159 – La diversidad es bella cuando acepta entrar constantemente en un proceso de reconciliación, hasta sellar una especie de pacto cultural que haga emerger una “diversidad reconciliada”

Después de la inesperada renuncia de Benedicto XVI corrieron todo tipo de rumores sobre los posibles sucesores del Papa alemán, con mayor o menor probabilidad de acierto en las especulaciones, dentro de una novedosa situación como fue la renuncia pontificia. Lo que algunos comentaban con interesada capacidad de análisis y sin detenerse demasiado en los nombres de posibles purpurados, era uno de los papeles que, según su mundano concepto, el nuevo ocupante de la silla de Pedro tendría que representar: el de la apertura hacia otras religiones y culturas, como condición para la presencia de la Iglesia en el mundo de hoy, la cual en muchas partes ya es bastante reducida, cuando no indeseada. Este sería el programa, independientemente del nuevo titular de la silla de Pedro, que daría el norte a su actuación.

Vamos por el cuarto año del gobierno de Jorge Mario Bergoglio y los hechos han dado razón a los que así opinaron. Las iniciativas de Francisco en este campo se repiten a diario, en un enfermizo y con frecuencia contradictorio afán de ser amigo de todos y apoyarlos en sus creencias, inaugurando un nuevo tipo de liderazgo muy intrigante para los católicos: no basado en las enseñanzas de la Iglesia, ni teniendo por objetivo llevarlas al mundo entero, como ordenó el mismo Cristo. Esta idea, aunque desconcertante, corresponde a la más estricta realidad, que el lector atento seguramente acompaña desde marzo del 2013.

Ciertas ideas de Francisco, que repite muy a menudo en diferentes términos, expresan su más firme convicción: lo que realmente importa es conformar en el ámbito religioso y civil una convivencia exenta de conflictos, en una apertura que parece olvidar o quizá sacrificar en el altar de los ídolos del mundo las más sagradas enseñanzas, costumbres y devociones que el catolicismo nos ha dejado. Aquello está por encima de esto.

Es nuestro deber proclamar la doctrina verdadera que el mismo Francisco oculta delante de la platea mediática que lo acompaña fervorosamente, aunque seamos conscientes de que esto nos quita su favor y amistad, que nunca tuvimos, por cierto, pues su tiempo está dedicado a otro tipo de periferias… Hay que señalar como curiosamente esta política ecuménica e interconfesional suya es correspondida en medida muy mediocre por aquellos a quien busca besar los pies. Si él se preocupara en hacer por Dios lo que hace por sus enemigos, la situación de la Iglesia sería muy diferente.

 

Francisco

0013438001

Cita ACita B

 Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I ¿Cuáles son las diversidades que el Espíritu Santo armoniza? ¿Y las que desaprueba?
II – ¿Existen síntesis que superan cualquier conflicto? ¿Cuáles son?
III ¿Puede el Espíritu Santo formar una diversidad cultural reconciliada? ¿Su divina actuación dispensa la esfera religiosa para emprender una actividad laica?

I – ¿Cuáles son las diversidades que el Espíritu Santo armoniza? ¿Y las que desaprueba?

Juan Pablo II

El Espíritu Santo une todas las diversidades dentro de la Iglesia Católica

Pablo VI

Un peligro induce a muchos a aceptar los más extraños pensamientos como si la Iglesia tuviera que renegar de sí misma

Pío XI

La paz de Cristo no puede existir sin la observancia de los preceptos de Cristo

Santo Tomás de Aquino

La Iglesia universal está gobernada por el Espíritu de verdad

II – ¿Existen síntesis que superan cualquier conflicto? ¿Cuáles son?


Pío XI

Querer unión sin unidad de fe es dañoso a la propia fe

Pío IX

Los cristianos que tienen en los labios palabras de término medio son enemigos de la Iglesia
La verdadera caridad exige que pongamos empeño por sacar a los enemigos del error

Santo Tomás de Aquino

Los que no están arraigados en el amor del bien pueden llegar a atentar contra los buenos
Hay que evitar una familiaridad excesiva y una comunicación innecesaria con los infieles

Pontificio Consejo para la Cultura

La cooperación con los no creyentes no exime a los cristianos de su fe

Pío XII

Es menester volver a Dios tanto en la vida privada como en la pública

Congregación para la Doctrina de la Fe

El perenne anuncio de la Iglesia es puesto hoy en peligro por teorías relativistas

III – ¿Puede el Espíritu Santo formar una diversidad cultural reconciliada? ¿Su divina actuación dispensa la esfera religiosa para emprender una actividad laica?

Comisión Teológica Internacional

La inculturación que toma el camino del diálogo entre las religiones no puede, en modo alguno, dar ocasión al sincretismo

Juan Pablo II

Hoy existe la tendencia a confundir los límites entre la Iglesia y el mundo
No se puede favorecer un diálogo que silencia a Cristo
El anuncio del Reino no puede ser separado de la Iglesia

Concilio Vaticano II (XXI Ecuménico)

La Iglesia debe purificar y elevar las costumbres de los pueblos
Diversidad dentro de culturas católicas
Los laicos deben trabajar para que la Iglesia esté presente en todo lugar

Pablo VI

La solicitud por acercarse a los hermanos no debe traducirse en una disminución de la verdad

León XIII

Que todas las regiones del mundo puedan ser penetradas y dominadas por el nombre de Jesús
La verdadera unión entre los cristianos sólo se encuentra en la Iglesia
La sociedad humana fue renovada desde sus cimientos por las costumbres cristianas

Congregación para la Doctrina de la Fe

Para que haya unidad son necesarios la conversión y el bautismo

Sínodo de los Obispos

Cuidado con elementos ajenos al cristianismo que desvían hacia movimientos pararreligiosos
Print Friendly, PDF & Email