27 – Dios ha salvado a un pueblo. Nadie se salva solo, como individuo aislado

¿Qué opinaríamos de un libro de cocina que esconde cuáles son los principales ingredientes de sus recetas y, para colmo, explica de forma confusa los pasos para preparar cada plato? Ahora bien, cualquier manjar terreno, por exquisito que sea, pierde toda su importancia delante de un asunto tan delicado como nuestro destino eterno. Pues bien, al interpretar ciertas palabras del Papa Francisco en su entrevista a Antonio Spadaro, poco menos que algunos han querido reducir esta problemática esencial a un simple axioma que se podría resumir así: “Dime con quien andas y te diré si estás salvado o condenado”. En efecto, si nuestra salvación eterna no depende de lo individual y sí exclusivamente de nuestra pertenencia al pueblo de Dios, es indiferente que nuestras obras sean buenas o malas. Pero si esto es verdad, ¿para qué esforzarse en practicar la virtud y permanecer en el estado de gracia? ¿Nuestro destino eterno no estaría dependiendo más de las comunidades humanas y las dinámicas populares que de nosotros mismos? Para evitar juicios confusos, nunca será excesivo recordar la doctrina católica verdadera sobre la conquista de la eterna bienaventuranza.

Francisco

Cita ACita B

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

 I – La Iglesia Católica es necesaria para la salvación eterna
II – Pero dentro de la Iglesia, cada fiel se salva personalmente por la práctica de los mandamientos, auxiliado por la gracia

I – La Iglesia Católica es necesaria para la salvación eterna

Pío IX

Vivir ajeno a la unidad católica no lleva a la eterna salvación

Catecismo de la Iglesia Católica

La Iglesia es el sacramento universal de salvación

Concilio Vaticano II (XXI Ecuménico)

La Iglesia Católica es la única y verdadera religión, el camino por el que los hombres pueden salvarse
Solamente se puede conseguir la plenitud de los medios salvíficos por medio de la Iglesia Católica de Cristo
La pertenencia a la Iglesia Católica es necesaria para la salvación, pero no su garantía

II – Pero dentro de la Iglesia, cada fiel se salva personalmente por la práctica de los mandamientos, auxiliado por la gracia

Concilio Vaticano II (XXI Ecuménico)

La salvación eterna depende de la fidelidad al bautismo y a los mandamientos
Auxiliado por la gracia, cada cual rendirá cuenta de su vida ante el tribunal de Dios

Santo Tomás de Aquino

Para practicar el bien el hombre necesita el auxilio divino
El hombre necesita el auxilio de la gracia para amar a Dios

Catecismo de la Iglesia Católica

El destino eterno se define en función de la vida de la persona

La salvación eterna es incompatible con el pecado mortal

Juan Pablo II

Cada uno es responsable por sus obras y por su salvación

Benedicto XVI

La esperanza en la vida eterna no puede ser considerada de forma individualista pero tiene un sentido personal

Estudios relacionados

  • 152 – La Iglesia Católica en repetidas ocasiones ha servido de mediadora en favor de la solución de problemas que afectan a la paz, la concordia, la tierra, la defensa de la vida, los derechos humanos y ciudadanos

  • 150 – En la Iglesia es necesaria una unidad de doctrina y de praxis, pero ello no impide que subsistan diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas consecuencias que se derivan de ella

  • 140 – ¿Amamos a la Iglesia sabiendo incluso comprender sus defectos? La Iglesia también tiene defectos

  • 138 – La Iglesia es mujer. La mujer, en la Iglesia, es más importante que los obispos y los sacerdotes

  • 115 – Los Padres reunidos en el Concilio habían percibido la exigencia de hablar de Dios a los hombres de su tiempo en un modo más comprensible. Había llegado el tiempo de anunciar el Evangelio de un modo nuevo

  • Print Friendly, PDF & Email