apegado a la única moneda que posee

Juan Pablo II

Son bienaventurados los ricos de Dios, tengan o no bienes materiales

Pío XI

Ricos y pobres deben tener su mirada fija en el cielo

León XIII

Para alcanzar la felicidad eterna no importa ser rico o pobre

San Juan Crisóstomo

La pobreza es buena según los sentimientos de los que la padecen

Santo Tomás de Aquino

La perfección no consiste en la pobreza, sino en seguir a Cristo
La suma perfección puede coexistir con una gran opulencia: el ejemplo de Abrahán
Nada impide que de la pobreza nazca un vicio

San Basilio Magno

La pobreza no salva al pobre

Congregación para la Doctrina de la Fe

La Iglesia recibe de Cristo la verdad de salvación que ofrece al mundo
Por la fuerza del misterio pascual Cristo nos ha salvado

Juan Pablo II

La salvación no puede venir más que de Jesucristo

Congregación para la Doctrina de la Fe

La redención operada por Cristo se hace eficaz mediante los sacramentos

Juan Pablo II

Sólo el que sufre en unión con Cristo y la Iglesia puede tener parte en el sufrimiento redentor

II – Cómo la Iglesia siempre entendió la pobreza y por qué se preocupa con los pobres

Juan Pablo II

El amor de la Iglesia por los pobres pertenece a su constante tradición

Pablo VI

La misión de la Iglesia no se reduce a un proyecto temporal

Benedicto XVI

Hay muchas pobrezas además de la material

Catecismo de la Iglesia Católica

El amor de la Iglesia por los pobres abarca no sólo la pobreza material, sino también la cultural y espiritual

Juan Pablo II

Primacía en la atención a la pobreza espiritual

Pío XI

Nadie es más pobre que aquél que carece de la gracia

Congregación para la Doctrina de la Fe

La primera pobreza es la de no conocer a Cristo
La miseria humana es signo de la necesidad de salvación

Pablo VI

La solicitud de la Iglesia por las necesidades de los hombres nace del deseo de iluminarlos con la luz de Cristo

Sagradas Escrituras

La opción preferencial de Cristo es por la evangelización de los pobres

Juan Pablo II

El mayor bien que podemos dar a los pobres es el Evangelio

Congregación para la Doctrina de la Fe

La preocupación por el pan material no puede sustituir la evangelización

Juan Pablo I

La caridad de la Iglesia quedaría incompleta si no apuntara a la vida eterna

Benedicto XVI

El testimonio de la caridad debe estar acompañado del anuncio de la verdad

Pío XII

Las redenciones materiales deben tener por base la elevación moral

Juan Pablo II

Los deberes para con los pobres se radican en su dignidad de hijos de Dios

Pablo VI

La opción por los pobres tiene por objeto elevarlos a una vida conforme a su dignidad de hijos de Dios

Benedicto XVI

Para cambiar las estructuras sociales injustas es necesario centrar la atención en la salvación eterna

Pontificio Consejo Justicia y Paz

La Iglesia es conciente que no es posible erradicar la pobreza de la tierra

III – ¿La Iglesia debe ser pobre? ¿En qué sentido?

Juan Pablo II

No se trata de añadir pobreza a la de los pobres, sino de enriquecer a los demás
La pobreza evangélica es la submisión de todos los bienes al Bien supremo de Dios

Juan XXII

Cristo y sus Apóstoles tuvieron bienes materiales

Juan XXIII

Jesucristo tenía una caja para su Iglesia

Juan Pablo II

Es derecho de la Iglesia poseer y admnistrar bienes temporales

Benedicto XVI

Cuando movimientos pauperísticos se llevantaron contra una Iglesia rica y hermosa, las órdenes mendicantes se les opusieron

Pío X

La reverencia despertada por la magnificencia de la Iglesia es un honor tributado a Cristo

Juan Pablo II

La Iglesia no teme “derrochar” en el culto a Dios

Oficina para las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice

En el culto, no se debe confundir “noble sencillez” con “pobreza litúrgica”

Concilio Vaticano II

Para el esplendor del culto, los objetos sagrados deben ser dignos y bellos

San Francisco de Asís

Todo lo que concierne al santo sacrificio sea precioso
Dondequiera que esté indebidamente colocado el Santísimo Sacramento, que se ponga en lugar precioso

Benedicto XVI

El amor no repara en gastos; la preocupación de Judas por los pobres era el disfraz de su egoísmo

León XIII

Es celo por la salvación de los fieles realizar ceremonias con pompa y esplendor

Oficina para las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice

La Iglesia atraerá al hombre, rico o pobre, llevando el manto real de la verdadera belleza

IV – Los santos, ricos o pobres, son los verdaderos evangelizadores en la Iglesia

Juan Pablo II

La Iglesia es universal y no de una sola clase

Benedicto XVI

Evangelizar es anunciar a Jesucristo, único Salvador, sin reducciones sociológicas

Juan Pablo II

La unión con Cristo es la que nos hace evangelizadores
La santidad es el presupuesto fundamental de la misión salvífica de la Iglesia

Pablo VI

El primer medio de evangelización es la santidad

Benedicto XV

Para ser apóstol es necesario huir del pecado y practicar la virtud

Descubre otra innovación:  

Los divorciados vueltos a casar no están excomulgados… ¿pero son amigos de Dios?