107 – Jesús vino al mundo para aprender a ser hombre

Después de la desobediencia de Adán y Eva en el Paraíso, solamente el mismo Dios podía reparar el ultraje que fuera infringido por el pecado del hombre. Esa ofensa Dios la quiso reparar con la venida al mundo de su Hijo Unigénito, hecho Hombre en el seno de María. La Encarnación del Hijo de Dios es uno de los más grandes misterios de nuestra fe, misterio de la sabiduría divina que se esconde bajo la humanidad.

El Creador quiso encarnarse para manifestar junto a los hombres la gloria del Padre e indicar el verdadero camino de santidad hacia Él. Por eso no dudó en humillarse a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz (cf. Flp 2, 8). Veamos qué nos dice la Iglesia acerca de este trecho de la epístola a los Filipenses contrastadas con las enseñanzas novedosas del innovador predicador de Santa Marta.

Francisco

01

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores
I – ¿Cristo aprendió a ser obediente sólo en el sufrimiento?
II –
Caminando con los hombres ¿el deseo de Cristo era rebajarse o elevar a los hombres?
III –
La recta interpretación de Filipenses 2, 8: “se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz”

I – ¿Cristo aprendió a ser obediente sólo en el sufrimiento?

Sagradas Escrituras

Jesús vino hacer la voluntad del Padre
“No busco mi voluntad”
Cristo bajó del Cielo para hacer la voluntad del Padre
Las obras de Jesús son encargo del Padre

Catecismo de la Iglesia Católica

Todos los milagros, prodigios y obras de Jesús son testimonio de su obediencia al Padre
La voluntad humana de Cristo es en todo coherente con la del Padre
“He aquí que yo vengo, oh Dios, a hacer tu voluntad”
También en los momentos de gloria Jesús fue obediente

II – Caminando con los hombres ¿el deseo de Cristo era rebajarse o elevar a los hombres?

San Ireneo de Lyon

Llevar los hombres a la comunión con Dios por la filiación divina

San Atanasio de Alejandría

Elevarnos a la divinidad

La Liturgia de las Horas

Nos dar parte en la divinidad

Santo Tomás de Aquino

Manifestar la verdad y salvar a los pecadores

Catecismo de la Iglesia Católica

Quiso manifestar el amor de Dios por nosotros
Jesús, modelo de santidad para los hombres y norma de la nueva ley

Juan Pablo II

Vino para restablecer la verdad en la relación entre el hombre y Dios…
…liberar de la esclavitud del pecado, del mal, de la muerte
Elevar la humanidad al nivel de Dios y abrirle pleno acceso a la familiaridad divina

Pío XII

Vino al mundo para glorificar y entregarse como víctima

III – La recta interpretación de Filipenses 2, 8: “se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz”

Santo Tomás de Aquino

Humildad en la cual refleja la majestad

Benedicto XVI

Hasta la muerte de cruz para manifestar el esplendor de su majestad divina

Teodoreto de Ciro

Camino rebosante de amor y justicia para liberar a los hombres

San Atanasio de Alejandría

Padeció en su propia carne para ofrecerse como víctima al Padre

Benedicto XVI

La muerte de Jesús nace de su libre opción de obediencia al Padre

Juan Pablo II

Con el sufrimiento en la cruz ha vuelto el amor traicionado por Adán
Misterio de la Encarnación y de la Redención expresado en Flp 2, 8

Estudios relacionados

  • 135 – El Hijo del hombre, que como una serpiente, hecho pecado, viene elevado para salvarnos. Miremos al Crucifijo: un hombre torturado, un Dios, vaciado de la divinidad, manchado por el pecado

  • 122 – Por su “aventura”, probablemente también Jesús tuvo que pedir disculpas a sus padres

  • 111 – Infligir una pena al culpable no vence al mal, sino que simplemente lo contiene. Sólo respondiendo con el bien es que el mal puede ser vencido – Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia.

  • 101 – En el Evangelio, Jesús no se enoja, pero lo finge cuando los discípulos no entienden las cosas

  • 95 – Vivir la fe cristiana significa servir al hombre, a todo el hombre y a todos los hombres, a partir de las periferias de la Historia

  • Print Friendly, PDF & Email