98 – En Argentina trabajábamos mucho juntos con los pastores. En Buenos Aires yo me reunía con un grupo de pastores amigos, y rezábamos juntos. Y eso nos ayudaba a trabajar juntos los que estábamos en la línea seria ¿no? Entonces, ve, la palabra “sectas” se va como diluyendo

A camino de Damasco Saulo no pensaba más que en perseguir a los seguidores del Mesías. Su odio por aquel al que llamaban Cristo no se limitaba a despreciarlo, sino que necesitaba alimentarse de hechos positivos que contribuyeran a eliminar de Israel lo que le parecía el peor de los desvíos nascidos del judaísmo. En su afán, pocas horas después de su partida desde Jerusalén, él, el último que podría imaginarse, “loco” de amor por el crucificado, pasa a creer y a predicar a favor del mismo al que antes perseguía.

Los años pasaron y todo pasó al revés: ahora Pablo, sin tregua, necesitaba defender la sana doctrina de los múltiples errores que pululaban en el seno de la primitiva Iglesia según el capricho de algunos. De esta forma, mereció Pablo el epíteto de Apóstol de las gentes, no solo por predicar la palabra de Dios a los gentíos, sino también por defenderla entre ellos contra los errores que ya levantaban la cabeza desvergonzadamente. Contra las sectas de su tiempo explicitó la doctrina del cuerpo místico de Cristo. Un solo rebaño, un solo pastor, una sola Iglesia Esposa de Jesucristo.

Francisco

00343

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores
I – Unicidad y unidad de la Iglesia Católica
II – Desvirtuar la doctrina de la Iglesia, objetivo de las sectas
III – La malicia de las sectas y la necesidad de apartarse de ellas
IV – Condenas papales a las sectas a lo largo de la Historia
V – El Concilio Vaticano II lo confirma: la Iglesia Católica no renunció a su convicción de ser la única verdadera Iglesia de Cristo

I – Unicidad y unidad de la Iglesia Católica

León XIII

Jesucristo no concibió ni instituyó muchas comunidades

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

¿Por qué la Iglesia es una?

Sagradas Escrituras

Cristo dijo “mi Iglesia” y no “mis iglesias”
Que todos sean uno en una sola Iglesia
Todo lo dio a la Iglesia

León Magno

Una sola Iglesia virgen, unida a un solo Esposo, Cristo
El nacimiento de Cristo es también el nacimiento de la Iglesia

San Cipriano de Cartago

La unidad no puede ser amputada

Catecismo de la Iglesia Católica

Por la fe se reconoce la unicidad de la Iglesia, pero también la razón a través de sus manifestaciones históricas
Los vínculos de la unidad de la Iglesia

Concilio Vaticano II

La Iglesia católica, única Iglesia de Cristo
El sagrado misterio de la unidad de la Iglesia es la Trinidad divina

Congregación para la Doctrina de la Fe

Así como hay un solo Cristo, uno solo es su cuerpo, una sola es su Esposa
Cristo y la Iglesia, el “Cristo total”
Los fieles no pueden imaginarse la Iglesia de Cristo como una entre otras

Comisión Teológica Internacional

Jesús confió a su única Iglesia todos los bienes de la Nueva Alianza

Bonifacio VIII

La Iglesia Católica es una y única, es la “túnica inconsútil” del Señor

Pío IX

No hay otra Iglesia Católica sino la edificada sobre el único Pedro

León XIII

Ningún cristiano puede tener la osadía de contradecir la unicidad de la Iglesia
Para cumplir su misión, es necesario que la Iglesia sea única en el mundo
Profecía de Isaías sobre la única Iglesia de Jesucristo
Los miembros sólo tienen vida si están unidos a la única cabeza

Juan XXIII

No puede haber perfecta unión de los fieles con Cristo sino en una misma fe
La Iglesia Católica es única en el mundo, divina y humana a la vez

Juan Pablo II

La unicidad de la Iglesia está en conexión con la mediación única de Cristo
Es erróneo considerar a la Iglesia como un camino de salvación al lado de los que constituyen otras religiones

Benedicto XVI

Si los movimientos son realmente dones del Espírito Santo, no se apartan de la Iglesia

II – Desvirtuar la doctrina de la Iglesia, objetivo de las sectas

Código de Derecho Canónico

Los frutos de las sectas son las herejías

Sagradas Escrituras

Dios pone a prueba los suyos cuando aparecen los falsos profetas
A través de palabras suaves y de lisonjas los herejes seducen los corazones de los ingenuos
No hay otro Evangelio
¡Sea anatema el que predica otro evangelio!
Herejes, entregados a Satanás
Quiénes son los herejes y qué brotan de ellos
Diligencia en la doctrina para evitar efectos corrosivos
Hombres de mente corrompida
No soportan la sana doctrina y se vuelven a las fábulas
Los que “enseñan” para sacar dinero

San Clemente de Alejandría

Las herejías tratan de desmembrar la Iglesia en muchas sectas

San Agustín de Hipona

El Cristo falaz de los maniqueos

San Vicente de Lerins

Cómo deben comportarse los católicos ante las falsas doctrinas de los herejes

III – La malicia de las sectas y la necesidad de apartarse de ellas

San Ireneo de Lyon

Como se desarrolla una herejía
Pongamos un ejemplo: a partir de Saturnino y Marción nacieron los Continentes

León XIII

Renunciar a la Iglesia es como unirse a una esposa adúltera

San Cipriano de Cartago

Dar gracias cuando los malos se apartan de la Iglesia

San Vicente de Lerins

Preferir la integridad de la totalidad a la corrupción de una parte

Pío IX

Arrancar de raíz los cismas y no infectarse de las herejías

Benedicto XVI

Inestabilidad de las sectas
La dificultad de creer y de entregar la vida al Señor hace crecer las sectas

Juan Pablo II

Desviaciones de perspectiva sincretista

Cornelio

Confesión de Fe de Máximo, Urbano y otros africanos ante el Papa Cornelio

IV – Condenas papales a las sectas a lo largo de la Historia

Marcelino

Arrío, su impiedad y blasfemias

Dámaso

Condena del apolinarismo

XV Sínodo de Cartago

Condena de la doctrina pelagiana

León Magno

Contra los errores priscilianistas

Sínodo de Arlés

Condenas de las tesis sobre la gracia y la predestinación

Hormisdas

Anatematismos a todas las herejías

Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)

Anatemas diversos contra herejías cristológicas

Vigilio

Condena de tesis nestorianas

León XIII

Contra las sectas políticas

Pío XI

Los católicos no tolerarán ser vencidos por las sectas
¿Cabe un camino intermedio entre la Iglesia y las sectas socialistas?

V – El Concilio Vaticano II lo confirma: la Iglesia Católica no renunció a su convicción de ser la única verdadera Iglesia de Cristo

Congregación para la Doctrina de la Fe

El Concilio Vaticano II no ha cambiado la doctrina sobre la Iglesia
Sobre la expresión subsistit in
La Iglesia existe como sujeto único en la realidad histórica
Sobre la expresión “iglesias hermanas”

Descubre otra innovación:  

10_37807¿La DSI justifica reformas socialistas como dice Francisco?

Print Friendly, PDF & Email