Concilio de Vienne (XV Ecuménico)…

… juzga la idea de Francisco de que católicos y musulmanes comparten la misma fe

  • Permitir la invocación pública del nombre de Mahoma es una vergüenza y disgusta a la majestad divina

Es un insulto para el nombre santo y una vergüenza para la fe cristiana que en ciertas partes del mundo sujeto a los príncipes cristianos, donde viven los sarracenos, a veces separados, a veces mezclados con los cristianos, el sacerdote sarraceno comúnmente llamado Zabazala, en sus templos o mezquitas, (en los que los sarracenos se reúnen para adorar al infiel Mahoma), en voz alta invocan y alaban su nombre cada día a ciertas horas de un lugar alto, en la audiencia de cristianos y sarracenos y hacen declaraciones públicas en su honor. Hay un lugar, por otra parte, donde una vez fue enterrado un sarraceno que algunos sarracenos veneran como un santo. Un gran número de sarracenos venidos de lejos y de cerca se congregan allí. Esto trae descrédito de nuestra fe y causa de gran escándalo a los fieles. Estas prácticas no se pueden tolerar más sin disgustar a la majestad divina. Por lo tanto, con lo sagrado de la aprobación del Consejo, prohíben estrictamente estas prácticas a partir de ahora en tierras cristianas. […] [Ordenamos a los príncipes católicos] a eliminar este delito por completo de sus territorios y velar por que sus súbditos se retiren, para que así puedan alcanzar la recompensa de la felicidad eterna. Se trata de prohibir expresamente la invocación pública del nombre sacrílego de Mahoma. (Concilio de Vienne. Decreto, 13 de enero de 1313)

Print Friendly, PDF & Email