78 – El verdadero poder es el servicio y no hay otro camino en la Iglesia. Para el cristiano, progresar significa abajarse

Al recorrer las páginas de la Historia de la humanidad, en las épocas más distantes, en los pueblos más lejanos entre sí y con las culturas más dispares, sobresale un rasgo en común: el egoísmo, la disputa por el poder, la ganancia y todos los demás vicios relacionados con el orgullo. No es de admirar, pues los padres de todos ellos, Adán y Eva, cayeron en la trampa del maligno por juzgar que por una desobediencia serían “como dioses” (cf. Gn 3, 5). Hete aquí la fuente del orgullo humano.

Jesucristo, en cambio, cuando vino al mundo, no hizo otra cosa sino enseñar a los hombres la maldad del orgullo, y toda su vida fue un profundo ejemplo de humildad: quiso hacerse hombre, nacer en el pesebre, morir en la Cruz… E indicó a sus discípulos el camino a seguir: “El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos” (Mt 20, 26-28).

Sin embargo, la humildad de Jesús que todos somos invitados a imitar es, muchas veces, confundida con una falsa modestia que lleva a olvidar la grandeza de la vocación cristiana, con una actitud apocada de rendición frente a los enemigos de la Iglesia o hasta con una simulada atenuación de la doctrina y moral católica para no “herir” los sentimientos de los que piensan de forma diferente. Por eso, como no podía ser diferente, no faltan los que se aprovechan de ciertas afirmaciones de la Jerarquía eclesiástica para propagar esta visión distorsionada…

Tal vez algo semejante haya ocurrido con el Papa Francisco en una de sus homilías matutinas al tratar sobre este tema. ¿Sus palabras habrán sido bien comprendidas? ¿O más bien cabe preguntarse cuál fue su intención al pronunciarlas? El Magisterio, los Padres y Doctores de la Iglesia pueden ayudarnos a responder.

Francisco

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores
I – La humildad de Jesús es perfectamente armónica con la majestad y la gloria
II – Para el cristiano, ¿qué es la humildad?
III – La valentía de seguir a Cristo sin componendas es la salvaguardia de la humildad y el servicio prioritario a los demás
IV – Razones para tener santa altivez por pertenecer a la Santa Iglesia

I – La humildad de Jesús es perfectamente armónica con la majestad y la gloria

Santo Tomás de Aquino

Humildad tanto más admirable cuanto más sublime es su majestad

Catecismo Romano

Jesús abarca lo más humillante y lo más grandioso

Sagradas Escrituras

Ante Pilato, Jesús se declara rey
En vísperas de su Pasión, Jesús ruega al Padre que lo glorifique
La humillación fue camino para la gloria

Benedicto XVI

Ante Cristo crucificado se arrodilla todo el universo
Jesús está a la derecha del Padre con los adversarios a sus pies

San Juan Crisóstomo

Jesucristo declaró ser el Señor del universo y la luz del mundo

Catecismo de la Iglesia Católica

Manifestó claramente su excelsa condición de Hijo de Dios…

Juan Pablo II

… y quiso que otros la reconocieran

San Agustín

Cristo afirma de sí lo menor; y Pedro, de Cristo, lo mayor

Sagradas Escrituras

A los fariseos les indigna la alabanza debida a Jesús, pero Él no la rechaza

II – Para el cristiano, ¿qué es la humildad?

Benedicto XVI

Debemos aprender de Cristo la recta humildad

Santa Teresa de Jesús

Humildad es andar en verdad

Juan Pablo II

La humildad es la conciencia de la propia pequeñez con relación a Dios...
...es sumisión a la verdad y condición de la grandeza

Benedicto XVI

La humildad no es falsa modestia

Pío X

El ejemplo de San Anselmo: humildad con magnanimidad, fuerza con suavidad

Pío XI

La humildad se compagina con la dignidad y no con la degradación de sí mismo

Santo Tomás de Aquino

El simple rebajamiento externo es gran soberbia

III – La valentía de seguir a Cristo sin componendas es la salvaguardia de la humildad y el servicio prioritario a los demás

Benedicto XVI

La humildad no es abandonismo sino camino de valentía

Juan Pablo II

El cristiano debe hablar de la fe con franqueza y valentía
El servicio de la verdad es la tarea prioritaria de los obispos

Pío XI

El primer don del sacerdote al mundo es el servicio de la verdad

Pío XII

El principal deber del Papa es dar testimonio de la verdad corrigendo a los que erran

Pío X

Abajarse ante los enemigos de la Iglesia es una culpable omisión pastoral

Benedicto XV

El ejemplo de San Jerónimo: humildad en oír a la Iglesia e intransigencia con sus enemigos

IV – Razones para tener santa altivez por pertenecer a la Santa Iglesia

León XIII

La Iglesia es una sociedad perfecta

Benedicto XVI

Es humildad manifestar la alegría de pertenecer a la Iglesia de Cristo

Pío XII

Nada hay más glorioso, noble y honroso que pertenecer a la Iglesia

Pío X

Necesidad de predicar las grandezas de la fe a todas las personas

Pío XI

Por mandato divino la Iglesia tiene autoridad sobre todas las naciones

Juan XXIII

La Iglesia es Madre y Maestra de los pueblos

Pío X

Es perverso suprimir el poder de la Iglesia sobre todos los hombres y pueblos

León XIII

El desprecio por la autoridad de la Iglesia es causa de los males de la sociedad

Descubre otra innovación:  

¿Un buen teólogo debe oler “a pueblo y a calle”?