83 – Comenzamos este camino: Obispo y pueblo. Antes que el Obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para el que Señor me bendiga

“Desde tu morada riegas los montes, y la tierra se sacia de tu acción fecunda” (Sal 104, 13). Esta simple realidad material presentada por el texto sagrado, de las lluvias que irrigan las montañas de las cuales manan las fuentes y ríos que irán fecundar la tierra, fue elegida por el Doctor Angélico para su lección inaugural en la Universidad de París. Con su habitual vuelo de águila, de ella Santo Tomás saca una importante ley del orden espiritual: “El Rey y Señor de los cielos, estableció desde la eternidad la siguiente norma: que sus dones llegasen a las criaturas inferiores a través de otras intermedias” (Principium Rigans montes, prólogo).

De hecho, Dios estableció en la creación una cascada de mediadores, y le gusta conceder sus gracias a través de ellos. Lo comprobamos en la propia Escritura, por ejemplo, en las innumerables veces en que Moisés intercede por el pueblo elegido, librándolo de castigos y hasta del exterminio, y alcanzándole el perdón divino; o en la insuperable oración sacerdotal de Jesús, cuando Él ruega al Padre por sus Apóstoles y por todos los que creerían a través de ellos. También en nuestro día a día esas mediaciones se hacen presentes, sea a través de los sacerdotes, instrumentos elegidos por Cristo para dispensar a los fieles los preciosos frutos de la Redención por medio de los sacramentos, o incluso de los padres que, en virtud del sacerdocio común recibido en el bautismo, bendicen a sus hijos.

Son estas algunas consideraciones que nos sobrevienen al recordar aquel 13 de marzo de 2013, cuándo la Iglesia universal, con el corazón puesto en la Ciudad Eterna, esperaba ansiosa la bendición de su nuevo Pastor Supremo. Al balcón sale el Obispo de Roma que, inclinado, desea recibir la bendición divina impetrada por el pueblo. ¿Qué pasó? ¿Puede la tierra irrigar las montañas? ¿Se habrá invertido la disposición de la Sabiduría Eterna? Veamos qué nos dice el Magisterio.

Francisco

Cita A

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoAutores

I – El Papa y el pueblo: ¿quién debe impetrar la bendición divina para quién?
II – El Obispo de Roma: ¿uno inter pares o Pastor Universal?

I – El Papa y el pueblo: ¿quién debe impetrar la bendición divina para quién?

 Sagradas Escrituras

El mayor bendice al menor

Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

En el ministerio de la bendición hay una jerarquía: en presencia de un ministro ordenado, los laicos deben cederles la presidencia

Pío XII

La armonía del Cuerpo Místico está en la jerarquía de sus miembros

Pío X

La Iglesia es por su naturaleza una sociedad desigual

Concilio de Trento

Afirmar que los cristianos gozan de igual potestad espiritual es confundir la jerarquía eclesiástica

Pío XII

En el Cuerpo Místico no todos los miembros están capacitados para realizar las mismas acciones

Clemente I de Roma

Cada uno sólo complace a Dios conservándose en su propia orden, sin transgredir la regla del su ministerio

Congregación para la Doctrina de la Fe

El sacramento del orden confiere a quien lo recibe poderes apostólicos específicos

Concilio Vaticano II

Sólo a los ministros ordenados cabe desempeñar públicamente la función sacerdotal en favor de los hombres

Pío XII

El sacramento del orden distingue al sacerdote de todos los demás cristianos…
…y le torna apto a ejecutar los actos de religión con que santifica al hombre

Pío XI

Desde la cuna hasta el sepulcro el sacerdote está al lado de los fieles como distribuidor de la bendición divina
El sacerdote es el mediador público y oficial entre Dios y la humanidad

II – El Obispo de Roma: ¿uno inter pares o Pastor Universal?

San Bernardo de Claraval

Al Sucesor de Pedro le fueron confiadas todas las ovejas del rebaño de Cristo, no las de una ciudad o país

Congregación para la Doctrina de la Fe

El Obispo de Roma es Sucesor de Pedro en su servicio a la Iglesia universal

Benedicto XVI

El vínculo entre romanum e petrinum requiere del Obispo de Roma una solicitud universal

Juan Pablo II

La Sede Romana tiene una misión universal

Bonifacio I

Pedro no puede sentirse libre de responsabilidad por la Iglesia universal

Juan Pablo II

El Obispo de Roma está más obligado que los otros a procurar el bien de la Iglesia universal

Congregación para la Doctrina de la Fe

Al Obispo de Roma cabe una particular sollicitudo omnium Ecclesiarum por su plena y suprema potestad

Clemente VI

Los Sucesores de Pedro tienen plena potestad sobre toda la Iglesia

Pío XII

El gobierno de la Iglesia fue confiado al Príncipe de los Apóstoles

Juan Pablo II

Al ministerio petrino están confiados las ovejas y los pastores

León Magno

Sólo a Pedro fue concedida la preeminencia sobre los demás apóstoles

Juan XXII

Condena a la afirmación de que Pedro no tuvo más autoridad que los demás apóstoles

León Magno

Pedro rige los que son especialmente regidos por Cristo

Juan XXIII

Todos los obispos están sometidos al Romano Pontífice

Concilio Vaticano II

El Colegio de los Obispos sólo tiene autoridad en comunión con el Romano Pontífice

Descubre otra innovación:  

¿El crucifijo blasfemo de Evo Morales no debe ofender a los católicos?