12 – El ecumenismo de la sangre

Las más básicas nociones de Catecismo nos enseñan que el llamado “bautismo de sangre” incorpora a la Santa Iglesia a aquel que muere por la fe en Cristo, aunque aún no haya recibido el bautismo sacramental. Francisco, a su vez, habla de un “ecumenismo de la sangre” que uniría católicos, ortodoxos, coptos y luteranos que sufren persecución e, incluso, a veces, ha incluido a musulmanes o ministros de otras religiones. Y así suscita diversas interrogaciones…

No son necesarios muchos estudios para adquirir ciertas nociones básicas sobre el Martirologio Romano, el voluminoso catálogo de los santos y beatos honrados por la Iglesia Católica.

Desde los primeros tiempos del cristianismo, los fieles tuvieron el cuidado de registrar el nombre de aquellos que morían por la fe, bien como la fecha de su martirio, que con razón llamaban el dies natalis, en consideración a su entrada en la vida eterna. De esa manera fueran elaborados diversos martirologios, puesto que cada iglesia particular tenía uno propio. Fue en 1586, en el pontificado de Gregorio XIII, que se hizo la compilación del primer Martirologio Romano, en el cual figuran no sólo los mártires, como el nombre sugiere, sino todos los santos y beatos reconocidos como tales por la autoridad de la Iglesia.

Naturalmente, se trata de una obra que de vez en cuando exige ser actualizada, puesto que siempre hay nuevas canonizaciones y beatificaciones. Y así sucedió a lo largo de los siglos.

En reciente discurso a un patriarca de la iglesia ortodoxa, Francisco hizo mención al “único martirologio de la Iglesia de Dios”, lo cual se podría entender como una manera elogiosa de referirse al conocido Martirologio Romano. Entretanto, considerando sus palabras en el mismo discurso, se concluye que habla de un martirologio muy distinto, quizás una nueva edición aún desconocida del público y enormemente ampliada, puesto que en ella se incluyen ortodoxos, luteranos, pentecostales, anglicanos, coptos…

Además, a todos estos herejes o cismáticos Francisco les atribuye un curioso poder que, a bien decir, es el opuesto de lo que la piedad católica siempre vio en la intercesión de bienaventurados. A San Jerónimo, por ejemplo, rezan los que se dedican a estudiar la Biblia y los traductores, puesto que la gran gloria de ese doctor de la Iglesia fue el estudio y traducción de los textos sagrados. Los médicos recurren a San Lucas, San Cosme y Damián o a San Pantaleón, los cuales en vida ejercieron tal profesión, y los enfermeros a San Juan de Dios, por el mismo motivo. A Santa Marta rezan los hoteleros y a Santa Cecilia los músicos. Hay incluso devociones graciosas, como la que dedican los fotógrafos a Verónica, por el hecho de haber quedado con el rostro de Cristo gravado en su velo, o la que prestan los locutores y operadores de radio a San Gabriel Arcángel, por la gran noticia que transmitió a la Virgen.

Francisco no podía seguir el mismo criterio en su innovado “martirologio”. Así, a los cristianos de otras confesiones, que no vivieron unidos a Cristo en la Iglesia, los alaba como siendo semilla de unión…

Francisco

Papa-Francisco-unidad-de-los-cristianos-2

 

Cita ACita BCita CCita DCita ECita FCita GCita HCita ICita JCita KCita LCita MCita NCita O

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

AutoresComplemento doctrinal

Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)

Fuera de la Iglesia no hay salvación aun para quien derramare su sangre por Cristo

Sínodo de Laodicea (363-364 AD)

Título del spoiler

San Fulgencio de Ruspe

Quien no está en la Iglesia Católica no puede salvarse, aunque vierta su sangre por el nombre de Cristo

San Cipriano de Cartago

La sangre derramada por un cismático no lava ninguna mancha
El suplicio sufrido por un cismático no sería corona, sino castigo de su perfidia
El bautismo de sangre de nada sirve al hereje

San Agustín

No puede tener muerte de mártir quien, como cismático, no tiene vida de cristiano

No pueden presumir de persecución por Cristo quien se rebelan contra su Cuerpo
Si el cismático muere como un sacrílego, ¿cómo puede ser bautizado con su sangre?
A los mártires los hace no la pena, sino la causa
No son mártires los que padecen por la iniquidad y por dividir la unidad cristiana
En el horno donde el mártir es purificado, los herejes son reducidos a cenizas

San Paciano de Barcelona

Un cismático asesinado no tenía comunicación con la Santa Madre Iglesia para poder ser considerado mártir

Benedicto XIV

Aunque el hereje muera por un artículo de la verdadera fe no puede ser mártir

 Complemento doctrinal importante para entender la ignorancia invencible

Santo Tomás de Aquino

El hereje que rechaza un solo artículo de fe no tiene el hábito de la fe

San Agustín

Tienen ignorancia invencible los que fueron engañados por otros, pero buscan diligentemente la verdad

Pío IX

A pesar de la ignorancia invencible, es impío investigar sus límites

Catecismo

La Iglesia tiene el sagrado derecho de evangelizar a los que ignoran el Evangelio

Estudios relacionados

  • 158 – Si nos concentramos en las convicciones que nos unen y recordamos el principio de la jerarquía de verdades, podremos caminar decididamente hacia expresiones comunes de anuncio, de servicio y de testimonio ¡Cuantas cosas podemos aprender unos de otros!

  • 157 – La solidaridad se convierte en un modo de hacer la historia, en un ámbito donde los conflictos pueden alcanzar una unidad pluriforme que engendra nueva vida

  • 146 – Que todos los cristianos ortodoxos de Ucrania vivan en paz y armonía, y que las comunidades católicas del país contribuyan a ello, con el fin de mostrar cada vez más nuestra fraternidad cristiana

  • 143 – Los ortodoxos y los católicos están unidos no sólo por la tradición común de la Iglesia del primer milenio, sino también por la misión de predicar el Evangelio de Cristo en el mundo contemporáneo

  • 142 – La misericordia sobrepasa los confines de la Iglesia y nos relaciona con el judaísmo y el islam, que la consideran uno de los atributos más calificativos de Dios

  • Print Friendly, PDF & Email