51 – Hacer la Primera Comunión significa entrar en comunión con todos aquellos que pertenecen a comunidades diversas pero creen en Jesús

Pocas escenas son tan conmovedoras y nos hacen volver tanto a los tiempos de nuestra inocencia como la de un grupo de niños que hace su primera comunión. Pocos días antes, el sacramento de la penitencia, tomado a veces con más seriedad que muchos adultos, purificaba, si es que era necesario, sus almas y las dejaba blancas como en el día del bautismo para que Jesús las encontrase más semejantes a Él. Cuando han sido bien preparados, la llegada de ese día crea una enorme expectativa entre los pequeñuelos que trasparece en sus ojos atentos, en su sorprendente recogimiento y en las oraciones que formulan en el silencio de su inocente corazón.

Finalmente, los inocentes se presentan ante el altar para recibir en el más grande de los sacramentos a su Rey y Señor que viene a habitar sus almas e iniciar con ellos una profunda relación de amistad que, con la gracia, podrá extenderse por toda la vida y culminará en la eternidad.

Ese día que todos los católicos recordamos con verdadera emoción es acompañado por abundantes gracias del cielo marcando profundamente la presencia inefable del propio Dios por primera vez en nuestro interior.

¿Será posible interpretar esta incomparable manifestación de la misericordia de Dios con un extraño sentido, aparentemente lejano al que tiene de verdad, adulterando el concepto de la recepción del cuerpo y de la sangre del Señor? Estemos atentos para no olvidar ni desvirtuar el verdadero sentido de lo que pasó el día de nuestra primera comunión… y se repite todos los días que estamos preparados y lo deseamos.

Francisco

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I- ¿Qué es la Eucaristía?
II- Verdaderos efectos de la recepción de la Eucaristía y la unidad eclesial que produce
III- Los herejes no forman parte del Cuerpo Místico de Cristo
IV- Verdades proclamadas por la Iglesia acerca de la fe eucarística

I- ¿Qué es la Eucaristía?

 Sagradas Escrituras

Jesús declara que es el pan de la vida
El que recibe la Eucaristía tiene la vida eterna
En la última cena Jesús instituye el sacramento de su cuerpo y de su sangre

Catecismo Romano

La Eucaristía es misterio de la fe y verdadero sacramento

Catecismo Mayor de San Pío X

Admirable conversión del pan y del vino en el cuerpo de Jesucristo

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

El verdadero signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual

Santo Tomás de Aquino

El más importante de los sacrificios

Concilio de Trento

En la consagración el Señor se hace presente bajo las especies eucarísticas

Inocencio III

Apariencia y sustancia distintas

San Agustín

El sacrificio del altar se perpetúa en obediencia a Cristo
Una verdad predicada por la Iglesia hace siglos debe ser creída

Benedicto XVI

La fe de la Iglesia es esencialmente fe eucarística

Santo Tomás de Aquino

Sacramento confirmado por las palabras del Salvador

II- Verdaderos efectos de la recepción de la Eucaristía y la unidad eclesial que produce 

Sagradas Escrituras

A través de la Eucaristía Jesús habita en nosotros

Benedicto XVI

Cristo viene al encuentro del hombre y se convierte en su alimento

Catecismo de la Iglesia Católica

Fundamento de la vida en Cristo

San Juan Crisóstomo

Altísimo sacramento que nos une estrechamente a Jesús

Catecismo Romano

Unidad sacramental que corresponde a la unidad del cuerpo místico

Juan Pablo II

La Eucaristía es el culmen de la asimilación a Cristo
En este banquete se crea una comunión íntima entre Dios y el hombre

Santo Tomás de Aquino

Quién recibe este Sacramento está unido a Cristo e incorporado a sus miembros
La fe eucarística hace que los hijos de la Iglesia se unan mutuamente

Catecismo de la Iglesia Católica

La Eucaristía realiza la unidad de los verdaderos creyentes

Benedicto XVI

Sacramento que está en las raíces de la Iglesia como misterio de comunión

San Agustín

Constituidos miembros de Cristo, seamos lo que recibimos
Los que no perseveraran en una vida santa serán apartados de este pan

III- Los herejes no forman parte del Cuerpo Místico de Cristo

 Pío XI

Prohibición de todo trato con los que no profesan la verdadera doctrina

León XIII

Los miembros separados del Cuerpo Místico no pueden estar unidos a la cabeza
La Iglesia expulsa de su seno a los que no piensan como ella

Pío IX

Necesidad de anatemizar a los que se apartan de la fe de Cristo

Pío XII

Los herejes están fuera del Cuerpo Místico de Cristo

IV- Verdades proclamadas por la Iglesia acerca de la fe eucarística

 San Agustín

Se recibe dignamente la Eucaristía si se huye de la falsa doctrina

San Antonio de Padua

Es necesario creer firmemente en la Eucaristía y confesarla con la boca

Catecismo Romano

Ningún cristiano debe ignorar los misterios ocultos en la Eucaristía

Concilio de Trento

La negación de la verdad de la carne y sangre de Cristo es indignísima infamia

San Agustín

Es propio del error interpretar inútilmente los signos

Concilio de Trento

Sacramento instituido con la finalidad de mantener una unidad sin escisiones
Negar la sustancia de la Eucaristía es precipitarse en el estado de excomunión
Los fieles están prohibidos de creer, enseñar o predicar acerca de la Eucaristía de modo distinto al proclamado por la Iglesia

Sagradas Escrituras

Habéis visto y no creéis
Hay algunos de entre vosotros que no creen
No se puede enseñar algo distinto de lo que Cristo predicó

Descubre otra innovación:  

¿Es justo vender las iglesias para dar de comer a los pobres?

 

 

Print Friendly, PDF & Email