52 – Dios está en la vida de toda persona

San Pablo enseña que las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada no son suficientes para separarnos de Dios (Cf. Rm 8, 35). Ahora bien, ¿se podría decir lo mismo de los vicios, la droga o cualquier otra cosa sin distinción? ¿Tampoco pueden extirpar la presencia de Dios en nosotros? Pregunta análoga se podría formular si esto nos lo propusieran como certeza dogmática… Y las preguntas se comienzan a multiplicar. Porque no queda claro si Dios habita de la misma manera el alma de un buen cristiano que practica los mandamientos, aunque con dificultad y sufrimiento y hasta caídas, que en la de un pecador que no busca a Dios y además lo desprecia viviendo de forma escandalosa.

La verdad es que este tema tiene muchos matices y no puede ser, de ninguna manera, tratado con ligereza. Una certeza dogmática, desde luego, no admite ambigüedades o lagunas a la hora de ser transmitida. Gracias a Dios, la teología católica nos aclara cuáles y cómo son las presencias de Dios en nuestras vidas.

Francisco

Papa_Spadaro

Cita ACita B

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

Autores

Santo Tomás de Aquino

Dios está en todos, pero no del mismo modo

San Agustín

¿Dios está en la vida de todos?
Dios no habita en todos. Por causa del pecado el pecador se aleja de Dios

Concilio de Trento

¿Quienes son los domésticos de Dios?
Dios tiene amigos e enemigos
Quien ama a Dios guarda su palabra e sus mandamientos
Pecador, igual a: “hijos de ira”

Juan XXIII

Amigos de Dios por la gracia sobrenatural

Catecismo de la Iglesia Católica

Si no amamos a Dios no podemos estar unidos a Él

Benedicto XVI

Hay quienes se colocan lejos de Dios

Descubre otra innovación:  

¿La Comunión ya no es recibir el cuerpo y la sangre de Jesucristo?

Print Friendly, PDF & Email