152 – La Iglesia Católica en repetidas ocasiones ha servido de mediadora en favor de la solución de problemas que afectan a la paz, la concordia, la tierra, la defensa de la vida, los derechos humanos y ciudadanos

“La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo” (Jn 14, 7), dice Jesucristo. Por eso la Iglesia Católica nunca quiso ser considerada una institución filantrópica que agrada a los hombres de todas las épocas, independientemente de las costumbres y prácticas morales de los pueblos.

La paz que la Iglesia da al mundo es la paz de Cristo, y por fidelidad a los principios cristianos los católicos no temen ir en contra de las opiniones de su tiempo. La necesidad de contradecir convicciones mundanas hace que el cristiano viva lo que Cristo también anunció: “No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada” (Mt 10, 34).

La Iglesia no cambia ni siquiera una coma de las enseñanzas de Cristo, y esto por fidelidad a Él y a su santas leyes, no por causa de la concepción moderna de la dignidad humana. En caso contrario, cambiaría la posición de la Iglesia según la concepción de dignidad humana de cada época.

Un ejemplo dramático: el mundo predica la dignidad de la mujer por encima de la vida de su hijo… frente a esto la Iglesia no sólo declara: “El dueño de la vida y de la muerte es Dios”, sino que sanciona con la excomunión a la madre que practicó el aborto. Esto, porque la Iglesia no basa su moral en cuestiones de “bien común”, sino en conformidad con los mandamientos de Dios, y en el caso mencionado no se analiza la moralidad del acto según el “trauma de la madre” sino según el mandamiento “no matarás”. Podríamos multiplicar los ejemplos.

El objetivo de la Iglesia es la salvación de las almas y la implantación del Reino de Cristo en el mundo. Y cuanto más la Iglesia logra implantar el Reino de Cristo en la tierra, más se establece la verdadera paz y la dignidad del hombre es respectada. La paz y dignidad, recordamos, según los patrones evangélicos y no los del mundo secularizado en que vivimos.

La preocupación de ser reconocida como una institución fiable delante de la opinión pública en lo que respecta al ámbito de la solidaridad y de la preocupación por los más necesitados es propio de una ONG, y no de una institución divina.

Una vez más, Francisco parecer querer desfigurar la imagen de la Esposa Inmaculada de Cristo y transformarla en una figura laica, empequeñecida y despojada de su esencia sobrenatural. ¿Se puede confiar en las intenciones de alguien que disminuye con sus palabras la figura de la Iglesia? ¿Es posible creer en un líder que rebaja la propia institución que dice estar guiando? Y todavía hay ciegos que no quieren ver…

Recordemos, por lo tanto, los objetivos sobrenaturales que motivan la acción evangelizadora de la Iglesia.

Francisco

filantropia

Cita ACita B

 Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – ¿Qué pretensiones tiene la Iglesia Católica al actuar en el mundo secularizado? ¿Ser reconocida como institución filantrópica digna de crédito o cumplidora del mandato de Cristo: “Id al mundo entero y proclamad al Evangelio”?
II – ¿Cuáles son los problemas que la Iglesia quiere solucionar en el mundo? ¿Los que afectan la paz, la concordia y el medio ambiente, la defensa de la vida, los derechos humanos y civiles? ¿O los que afectan el reinado de Cristo y la salvación de las almas?
III – Cuando la Iglesia contradice las corrientes de opinión del mundo lo hace principalmente por fidelidad a Dios y a sus santas leyes, no simplemente porque haya quienes trabajen contra la dignidad humana o el bien común.

I – ¿Qué pretensiones tiene la Iglesia Católica al actuar en el mundo secularizado? ¿Ser reconocida como institución filantrópica digna de crédito o cumplidora del mandato de Cristo: “Id al mundo entero y proclamad al Evangelio”?

Juan XXIII

Al margen de vuestra actividad están, por desgracia, los más necesitados y los enfermos más contagiosos que son los pecadores

Pío XI

La obligación de la Iglesia es dirigir los hombres a la felicidad eterna, no a la temporal

Congregación para la Doctrina de la Fe

Ante los problemas no se puede dejar lo esencial: la predicación de la Palabra

Benedicto XVI

El primer servicio que los cristianos pueden dar al género humano es anunciar el Evangelio
La Iglesia dentro de la confusión del mundo ilumina a través de la Palabra de Dios
La Iglesia no quiere la adhesión de los hombres a una institución, sino a Dios

Juan Pablo II

La Iglesia no predica el bien vivir, sino la salvación de las almas y la filiación divina
La misión de la Iglesia consiste en despertar las conciencias a través del Evangelio, y no en actuar directamente en lo económico o técnico

Pablo VI

La tarea de la Iglesia es la difusión del Evangelio para iluminar los espíritus sobre la verdad e indicar el recto camino a seguir

Pío XII

Empeñémonos con todo esfuerzo para hacer que vuelvan a Cristo los hermanos desviados del recto camino

II – ¿Cuáles son los problemas que la Iglesia quiere solucionar en el mundo? ¿Los que afectan la paz, la concordia y el medio ambiente, la defensa de la vida, los derechos humanos y civiles? ¿O los que afectan el reinado de Cristo y la salvación de las almas?

Benedicto XVI

La crisis actual obliga la Iglesia a encontrar nuevos medios para anunciar el camino de salvación

Juan Pablo II

La educación moral es una exigencia prioritaria

Pío X

La separación de Dios es un íntimo y gravísimo mal que aflige nuestra sociedad

Pío XI

La paz que la Iglesia busca es el estabelecimiento del Reino de Cristo
En medio a los males del mundo la Iglesia quiere afirmar la realeza de Cristo
Más preocupa a la Iglesia el menosprecio hacia la conducta de vida cristiana que la falta de paz
Si miramos las cosas con ojos cristianos, nada puede ser comparado con la ruina de las almas
Lo más precioso para la Iglesia es la incolumidad de la familia, la santidad del matrimonio y la educación cristiana de la juventud
En toda obra social hay que promover el mayor bien, la salvación de las almas y el reino de Cristo

San Francisco de Sales

No se puede poner más cuidado en distribuir el pan material que el pan del cielo

III – Cuando la Iglesia contradice las corrientes de opinión del mundo lo hace principalmente por fidelidad a Dios y a sus santas leyes, no simplemente porque haya quienes trabajen contra la dignidad humana o el bien común

Benedicto XVI

Una solución adecuada de los problemas reclama la proclamación de la verdad

Juan Pablo II

Los pastores son la voz de Cristo que llama a la fidelidad a la ley de Dios
Radicalidad y perfección en la obediencia a la verdad que es Cristo
Cuanto mayor la oposición al Evangelio, tanto más necesario es su anuncio

Pablo VI

El primer medio de evangelización es la santidad

Pío XI

En medio a la corrupción del mundo, la Iglesia se levanta como un faro luminoso de la verdad

Pío X

No hay fraternidad genuina fuera de la caridad cristiana
La verdad es única y no puede doblegarse a los tiempos

Congregación para la Doctrina de la Fe

La evangelización encuentra su origen en el deseo de Cristo por salvar a todos

Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia

La Iglesia analiza todo bajo su conformidad con el Evangelio

Print Friendly, PDF & Email