El Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrados e Itinerantes…

… juzga la idea de Francisco de renunciar a la propia cultura en beneficio de los refugiados

  • Incluso delante de inmigrantes de otras religiones las escuelas católicas deben conservar sus características propias al proyecto educativo cristiano

Las escuelas católicas, además, no deben renunciar a sus características peculiares y al propio proyecto educativo de orientación cristiana, cuando en ellas se reciben a los hijos de inmigrantes de otras religiones. Se informará al respecto con toda claridad a los padres que quieran inscribir a sus hijos. (Pontificio Consejo para la pastoral de los emigrados e itinerantes. Instrucción Erga migrantes carita Christi, n.62, 3 de mayo de 2004)

  • Los cristianos están llamados a testimoniar el Evangelio hasta el explicito anuncio de la Palabra de Dios

Las Iglesias particulares están llamadas a abrirse, precisamente a causa del Evangelio, para brindar una mejor acogida a los inmigrantes con iniciativas pastorales de encuentro y diálogo, pero igualmente ayudando a los fieles a superar prejuicios y suspicacias. En la sociedad contemporánea, a la que las migraciones contribuyen a dar una configuración multiétnica, intercultural y multirreligiosa, los cristianos deberán afrontar un capítulo esencialmente inédito y fundamental de la tarea misionera: su ejercicio en las tierras de antigua tradición cristiana (cfr. PaG 65 y 68). Con mucho respeto y atención por las tradiciones y las culturas de los inmigrantes, los cristianos estamos llamados a darles testimonio del Evangelio de la caridad y de la paz también a ellos, y a anunciarles explícitamente la Palabra de Dios, para que les llegue la bendición del Señor, prometida a Abrahán y a su descendencia por siempre. (Pontificio Consejo para la pastoral de los emigrados e itinerantes. Instrucción Erga migrantes carita Christi, n.100, 3 de mayo de 2004)

  • La Iglesia se empeña también a favor de los inmigrantes no cristianos mediante la promoción humana, pero sobre todo buscando abrirles el corazón para el anuncio del Evangelio

En estos últimos tiempos, se ha ido incrementado cada vez más, en los países de antigua tradición cristiana, la presencia de inmigrantes no cristianos, respecto a los cuales ofrecen una sólida orientación varios documentos del Magisterio […]. La Iglesia se empeña también en favor de los inmigrantes no cristianos, mediante la promoción humana y el testimonio de la caridad, que conlleva ya de por sí un valor evangelizador, propicio para abrir los corazones al anuncio explícito del Evangelio, realizado con la debida prudencia cristiana y el total respeto de la libertad […].
La Iglesia por tanto, está llamada a entrar en diálogo con ellos, “diálogo [que] debe ser conducido y llevado a término con la convicción de que la Iglesia es el camino ordinario de salvación y que sólo ella posee la plenitud de los medios de salvación” (RMi 55; cfr. tambiénPaG 68).
Esto exige que las comunidades católicas de acogida aprecien cada vez más su propia identidad, reafirmen su fidelidad a Cristo y conozcan bien los contenidos de la fe, redescubran la dimensión misionera y, por tanto, se comprometan a dar testimonio de Jesucristo, el Señor, y de su Evangelio. (Pontificio Consejo para la pastoral de los emigrados e itinerantes. Instrucción Erga migrantes carita Christi, n.59-60, 3 de mayo de 2004)

Print Friendly, PDF & Email