86 – Cuando tengo delante a un clerical me vuelvo anticlerical de golpe. El clericalismo no debería tener nada que ver con el cristianismo

Al instituir ministros ordenados en su Iglesia Nuestro Señor Jesucristo inauguraba “la más elevada dignidad entre todas las jerarquías de la tierra”, una nueva categoría de hombres llamados a actuar in persona de Él mismo y a dispensar los tesoros de la redención a la humanidad pecadora, como auténticos mediadores entre el cielo y este mundo. Estos varones elegidos por el mismo Cristo son participantes de la autoridad con que Él forma, santifica y rige su Cuerpo Místico, y su dignidad es incluso mayor que la de los ángeles.

El pueblo cristiano dedica desde siempre al presbítero una admiración entrañada por el simple hecho de ser quién es, por presentar a Dios sus intenciones y obtener de Él el auxilio que necesita. Nadie ignora que el sacerdote como todo mortal tiene también sus defectos, pero este religioso reconocimiento no puede estar ausente de los cristianos bien intencionados.

Los términos “clericalismo” y “anticlericalismo” utilizados por el Papa Francisco para externar su aprecio por la clase sacerdotal no son recientes. Fueron normalmente empleados por partidarios de diferentes corrientes, en su mayoría enemigos convencidos de la religión. Aquí los utilizamos del modo más genuino posible, sin las manchas que les añadieron los antiguos políticos conservadores o liberales, estos últimos siempre dispuestos a burlarse de la clase sacerdotal y posicionarse públicamente en contra ella. Mucho más importante que esto es entender el sacerdocio en conformidad a la enseñanza de la Santa Madre Iglesia, que no puede aprobar las teorías que minimizan la grandeza del ministerio ordenado, una de las mayores glorias del catolicismo y verdadero honor del género humano.

En lo que se refiere a las intenciones del Papa Francisco al declarase anticlerical y etiquetar de la misma forma el Apóstol Pablo ―¡imaginemos su sorpresa al enterarse de eso desde lo más alto de los cielos!― es difícil descubrirlas con exactitud y, más todavía, interpretar sus palabras como amablemente clericales. Lo que es seguro es que es un poco optimista querer que quien escucha pueda encontrarles fácilmente un sentido benévolo. Si realmente lo tuviera, se agradecería más claridad.

Para ayudar nuestros lectores ofrecemos a continuación un estudio que puede arrojar luz sobre la inquietud provocadas por estas declaraciones en las personas de fe sincera: la doctrina católica más autorizada en la que podemos creer sin temor ni dudas y que nos llevará a reafirmar nuestro clericalismo, como seguidores fieles que queremos ser de Cristo, el verdadero y sumo Sacerdote.

Francisco

tumblr_n28bf9PnxB1rf9hn3o1_1280
Cita ACita BCita C

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores
I – Ser clerical no es más que reconocer en la Iglesia dos categorías de personas: los pastores y la grey
II – Hombres que actúan in persona Christi Capitis
III – ¿Qué debe el católico al sacerdote?
IV – Los fieles deben honrar los sacerdotes en razón de su insigne dignidad
V – El anticlericalismo tiene por objetivo la destrucción de la Iglesia

I – Ser clerical no es más que reconocer en la Iglesia dos categorías de personas: los pastores y la grey

Concilio Vaticano I

A los clérigos es dado el poder que viene de Dios: santificar, enseñar y gobernar
Condena a los que afirman que la Iglesia es una sociedad de iguales

Pío X

Categorías distintas: los pastores y el rebaño

Juan Pablo II

Ministerio de apacentar la grey de Dios

Pío XII

Los fieles participan en el sacrificio eucarístico pero no gozan de la potestad sacerdotal
Sólo ellos son los señalados con el carácter indeleble que los asemeja al sacerdocio de Cristo

Concilio Vaticano II

Elegidos para ofrecer el sacrificio, perdonar los pecados y desempeñar públicamente la función sacerdotal

II – Hombres que actúan in persona Christi Capitis

Pío X

Función ejercida no en nombre propio, sino en nombre de Jesucristo

Pío XII

El sacerdote presta a Cristo su lengua y le alarga la mano
Instrumento del Redentor Divino para continuar su obra
El Redentor quiso que la vida sacerdotal por Él iniciada en su cuerpo mortal no cesase en su Cuerpo Místico

Concilio Vaticano II

Participantes de la autoridad con que Cristo forma, santifica y rige su Cuerpo

Juan Pablo II

El que posee la autoridad profética de Cristo y de la Iglesia

Benedicto XVI

El sacerdote hace lo que ningún ser humano puede hacer por sí mismo
Dios se vale de un hombre para estar, a través de él, presente entre los hombres
Actuación no en nombre de un ausente, sino en la Persona de Cristo resucitado

Pío XII

Sellado con un carácter indeleble, el sacerdote es casi una imagen viva del Salvador

Pío X

El que tiene al Señor por parte suya

III – ¿Qué debe el católico al sacerdote?

Pío XII

Desde la cuna hasta el sepulcro el sacerdote está al lado de los fieles

Pío X

El sacerdote es quien puede abrir y cerrar el cielo a los demás
Sacerdotes, responsables por ganar el espíritu de los hombres para Cristo

Benedicto XVI

El sacerdote lleva Dios al mundo

Pío XII

Apóstoles de la paz, de la gracia y del perdón
Pregoneros infatigables de la buena nueva

Juan Pablo II           

Ministro que conduce los creyentes al conocimiento del misterio de Dios

Benedicto XVI

Sacado del mundo y entregado a Dios
Puente que enlaza al hombre con la verdadera vida

Pío XII

Representantes de Jesucristo ante el pueblo y representantes del pueblo ante Dios
Mediador oficial entre la humanidad y Dios

San Alfonso María de Ligorio

Público embajador de toda la Iglesia
Dispensadores de la divina gracia, puertas y porteros del cielo

IV – Los fieles deben honrar los sacerdotes en razón de su insigne dignidad

Santa Catalina de Siena

La reverencia a los sacerdotes se debe a la autoridad que Jesús les ha dado
“Ellos son mis ungidos, y los llamo mis Cristos”

Catecismo Romano

Portadores del poder de Dios, en cuyo nombre comunican la ley y los misterios de vida

Concilio Vaticano II

Los católicos han de profesar un amor filial a los presbíteros

San Juan Crisóstomo

Ministerio que tiene la clase de las cosas celestiales
Ornados con un principado más excelso

San Alfonso María de Ligorio

La más elevada dignidad entre todas las jerarquías de la tierra

Pío XII

Poderes estables y perpetuos
Dignidad que ni siquiera las flaquezas pueden empañar

Catecismo Mayor de San Pío X

Potestad sobre el Cuerpo real y el Cuerpo Místico de Cristo

Pío XII

Poder admirable sobre el Cuerpo de Jesucristo
Órganos del desarrollo del Cuerpo Místico

Juan Pablo II

Indispensables en el cumplimiento de la misión de la Iglesia

Benedicto XVI

V – El anticlericalismo tiene por objetivo la destrucción de la Iglesia

Pío XII

Los enemigos de la Iglesia asestan sus golpes contra el clero

León XIII

La auténtica declaración de los escritores masones es demoler el clericalismo

Juan XXIII

Cuando se trata de destruir la religión, se comienza atacando al sacerdote

Descubre otra innovación:  

¿Se puede equiparar la catequesis con el yoga o la meditación zen?

 

Print Friendly, PDF & Email