45 – “Jamás se sabe dónde y cómo encontrar a Dios”

Todo cristiano sabe, sobretodo cuando pasa por momentos de duda y aflicción, donde y como encontrar a Dios a fin de obtener alivio para el alma. La oración, sea mental o vocal, es el lugar donde tenemos la seguridad de poder encontrar a Dios, puesto que Él mismo nos ha prometido que “donde están dos o tres reunidos en mi Nombre, allí estoy yo, en medio de ellos” (Mt 18, 19-20). El Altísimo está siempre dispuesto a escucharnos y atender nuestras necesidades, a cualquier hora podemos colocar nuestro espíritu en contacto con Él, basta recogernos del bullicio y dirigirle una plegaria para que misteriosamente nos hable en el fondo del corazón y de la conciencia. A primera vista, esta concepción, que tan natural suena a nuestros oídos, parece chocar con la afirmación de que a Dios “jamás se sabe dónde y cómo encontrarlo” porque “no eres tú el que fija el tiempo ni el lugar para encontrarte con Él”. ¿Dios ha cambiado su manera de obrar ante nuestras súplicas? ¿Hay una nueva manera de encontrarnos con Dios? Conviene aclarar conceptos.

Francisco

Cita ACita BCita C

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores
 

I- Dios toma la iniciativa, pero exige de nuestra parte cooperación y ayuda
II – Dios nos dio los medios para encontrarlo con facilidad

I- Dios toma la iniciativa, pero exige de nuestra parte cooperación y ayuda

Pío XII

Un quietismo disparatado: dejar en manos de Dios toda iniciativa de nuestra vida espiritual

 II – Dios nos dio los medios para encontrarlo con facilidad

Sagradas Escrituras

Jesús mismo nos enseño dónde y cómo encontrarlo

Catecismo de la Iglesia Católica

Podemos estar constantemente en presencia de Dios
Modos de colocarnos en presencia de Dios

Concilio Vaticano II

La liturgia: un modo de encontrarnos con Dios

Pío XII

Dios fijó el tiempo y el lugar para encontrarnos con Él
Encontrarse es bueno, pero vivir en Él todavía mejor y más necesario
Los sacramentos, traen a nuestras almas la propia vida de Dios
En la Santa Misa, inequívocamente Dios se hará presente
Mediante la oración podemos encontrarnos con la misma Santísima Trinidad

San Ireneo

Nuestro punto de encuentro: Dios está en la Iglesia y la Iglesia está en Dios

Juan Pablo II

Desde tiempos remotos Dios podía ser encontrado en su templo

San Agustín

Si el alma no se eleva no se sabe como ni donde encontrar a Dios
¿Donde encontrar a Dios?
Dios también se encuentra en el alma de los fieles

Inocencio XI

Contemplación: fuente de la máxima unión y encuentro con Dios

Pío X

Necesidad de la oración constante para el progreso espiritual

Descubre otra innovación:

 ¿Hoy en día la educación católica es indiferente?