26 – La caridad material hecha a los pobres testimonia más el amor de la Iglesia que el estudio de los teólogos

Al hablar de caridad casi siempre pensamos en auxilios materiales ofrecidos a los más necesitados, lo que no deja de ser correcto. Dar limosna es un hábito laudable que siempre fue incentivado por la Santa Madre Iglesia. Sin embargo, no podemos olvidar que las obras de misericordia espirituales —instruir, aconsejar, consolar, confortar, perdonar y sufrir con paciencia (Catecismo de la Iglesia Católica, 2447)—, son más importantes que las corporales —dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y presos, y enterrar los muertos.

Dentro de la Iglesia florecieron como en un jardín exuberante las más diversas órdenes religiosas dedicadas a la asistencia material del prójimo, pero ¿alguna vez se consideraron dispensadas de la obligación de instruir en la verdadera doctrina a aquellos desventurados que yacen en las tinieblas del error?

Francisco

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

 I- Primado de las obras de misericordia espirituales sobre las materiales
II- Primado del estudio de la teología
III- Del estudio de la teología, también emana la verdadera caridad

 I- Primado de las obras de misericordia espirituales sobre las materiales

 Benedicto XVI

El cuidado del alma es más necesario que el sustento material
El verdadero trabajo en el campo del Señor es librar a los hombres de la pobreza de la verdad

San Juan XXIII

¡No olvidéis los enfermos del alma!

Pío XI

Iluminar nuestros hermanos con la luz de la fe es la más perfecta caridad

Santo Tomás de Aquino

Las limosnas corporales no son superiores a las espirituales

San Pío X

Grande parte de los condenados al infierno son los que ignoraron los misterios de la fe

San Beda

Limosna no es solamente saciar el hambre

San Gregorio Magno

¡No neguéis al prójimo la limosna de vuestra palabra!

San Jerónimo

El dinero de la doctrina cuanto más se da, tanto más se duplica

II- Primado del estudio de la teología

  Santo Tomás de Aquino

La doctrina sagrada es la principal ciencia

Benedicto XVI

Quien no conoce la verdad puede caer en el sentimentalismo
Las Sagradas Escrituras, lámpara de nuestros pasos y luz en nuestro sendero

San Juan Pablo II

La formación del sacerdote se construye en el estudio de la sagrada doctrina
La dedicación al estudio teológico no es un elemento extrínseco y secundario
Toda teología está ordenada a alimentar la fe
Teología: el estudio para comunicar a los demás la fe cristiana

San Pío X

La Sagrada Teología debe ocupar el primer puesto
Muchos están llenos de erudición pero nada saben de la religión
La doctrina cristiana nos hace conocer a Dios

Sixto V

La teología es necesaria para rebatir los errores y herejías

III- Del estudio de la teología, también emana la verdadera caridad

Benedicto XVI

Para dar amor a los hermanos es necesario adquirirlo en escucha asidua de la Palabra de Dios
Es necesario redescubrir el gusto por el estudio de la Palabra de Dios
Es importante educar al Pueblo de Dios para acercarse a las Sagradas Escrituras
Necesidad de una caridad intelectual como la de grandes Santos mendicantes y teólogos

San Juan Pablo II

La falta de formación ocasiona graves obstáculos al auténtico anuncio del Evangelio

San Juan XXIII

La Iglesia tiene el deber de ofrecer la verdad a los pueblos

Pío XII

Quién desea animar a los demás debe dedicarse a los estudios de las sagradas ciencias

Estudios relacionados

  • 159 – La diversidad es bella cuando acepta entrar constantemente en un proceso de reconciliación, hasta sellar una especie de pacto cultural que haga emerger una “diversidad reconciliada”

  • 155 – Cualquier comunidad de la Iglesia, en la medida en que pretenda subsistir sin ocuparse de los pobres correrá el riesgo de la disolución

  • 154 – La Iglesia nunca ha estado tan bien como hoy

  • 153 – En la Iglesia caemos en la vanidosa sacralización de la propia cultura, con lo cual podemos mostrar más fanatismo que auténtico fervor evangelizador

  • 141 – Esta oscura mundanidad se manifiesta en muchas actitudes. En algunos hay un cuidado ostentoso de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia

  • Print Friendly, PDF & Email