160 – Invoquemos la misericordia de Dios por los pecados cometidos contra el mundo en el que vivimos

En la epístola a los romanos, San Pablo deja muy claro no sólo a sus destinatarios de aquel tiempo, sino también a todos los que la leerían a lo largo de la historia de la Iglesia, la íntima relación de la Creación, obra de las manos de Dios, con la moral eterna. El Apóstol predicaba que la ira de Dios se revela contra la impiedad y la injusticia de los hombres, los cuales podían conocerle mediante la Creación y glorificarle por su obra, pero “se extraviaron en vanos razonamientos y su mente insensata quedó en la oscuridad. Haciendo alarde de sabios se convirtieron en necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes que representan a hombres corruptibles, aves, cuadrúpedos y reptiles” (cf. Rom 1, 21-23).

Algo muy parecido sucede en los días actuales, pues la humanidad, en vanos razonamientos, se extraviando de la verdad y de la moral, perdiendo la concepción cristiana de la naturaleza creada, admitiendo que la crisis actual no se encuentra en el hecho patente del apartamiento de Dios sino porque en que nos hemos olvidado de la naturaleza. Según esa idea, la solución para la crisis sería haber, no un cambio rumbo a la santidad, sino una extraña conversión ecológica.

Inspirados en las palabras de San Pablo queremos tener muy claro cual es la conversión que el hombre de hoy necesita, cuales son los verdaderos problemas que desencadenaron la actual crisis ecológica y los aspectos esenciales de una existencia virtuosa según los planes de Dios. ¿Será realmente el cuidado de la creación el objetivo primordial de la vida cristiana?

Francisco

cmyh1ngweaaelms

Cita ACita B

 Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I¿El hombre necesita una conversión ecológica o moral? ¿Cuáles son los verdaderos problemas del mundo que desencadenaron la actual crisis ecológica?
II
¿Cuáles son los aspectos esenciales de una existencia virtuosa? ¿El cuidado de la creación es un objetivo primordial de la vida cristiana?
III – ¿Qué enseñan las Escrituras y la Iglesia sobre el pecado? ¿Es cometido contra Dios o contra el mundo? ¿Puede Dios perdonar las “faltas” cometidas contra el mundo sin importarse con las cometidas contra Él?

I – ¿El hombre necesita una conversión ecológica o moral? ¿Cuáles son los verdaderos problemas del mundo que desencadenaron la actual crisis ecológica?

Sagradas Escrituras

Los romanos, por no glorificar a Dios en la creación, se extraviaron en los peores pecados

Juan Pablo II

El mal al que nos enfrentamos es esencialmente un mal moral
La raíz del problema ecológico está en la pérdida del sentido del Dios Criador
Los problemas ambientales surgieron porque el hombre se alejó de la voluntad del Criador
Más que preservar el habitat de los animales, es preciso salvaguardar las condiciones morales de la sociedad humana
La solución al problema ecológico está en referir toda la creación a Dios

Catecismo de la Iglesia Católica

El uso de los recursos del universo no puede ser separado del respeto a las exigencias morales

Juan XXIII

La crisis del planeta es consecuencia de su falta de coherencia con la fe
La causa de la crisis de los recursos naturales está en la negación de los hombres a la ley moral
El desorden que existe es consecuencia del abandono de los preceptos de la ley eterna

Pío XII

La vida moral toca, por sus efectos, a la armonía del mundo

Benedicto XVI

Para salvar la ecología es preciso una verdadera conversión en el sentido de la fe
Si falla la relación de la criatura humana con el Creador, la materia queda reducida a posesión egoísta
El hombre debe interpretar y modelar el ambiente natural atento a los dictámenes de la ley moral
La reconstrucción de la tierra sólo se puede realizar encontrando a Dios
La relación con el medio ambiente deriva de la relación con Dios

Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia

Sin relación con Dios, la naturaleza pierde su significado profundo

II – ¿Cuáles son los aspectos esenciales de una existencia virtuosa? ¿El cuidado de la creación es un objetivo primordial de la vida cristiana?

Pablo VI

El hombre está obligado a orientar su vida hacia Dios, el bien supremo

Pío XI

Los fines particulares deben estar subordinados al fin supremo
¿Qué son los desastres naturales comparados con la ruina de las almas?

Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia

El fin del hombre trasciende el universo creado, pues es Dios mismo

León XIII

El hombre no tiene residencia permanente en esta tierra. El cuidado por la “casa común” sólo es posible en función de la “Casa del Padre”
La vida mortal es camino de perfeccionamiento del alma

Santo Tomás de Aquino

La justificación del impío es una obra más excelente que la creación del cielo y la tierra

San Juan Crisóstomo

El hombre, solo, merece mayor consideración que el resto de la creación visible

III – ¿Qué enseñan las Escrituras y la Iglesia sobre el pecado? ¿Es cometido contra Dios o contra el mundo? ¿Puede Dios perdonar las “faltas” cometidas contra el mundo sin importarse con las cometidas contra Él?

Juan Pablo II

La característica esencial del pecado es ser ofensa a Dios
El pecado afecta a la relación con Dios, es un rechazo de su proyecto
La desobediencia rompe la unión con nuestro principio vital
El pecado es alejarse de Dios…
…y volverse a lo que lo contradice
Todo pecado entraña apego desordenado a las criaturas
El pecado mortal es un rechazo del amor de Dios hacia la humanidad y hacia toda la creación

Santo Tomás de Aquino

Pecado: aversión a Dios que merece la pena de daño

San Basilio Magno

El pecado es el uso de las facultades del hombre en contra la voluntad de Dios

Catecismo de la Iglesia Católica

El pecado es el amor de sí hasta el desprecio de Dios
Ofensa que aparta nuestros corazones de Dios

Catecismo Romano

Por el pecado nos hacemos reos delante de Dios
Los pecados turban el orden establecido por la sabiduría divina
Nuestras faltas violan la santidad del alma y profanan el templo de Dios

Descubre otra innovación:

francis-rojoBuscar un constante proceso de reconciliación, ¿con Dios o con el mundo?