63 – Debemos escuchar los latidos de este tiempo y percibir el “olor” de los hombres de hoy. Escuchar el clamor del pueblo hasta respirar en él la voluntad a la que Dios nos llama

No es novedad que los textos del Concilio Vaticano II se manipulen con los fines más variados, y por eso es necesario leerlos dentro de su contexto y a la luz de un magisterio que comenzó a guiar la humanidad hace casi 2000 años.

Uno de los documentos que más ha sufrido tergiversaciones es la Constitución Pastoral Gaudium et Spes, de la cual no es raro encontrar ciertos enunciados entresacados para justificar las más variadas posiciones. Leamos esta idea: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” (Gaudium et Spes, n. 1). Con esas palabras, el documento conciliar presenta el papel de la Iglesia como Madre compasiva que educa a sus hijos en el auténtico amor a Dios y al prójimo. Todo lo que esté a su alcance para aliviar los sufrimientos de los hombres, Ella lo hace con solicitud y sabiduría.

Entre las “tristezas y angustias” que azotan el corazón humano está la sed de verdad, el deseo de salir del mar de las incertidumbres y reposar el espíritu en la certeza. Al sanar esta carencia la Iglesia, además de Madre, se hace Maestra de los pueblos puesto que ha “recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos” (ibídem). Eso es lo que hace la Iglesia sentirse “íntima y realmente solidaria del género humano y de su historia” (ibídem), concluyen los padres conciliares. Sin embargo, a partir de esta afirmación, leída a secas, pueden sacarse otras interpretaciones. El objetivo de esta entrada es leer el citado pensamiento a la luz del Magisterio.

Francisco

Cita ACita B

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – La Iglesia tiene la misión de indicar a los hombres la voluntad de Dios
II – El hombre debilitado por el pecado original con frecuencia se engaña en las verdades tocantes a Dios
III – Los que son del mundo escuchan el lenguaje del mundo
IV – Los buenos reconocen la voz del Señor

I – La Iglesia tiene la misión de indicar a los hombres la voluntad de Dios

Sagradas Escrituras

Proclamar la Palabra de Dios con ocasión o sin ella
Él mediador entre Dios y los hombres debe enseñar el camino a seguir

Benedicto XVI

La voz del Señor resuena en la predicación de los Apóstoles y de sus sucesores

Concilio Vaticano II

Los obispos están dotados de la autoridad de Cristo para enseñar al pueblo y apartarlo del error

Código de Derecho Canónico

La Iglesia tiene el deber y el derecho de predicar la fe y proclamar los principios morales

León XIII

Cristo constituyó el Magisterio de la Iglesia para conservar los hombres en la verdad

Catecismo de la Iglesia Católica

El Magisterio protege al pueblo de las desviaciones y fallos y le garantiza profesar la fe sin error

Juan Pablo II

Todo bautizado tiene derecho de recibir de la Iglesia la enseñanza y la formación cristiana

Juan Pablo I

Cabe a los obispos el desafío de la evangelización plena de los bautizados

Juan Pablo II

Que los fieles escuchen con claridad cada vez mayor la buena nueva de Jesucristo
Responsables por infundir claridad en una época de confusión
El obispo necesita valentía para anunciar y defender la sana doctrina
La doctrina moral cristiana debe constituir uno de los principales ámbitos de la vigilancia pastoral de los obispos
Cabe al Papa vigilar para que la verdadera voz de Cristo se escuche en toda la Iglesia
Los pastores son la voz de Cristo que llama a la fidelidad a la ley de Dios
Ninguna otra tarea exime el obispo de evangelizar
La voz del Maestro se escucha en la formación cristiana permanente

Benedicto XVI

El predicador debe anunciar la voluntad de Dios en su totalidad, incluso cuándo es incómoda
Dios habla con los hombres a través de una estructura de misiones que comienza con Jesús, pasa por los Apóstoles y prosigue en el ministerio eclesiástico

Pío XII

El verdadero discípulo de Cristo es baluarte espiritual de los que se hallan tentados a ceder frente al mal
Ninguna empresa es más noble y urgente que dar a conocer las riquezas de Cristo a los que están cegados por el error

Juan Pablo II

El obispo debe velar por la santidad de los ministros y fieles

II – El hombre debilitado por el pecado original con frecuencia se engaña en las verdades tocantes a Dios

Congregación para la Doctrina de la Fe

No todas las ideas que circulan en el pueblo de Dios son coherentes con la fe

Pío XII

Para conocer sin ningún error la verdad es necesaria la revelación divina

Pío X

Solo la doctrina cristiana puede iluminar la razón y rectificar la voluntad del hombre corrompido por el pecado

Pío XI

El mundo enfermo necesita el sostén y la dirección de una auténtica cristiandad

La decadencia del mundo es consecuencia del haber rechazado la verdad difundida por la Iglesia

León XIII

Compete a la Iglesia ordenar la sociedad humana
Al evangelizar las naciones, la Iglesia restauró la originaria dignidad de la naturaleza humana

Pablo VI

La finalidad de la evangelización es el cambio interior del hombre y la transformación de su vida según el Evangelio

III – Los que son del mundo escuchan el lenguaje del mundo

Sagradas Escrituras

El mundo no escucha a los que son de Dios
El mundo pasa, pero el que cumple la voluntad de Dios permanece eternamente
Quién desea hacer la voluntad de Dios no puede tomar el mundo como modelo
La palabra se Cristo nos juzgará en el último día

Santo Tomás de Aquino

Quien predica la verdad siempre es importuno para los malos

Benedicto XVI

La sabiduría de Dios a menudo se presenta como escándalo a los ojos del mundo

San Ireneo

Los Apóstoles no buscaron agradar a los hombres, sino manifestar la verdad

Concilio Vaticano II

Los presbíteros deben vivir en el mundo, pero no conformarse con él

León XIII

La sabiduría humana no tiene calor ni fuerza para mover las almas en lo tocante a la religión

Catecismo Romano

La predicación de la verdad revelada nunca fue tan necesaria cuanto en el mundo actual, en que abundan los maestros del error y falsos profetas

León XIII

El que calla ante los que oprimen a la verdad injuria a Dios y favorece a los malos

IV – Los buenos reconocen la voz del Señor

Sagradas Escrituras

Las ovejas de Cristo reconocen su voz
Los buenos escuchan la voz de Jesús

Concilio Vaticano II

Por medio de la Revelación, Dios habla a los hombres como amigos

San Agustín

Las ovejas de Cristo oyen la voz del Buen Pastor, no la de los malos

Descubre otra innovación:  

homilia16042015-640x372¿La Virgen María sería capaz de rebelarse contra Dios?