113 – Es indispensable prestar atención para estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente

La Iglesia siempre ejerció de forma consumada su misión de cuidar de los más necesitados. Cambian los tiempos y las dificultades de siempre se presentan bajo nuevos ropajes. El vicio degradante, que antes era el juego o el alcohol, hoy son las drogas. Y así, una lista interminable. La Iglesia ha hecho verdaderas maravillas en sus trabajos a favor de estos desafortunados ofreciendo múltiples oportunidades para mejorar a sus vidas. Pero sobre todo la Iglesia siempre se ha preocupado con aquello que el hombre más necesita: encontrar a Dios en su vida y vivir según sus mandamientos. Es una hermosa labor hacer compañía a un anciano, pero sacar a alguien de las tinieblas del error para vivir la vida de la gracia merece más nuestra admiración. Así ha hecho la Iglesia con inúmeras almas beneficiadas por sus obras verdaderamente caritativas. Venerable Matt Talbot, un alcohólico irlandés rescatado del vicio y Santa Bakita, pobre esclava africana, liberada del yugo de la opresión, son dos ejemplos de este triunfo llevado hasta la gloria de los altares. La Iglesia no sólo los liberó de la miseria física, sino del peor de los males, la esclavitud al pecado. Las obras de misericordia siempre deben ser orientadas por la advertencia de Nuestro Señor: “Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?” (Mt 16, 26). ¿Es este el cuidado que Francisco propone que se tenga en relación a los más desfavorecidos? ¿Procura incentivar un “apostolado” que meramente sacia la naturaleza humana, o quiere él una transformación más profunda, la santificación de las almas?

Francisco

El-papa-Francisco-abraza-a-un-drogadicto-en-Rio-de-Janeiro.

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – La Iglesia nunca dejó de preocuparse con todas las formas de pobreza
II– Para que Cristo esté en las almas es necesario el estado de gracia
III– Es necesario dignificar el sufridor y no rebajar el que evangeliza
IV- El bien de las almas es lo primordial en la actividad evangelizadora

I – La Iglesia nunca dejó de preocuparse con todas las formas de pobreza

Juan Pablo II

El amor hacia los pobres no es novedad en la Iglesia
Durante siglos la Iglesia ha cuidado de los más necesitados

Pío XII

Nunca faltaron sacerdotes para evangelizar los indígenas y los esclavos
La Iglesia nunca ahorró esfuerzo al atender a los emigrantes y exiliados

León XIII

La Iglesia siempre proveyó de socorro a los indigentes
La Iglesia dignifica los pobres

Gregorio XVI

La Iglesia ha beneficiado incluso a los infieles

II – Para que Cristo esté en las almas es necesario el estado de gracia

Sagradas Escrituras

Para ser revestido de Cristo hay que ser bautizado

San Agustín de Hipona

Si pertenecemos a la Iglesia somos el propio Cristo
Dios no habita en todos los hombres
Dios no habita en todos. Por causa del pecado el pecador se aleja de Dios

San Juan Crisóstomo

El bautismo nos hace hermanos de Cristo…

Benedicto XVI

…pero hay quienes destruyen en sí mismos el deseo de la verdad

III – Es necesario dignificar el sufridor y no rebajar el que evangeliza

Pío XII

En todo lo que sea para servicio del prójimo los nobles deben ser los primeros
La Iglesia llama los pueblos a una condición más elevada
Celo del Sumo Pontífice en formar el Seminario para Negros

Juan Pablo II

La Iglesia también educa las conciencias demostrando la grandeza del hombre creado a imagen de Dios
Además del cuidado de las almas la Iglesia no se olvida de la vida terrena

Juan XXIII

Hay que reconocer la dignidad de los hombres, hechos amigos de Dios por la gracia sobrenatural

IV- El bien de las almas es lo primordial en la actividad evangelizadora

Benedicto XVI

No basta curar el cuerpo de la dependencia química sino que es necesario adornar el alma con dones divinos
En la Iglesia la caridad no se confunde con asistencia social

Juan Pablo II

El mejor servicio al hermano es la evangelización

Juan XXIII

¡No olvidéis los enfermos del alma!

Pío XII

Atención pastoral para que los inmigrantes reciban válidamente los sacramentos

Pío X

El primer deber de la caridad no radica en la indiferencia hacia los errores y vicios

Pío IX

La caridad es sobre todo sacar del error los que no pertenecen al Cuerpo Místico de Cristo

Congregación para la Doctrina de la Fe

No se puede dejar para mañana lo esencial: predicar la palabra de Dios
Jesús quiso llamar los excluidos a la conversión

San Francisco de Sales

Un prelado no puede poner más cuidado en distribuir el pan material que el pan del cielo

Descubre otra innovación:

 “Pan de Vida” ¿Francisco se identifica con la tradición protestante?

Print Friendly, PDF & Email