Comisión Teológica Internacional…

… juzga la idea de Francisco de que se puede interpretar la verdad en contra del Magisterio infalible

  • La inculturación no puede dar ocasión al sincretismo. El Evangelio transciende a todas las culturas humanas

Sin embargo, no podemos olvidar la transcendencia del Evangelio con respecto a todas las culturas humanas en las que la fe cristiana tiene vocación de enraizarse y de desarrollarse según todas sus virtualidades. En efecto, por grande que deba ser el respeto por lo que es verdadero y santo en la herencia cultural de un pueblo, sin embargo esta actitud no pide que se preste un carácter absoluto a esta herencia cultural. Nadie puede olvidar que, desde los orígenes, el evangelio ha sido “escándalo para los judíos y locura para los gentiles” (1 Cor 1, 23). La inculturación que toma el camino del diálogo entre las religiones, no podría, en modo alguno, dar ocasión al sincretismo. (Comisión Teológica Internacional. La fe y la inculturación, n. 14, diciembre de 1987)

…juzga la idea de Francisco de afirmaciones rígidas dentro de la moral familiar

  • La Iglesia no se reconoce ningún derecho para disolver un matrimonio

Esta visión cristológica del matrimonio cristiano permite, además, comprender por qué la Iglesia no se reconoce ningún derecho para disolver un matrimonio ratum et consummatum, es decir, un matrimonio sacramentalmente contraído en la Iglesia y ratificado por los esposos mismos en su carne. En efecto, la total comunión de vida que, humanamente hablando, define la conyugalidad, evoca a su manera, el realismo de la Encarnación en la que el Hijo de Dios se hizo uno con la humanidad en la carne. Comprometiéndose el uno con el otro en la entrega sin reserva de ellos mismos, los esposos expresan su paso efectivo a la vida conyugal en la que el amor llega a ser una coparticipación de sí mismo con el otro, lo más absoluta posible. Entran así en la conducta humana de la que Cristo ha recordado el carácter irrevocable y de la que ha hecho una imagen reveladora de su propio misterio. La Iglesia, pues, nada puede sobre la realidad de una unión conyugal que ha pasado al poder de aquel de quien ella debe anunciar y no disolver el misterio. (Comisión Teológica Internacional. Doctrina Católica sobre el Matrimonio, n. 13, 1977)


… juzga la idea de Francisco de renunciar a la propia cultura en beneficio de los refugiados

  • Por grande que sea el respeto debido a la herencia cultural de un pueblo no se puede olvidar que el evangelio transciende a todas las culturas humanas

Sin embargo, no podemos olvidar la transcendencia del evangelio con respecto a todas las culturas humanas en las que la fe cristiana tiene vocación de enraizarse y de desarrollarse según todas sus virtualidades. En efecto, por grande que deba ser el respeto por lo que es verdadero y santo en la herencia cultural de un pueblo, sin embargo esta actitud no pide que se preste un carácter absoluto a esta herencia cultural. Nadie puede olvidar que, desde los orígenes, el evangelio ha sido “escándalo para los judíos y locura para los gentiles” (1 Cor 1, 23). La inculturación que toma el camino del diálogo entre las religiones, no podría, en modo alguno, dar ocasión al sincretismo. (Comisión Teológica Internacional. La fe y la inculturación, n. 14, diciembre de 1987)

… juzga la idea de ecumenismo que tiene Francisco

  • La nueva justicia anunciada por Cristo es imitación del Padre celestial

Jesús predicó e inició realmente en su persona y en su obra este nuevo y último reino de Dios. Exige de sus discípulos metanoia y les anuncia la nueva justicia con la que imiten al Padre celestial (cf. Mt 5, 48; Lc 6, 36) (Comisión Teológica Internacional. Dignidad y derechos de la persona humana, Texto de las Tesis aprobadas in forma specifica, n. 2.1, 1983)

… juzga la idea que tiene Francisco sobre la culpa de la Iglesia del cisma anglicano

  • Las comunidades nacidas de la Reforma del siglo XVI han negado el lazo entre la Escritura y la Tradición de la Iglesia. La proclamación de la “sola Escritura” arrastró el oscurecimiento de la antigua noción de la Iglesia y su sacerdocio

Las comunidades nacidas de la Reforma del siglo XVI se diferencian ente ellas a tal punto que la descripción de sus relaciones con la Iglesia Católica debe ser matizada según cada caso particular. Sin embargo, se delinean algunas líneas generales comunes. El movimiento general de la Reforma ha negado el lazo entre la Escritura y la Tradición de la Iglesia en favor de la normatividad de la sola Escritura. Aun si más tarde hay diversos modos de referencia a la Tradición, no se le reconoce, sin embargo, la misma dignidad que le reconoció la Iglesia antigua. Siendo el sacramento del orden la expresión sacramental indispensable de la comunión en la Tradición, la proclamación de la “sola Escritura” arrastró el oscurecimiento de la antigua noción de la Iglesia y su sacerdocio.(Comisión Teológica International. La Apostolicidad de la Iglesia y a sucesión Apostólica, Documento del grupo de trabajo sobre los ministerios aprobado in forma generica por la Comisión teológica internacional, 1973)

… juzga la idea de Francisco de que el Corán es un libro de paz

  • Preocupante fenómeno de la “violencia religiosa”, no privado de significativas conexiones políticas de subversión étnica y de estrategia terrorista

Podemos comprender el asombro de los cristianos al ver que se les es atribuida una vocación religiosa hacia la violencia delante los fieles de otras religiones o también los propagandistas de la crítica a la religión: sobre todo si consideramos que, en muchas partes del mundo, los cristianos son maltratados con la intimidación y la violencia, simplemente por su pertenencia a la comunidad cristiana. En las mismas sociedades democráticas y laicas, el vínculo con la pertenencia cristiana fue, muchas veces, apuntado como una amenaza a la paz social y a la libre confrontación cultural, aun cuando las argumentaciones presentadas, en apoyo a las opiniones que se refieren a la esfera pública, apelan para recursos de la racionalidad común.
Es cierto que no puede negar el reencender, en escala mundial, del preocupante fenómeno de la “violencia religiosa”, no privado de significativas conexiones políticas de subversión étnica y de estrategia terrorista. (Comisión Teológica Internacional. Dios Trinidad, unidad de los hombres, n. 6-7, 6 de diciembre de 2013)

… juzga la idea de Francisco de que la buena voluntad suple la Teología

  • El diálogo entre las religiones no puede ocasionar el sincretismo

Sin embargo, no podemos olvidar la transcendencia del evangelio con respecto a todas las culturas humanas en las que la fe cristiana tiene vocación de enraizarse y de desarrollarse según todas sus virtualidades. En efecto, por grande que deba ser el respeto por lo que es verdadero y santo en la herencia cultural de un pueblo, sin embargo esta actitud no pide que se preste un carácter absoluto a esta herencia cultural. Nadie puede olvidar que, desde los orígenes, el evangelio ha sido “escándalo para los judíos y locura para los gentiles” (1 Cor 1, 23). La inculturación que toma el camino del diálogo entre las religiones, no podría, en modo alguno, dar ocasión al sincretismo. (Comisión Teológica Internacional. La fe y la inculturación, n. 14, diciembre de 1987)

… juzga la idea de familia que tiene Francisco

  • El dinamismo hacia la procreación está intrínsecamente ligado a la inclinación natural que hay en el varón hacia la mujer

El dinamismo hacia la procreación está intrínsecamente ligado a la inclinación natural que hay en el varón hacia la mujer y de la mujer hacia el varón, dato universalmente reconocido en todas las sociedades. Lo mismo se puede decir de la inclinación a cuidar a los niños y educarles. Estas inclinaciones conllevan que la estabilidad de la pareja del hombre y la mujer, así como su mutua fidelidad, son ya valores a los que se debe aspirar, aunque solo se pueden desarrollar plenamente en el orden espiritual de la comunión interpersonal. (Comisión Teológica Internacional. En busca de una ética universal: nueva perspectiva sobre la ley natural, n. 49, 20 de mayo de 2009)

… juzga la idea de Francisco de que las sectas hacen parte de la Iglesia

  • Jesús confió a su única Iglesia todos los bienes de la Nueva Alianza

En primer lugar, conviene decir una palabra de “la misma plenitud de gracia y de verdad que ha sido confiada a la Iglesia Católica”. Esto se deduce rectamente, porque “creemos, en efecto, que el Señor ha encomendado al único colegio apostólico, que preside Pedro, todos los bienes de la Nueva Alianza para constituir un único cuerpo de Cristo en la tierra, al que deben incorporarse plenamente los que ya pertenecen, de alguna manera, al pueblo de Dio”. (Comisión Teológica Internacional. Temas selectos de eclesiología, cap. 9, n. 2, 7 de octubre de 1985)

… juzga la idea de posibilidad de ruptura del vínculo matrimonial que tiene Francisco

  • La Iglesia nada puede sobre la realidad de la unión conyugal que evoca el realismo de la Encarnación

Por qué la Iglesia no puede disolver un matrimonio “ratum et consummatum”
Esta visión cristológica del matrimonio cristiano permite, además, comprender por qué la Iglesia no se reconoce ningún derecho para disolver un matrimonio ratum et consummatum, es decir, un matrimonio sacramentalmente contraído en la Iglesia y ratificado por los esposos mismos en su carne. En efecto, la total comunión de vida que, humanamente hablando, define la conyugalidad, evoca a su manera, el realismo de la Encarnación en la que el Hijo de Dios se hizo uno con la humanidad en la carne. Comprometiéndose el uno con el otro en la entrega sin reserva de ellos mismos, los esposos expresan su paso efectivo a la vida conyugal en la que el amor llega a ser una coparticipación de sí mismo con el otro, lo más absoluta posible. Entran así en la conducta humana de la que Cristo ha recordado el carácter irrevocable y de la que ha hecho una imagen reveladora de su propio misterio. La Iglesia, pues, nada puede sobre la realidad de una unión conyugal que ha pasado al poder de aquel de quien ella debe anunciar y no disolver el misterio. (Comisión Teológica Internacional. Doctrina Católica sobre el Matrimonio, n. 13, 1977)

… juzga la idea que Francisco tiene sobre el sufrimiento humano

  • La cruz es una liturgia de obediencia

El sacrificio de Jesús en la cruz no sólo fue passio, sino también actio. El último aspecto, la ofrenda voluntaria de sí al Padre, con su contenido pneumático, es el aspecto más importante de esta muerte. El drama no es un conflicto entre el sino y el individuo. Al contrario, la cruz es una liturgia de obediencia que manifiesta la unidad entre el Padre y el Hijo en el Espíritu eterno. (Comisión Teológica Internacional. Cuestiones Selectas sobre Dios Redentor, 1994)

… juzga la idea de divorciados para padrinos que tiene Francisco

  • Cambiar la doctrina de la Iglesia sería transformarla en contrasigno y contratestigo de Cristo

Al admitir a los divorciados vueltos a casar a la Eucaristía, la Iglesia dejaría creer a tales parejas que pueden, en el plano de los signos, entrar en comunión con aquel cuyo misterio conyugal en el plano de la realidad ellos no reconocen. Hacer esto sería, además, por parte de la Iglesia declararse de acuerdo con bautizados, en el momento en que entran o permanecen en una contradicción objetiva evidente con la vida, el pensamiento y el mismo ser del Señor como Esposo de la Iglesia. Si ésta pudiese dar el sacramento de la unidad a aquellos y aquellas que en un punto esencial del misterio de Cristo han roto con él, no sería la Iglesia ya ni el signo ni el testigo de Cristo, sino más bien su contrasigno y contratestigo. (Comisión Teológica Internacional. Doctrina Católica sobre el matrimonio, B, n. 12, 1977)

… juzga el hecho de Francisco no haberse ofendido con la Cruz en forma de símbolo comunista

  • Los presupuestos filosóficos de la antropología marxista son erróneos

No es raro que contengan elementos ideológicos, explícitos o implícitos, fundados sobre presupuestos filosóficos sometidos a discusión o sobre una concepción antropológica errónea. Éste es el caso, por ejemplo, para una parte importante de los análisis inspirados en el marxismo y el leninismo. Si se recurre a este género de teorías y de análisis, debemos darnos cuenta de que no adquieren suplemento alguno de certeza por el hecho de que la teología los introduzca en la trama de sus exposiciones. La teología debe, sin duda alguna, reconocer más bien el pluralismo de las interpretaciones científicas de la realidad social y recordar que no está obligatoriamente unida a ninguno de los análisis sociológicos concretos. (Comisión Teológica Internacional, “Promoción humana y salvación cristiana”, 1976)

… juzga la idea de hacer teología que tiene Francisco

  • Conocer a Dios es el esfuerzo de la tarea teológica

El objeto de la teología es el Dios vivo, y la vida del teólogo no puede dejar de verse afectada por el esfuerzo sostenido de conocer al Dios viviente. El teólogo no puede excluir de su propia vida el esfuerzo por comprender toda la realidad en referencia a Dios. La obediencia a la verdad purifica el alma (cf. 1 Pe 1,22), y «la sabiduría que viene de lo alto es, en primer lugar, intachable, y además es apacible, comprensiva, conciliadora, llena de misericordia y buenos frutos, imparcial y sincera» (Sant 3,17). Se deduce que la labor de la teología debería purificar la mente y el corazón del teólogo. (Comisión Teológica Internacional. La Teología Hoy: perspectivas, principios y criterios, n. 93, 29 de Noviembre de 2011)

  • El lugar de la teología es dentro de la Iglesia

El auténtico lugar de la teología está dentro de la Iglesia, que ha sido reunida por la Palabra de Dios. La eclesialidad de la teología es un aspecto constitutivo de la tarea teológica porque la teología se basa en la fe, y la fe es a la vez personal y eclesial. La revelación de Dios se dirige a la convocatoria y a la renovación del pueblo de Dios, y por medio de la Iglesia los teólogos reciben el objeto de su investigación. (Comisión Teológica Internacional. La Teología Hoy: perspectivas, principios y criterios, n. 20, 29 de Noviembre de 2011)

  • No existe verdadera teología sin buscar la santidad

Al intentar alcanzar la sabiduría verdadera en su estudio del Misterio de Dios, la teología reconoce la prioridad absoluta de Dios; busca, no poseer sino ser poseída por Dios. Debe por tanto estar atenta a lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias por medio del «conocimiento de los santos». La teología implica un esfuerzo por la santidad y una conciencia a un mas profunda de la trascendencia del Misterio de Dios. (Comisión Teológica Internacional. La Teología Hoy: perspectivas, principios y criterios, n. 99, 29 de Noviembre de 2011)

… juzga la idea de que el Papa no debe juzgar que tiene Francisco

  • El dinamismo hacia la procreación está intrínsecamente ligado a la inclinación natural que hay en el varón hacia la mujer

El bien de la especie aparece como una de las aspiraciones fundamentales que hay en la persona. Tomamos conciencia de nuestra limitación cuando determinadas perspectivas, como el cambio climático avivan nuestro sentido de la responsabilidad ante el planeta en cuanto tal y de la especie humana en particular. Esta apertura a un cierto bien común de la especie anuncia ya algunas aspiraciones propias del hombre. El dinamismo hacia la procreación está intrínsecamente ligado a la inclinación natural que hay en el varón hacia la mujer y de la mujer hacia el varón, dato universalmente reconocido en todas las sociedades. Lo mismo se puede decir de la inclinación a cuidar a los niños y educarles. Estas inclinaciones conllevan que la estabilidad de la pareja del hombre y la mujer, así como su mutua fidelidad, son ya valores a los que se debe aspirar, aunque solo se pueden desarrollar plenamente en el orden espiritual de la comunión interpersonal. (Comisión Teológica Internacional. En busca de una ética universal: nueva perspectiva sobre la ley natural, n. 49)

… juzga las relaciones de Francisco con mujeres “ordenadas” de las iglesias cristianas

  • El diálogo entre las religiones no puede dar lugar al sincretismo

Sin embargo, no podemos olvidar la transcendencia del evangelio con respecto a todas las culturas humanas en las que la fe cristiana tiene vocación de enraizarse y de desarrollarse según todas sus virtualidades. En efecto, por grande que deba ser el respeto por lo que es verdadero y santo en la herencia cultural de un pueblo, sin embargo esta actitud no pide que se preste un carácter absoluto a esta herencia cultural. Nadie puede olvidar que, desde los orígenes, el evangelio ha sido «escándalo para los judíos y locura para los gentiles» (1 Cor 1, 23). La inculturación que toma el camino del diálogo entre las religiones, no podría, en modo alguno, dar ocasión al sincretismo. (Comisión Teológica Internacional. La fe y la inculturación, n. 14, diciembre de 1987)

… juzga la idea de condenación eterna que que tiene Francisco

  • La Iglesia cree que existe un estado de condenación definitiva

La Iglesia cree que existe un estado de condenación definitiva para los que mueren cargados con pecado grave. Se debe evitar completamente entender el estado de purificación para el encuentro con Dios, de modo demasiado semejante con el de condenación, como si la diferencia entre ambos consistiera solamente en que uno sería eterno y el otro temporal; la purificación posmortal es “del todo diversa del castigo de los condenados”. (Comisión Teológica Internacional. Algunas Cuestiones Actuales de Escatología. Texto del documento aprobado in forma specifica por la Comisión Teológica Internacional en 1990, n. 8, 2)