El Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica…

…juzga la idea de Francisco de afirmaciones rígidas dentro de la moral familiar

  • Adulterio y divorcio son ofensas a la dignidad del matrimonio

¿Cuáles son las ofensas a la dignidad del matrimonio?

Las ofensas a la dignidad del matrimonio son las siguientes: el adulterio, el divorcio, la poligamia, el incesto, la unión libre (convivencia, concubinato) y el acto sexual antes o fuera del matrimonio. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 502)

… juzga la idea de Francisco de que la Iglesia tiene defectos

  • La Iglesia es santificada por el Espíritu Santo

¿Qué hace el Espíritu Santo en la Iglesia?

El Espíritu Santo edifica, anima y santifica a la Iglesia. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 145)

  • El Espíritu Santo vive en la Iglesia

La Iglesia es llamada templo del Espíritu Santo porque el Espíritu vive en el cuerpo que es la Iglesia: en su Cabeza y en sus miembros; Él además edifica la Iglesia en la caridad con la Palabra de Dios, los sacramentos, las virtudes y los carismas. “Lo que nuestro espíritu, es decir, nuestra alma, es para nuestros miembros, eso mismo es el Espíritu Santo para los miembros de Cristo, para el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia” (San Agustín). (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 159)

  • La santidad de la Iglesia es la fuente de santificación de sus hijos pecadores

La Iglesia es santa porque Dios santísimo es su autor; Cristo se ha entregado a sí mismo por ella, para santificarla y hacerla santificante; el Espíritu Santo la vivifica con la caridad. En la Iglesia se encuentra la plenitud de los medios de salvación. La santidad es la vocación de cada uno de sus miembros y el fin de toda su actividad. Cuenta en su seno con la Virgen María e innumerables santos, como modelos e intercesores. La santidad de la Iglesia es la fuente de la santificación de sus hijos, los cuales, aquí en la tierra, se reconocen todos pecadores, siempre necesitados de conversión y de purificación.(Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 165)

… juzga la idea de Francisco de que Dios no condena nunca

  • ¿En qué consiste el infierno?

Consiste en la condenación eterna de todos aquellos que mueren, por libre elección, en pecado mortal. La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios, en quien únicamente encuentra el hombre la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 212)

… juzga la idea de Francisco de que Jesús es solamente misericordia

  • Acoger la misericordia de Dios supone reconocer las propias culpas

Acoger la misericordia de Dios supone que reconozcamos nuestras culpas, arrepintiéndonos de nuestros pecados. Dios mismo, con su Palabra y su Espíritu, descubre nuestros pecados, sitúa nuestra conciencia en la verdad sobre sí misma y nos concede la esperanza del perdón. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 391)

… juzga la idea de Francisco de que católicos y musulmanes comparten la misma fe

  • Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo

La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo. Esto Dios lo ha realizado ya admirablemente con ocasión de la muerte y resurrección de Cristo: en efecto, del mayor mal moral, la muerte de su Hijo, Dios ha sacado el mayor de los bienes, la glorificación de Cristo y nuestra redención. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 58)

… juzga la idea de familia que tiene Francisco

  • Uniones fuera del matrimonio son ofensa a su dignidad

Las ofensas a la dignidad del matrimonio son las siguientes: el adulterio, el divorcio, la poligamia, el incesto, la unión libre (convivencia, concubinato) y el acto sexual antes o fuera del matrimonio. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 502)

… juzga la idea de Francisco de que las sectas hacen parte de la Iglesia

  • ¿Por qué la Iglesia es una?

La Iglesia es una porque tiene como origen y modelo la unidad de un solo Dios en la Trinidad de las Personas; como fundador y cabeza a Jesucristo, que restablece la unidad de todos los pueblos en un solo cuerpo; como alma al Espíritu Santo que une a todos los fieles en la comunión en Cristo. La Iglesia tiene una sola fe, una sola vida sacramental, una única sucesión apostólica, una común esperanza y la misma caridad. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 161)

… juzga la idea que Francisco tiene sobre el sufrimiento humano

  • El pecado original sometió el hombre al sufrimiento

Como consecuencia del pecado original, la naturaleza humana, aun sin estar totalmente corrompida, se halla herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al poder de la muerte, e inclinada al pecado. Esta inclinación al mal se llama concupiscencia. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 77)

… juzga los criterios para ser obispo que tiene Francisco

  • El obispo gobierna en nombre del mismo Cristo

El obispo, a quien se ha confiado una Iglesia particular, la gobierna con la autoridad de su sagrada potestad propia, ordinaria e inmediata, ejercida en nombre de Cristo, Buen Pastor, en comunión con toda la Iglesia y bajo la guía del sucesor de Pedro. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 187)

  • Medio de colaboración con la Providencia Divina

¿Cómo colabora el hombre con la Providencia Divina?
Dios otorga y pide al hombre, respetando su libertad, que colabore con la Providencia mediante sus acciones, sus oraciones, pero también con sus sufrimientos, suscitando en el hombre “el querer y el obrar según sus misericordiosos designios” (Flp 2, 13). (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 56)

  • Medio de purificación y salvación

Con su pasión y muerte, Jesús da un nuevo sentido al sufrimiento, el cual, unido al de Cristo, puede convertirse en medio de purificación y salvación, para nosotros y para los demás. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 314)

  • Del mayor mal del mundo Dios sacó el mayor de los bienes

Al interrogante, tan doloroso como misterioso, sobre la existencia del mal solamente se puede dar respuesta desde el conjunto de la fe cristiana. Dios no es, en modo alguno, ni directa ni indirectamente, la causa del mal. Él ilumina el misterio del mal en su Hijo Jesucristo, que ha muerto y ha resucitado para vencer el gran mal moral, que es el pecado de los hombres y que es la raíz de los restantes males. […] La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo. Esto Dios lo ha realizado ya admirablemente con ocasión de la muerte y resurrección de Cristo: en efecto, del mayor mal moral, la muerte de su Hijo, Dios ha sacado el mayor de los bienes, la glorificación de Cristo y nuestra redención. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 57-58)

… juzga la idea de Primera Comunión que tiene Francisco

  • El verdadero signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual

La Eucaristía es el sacrificio mismo del cuerpo y de la sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su muerte y resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 271)

… juzga la idea de formación de las conciencias que tiene Francisco

  • La Iglesia transforma la vida moral en un culto espiritual

¿Cómo nutre la Iglesia la vida moral del cristiano?
La Iglesia es la comunidad donde el cristiano acoge la Palabra de Dios y las enseñanzas de la “Ley de Cristo” (Ga 6, 2); recibe la gracia de los sacramentos; se une a la ofrenda eucarística de Cristo, transformando así su vida moral en un culto espiritual; aprende del ejemplo de santidad de la Virgen María y de los santos.
¿Por qué el Magisterio de la Iglesia interviene en el campo moral?
El Magisterio de la Iglesia interviene en el campo moral, porque es su misión predicar la fe que hay que creer y practicar en la vida cotidiana. Esta competencia se extiende también a los preceptos específicos de la ley natural, porque su observancia es necesaria para la salvación. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 429-430)

  • Es necesario esforzarse para corregir la conciencia de sus errores

¿Cómo se forma la conciencia moral para que sea recta y veraz?
La conciencia recta y veraz se forma con la educación, con la asimilación de la Palabra de Dios y las enseñanzas de la Iglesia. Se ve asistida por los dones del Espíritu Santo y ayudada con los consejos de personas prudentes. Además, favorecen mucho la formación moral tanto la oración como el examen de conciencia.
¿Puede la conciencia moral emitir juicios erróneos?
La persona debe obedecer siempre al juicio cierto de la propia conciencia, la cual, sin embargo, puede también emitir juicios erróneos, por causas no siempre exentas de culpabilidad personal. Con todo, no es imputable a la persona el mal cometido por ignorancia involuntaria, aunque siga siendo objetivamente un mal. Es necesario, por tanto, esforzarse para corregir la conciencia moral de sus errores. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 374 y 376) 

… juzga la idea de condenación eterna que que tiene Francisco

  • ¿En qué consiste el infierno?

Consiste en la condenación eterna de todos aquellos que mueren, por libre elección, en pecado mortal. La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios, en quien únicamente encuentra el hombre la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 212)

… juzga la idea de Dios que tiene Francisco:

  • Quien conoce la Iglesia y la niega, no puede salvarse

171. ¿Qué significa la afirmación «fuera de la Iglesia no hay salvación»? (846-848)
La afirmación «fuera de la Iglesia no hay salvación» significa que toda salvación viene de Cristo-Cabeza por medio de la Iglesia, que es su Cuerpo. Por lo tanto no pueden salvarse quienes, conociendo la Iglesia como fundada por Cristo y necesaria para la salvación, no entran y no perseveran en ella. Al mismo tiempo, gracias a Cristo y a su Iglesia, pueden alcanzar la salvación eterna todos aquellos que, sin culpa alguna, ignoran el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan sinceramente a Dios y, bajo el influjo de la gracia, se esfuerzan en cumplir su voluntad, conocida mediante el dictamen de la conciencia. (Catecismo de la Iglesia Católica, Compendio)