¿La Iglesia ha cerrado las puertas del infierno?

Hay verdades incómodas que quisiéramos olvidar… por comodidad. Aunque esto no nos convenga lo más mínimo, algunos, sin embargo, hacen todo lo posible, pensando que a fuerza de negar una verdad, ésta dejará de serlo.

Hace poco más de un mes leíamos en algunos noticiarios de dudosa religiosidad titulares como estos: “El Papa Francisco revisa la teología del infierno”[1]; “¿Existe el infierno eterno? Papa Francisco estaría abierto a revisar esta idea”[2]; “Papa Francisco revisa dogma del castigo eterno en el infierno”[3]. Para sustentar tesis tan irrisoria en artículos carentes de toda honestidad intelectual, se basaban en una afirmación realizada por el Papa Francisco en la misa con los cardenales recién creados en el último Consistorio.

Como son precisamente estas verdades las que los verdaderos pastores debemos predicar con mayor empeño si, de hecho, queremos trabajar por la salvación de las almas, conviene hacerse algunas preguntas ¿acaso podría el Papa cambiar una verdad revelada? La Iglesia quizá no pueda condenar eternamente pero ¿y Dios? ¿Debe dejarse de predicar el infierno? Veamos lo que nos enseña el Denzinger-Bergoglio →

Crisis en la familia… ¿la Iglesia no tiene soluciones?

Es de sobra conocida la crisis que atraviesa la institución familiar en la sociedad actual. Delante de semejante situación, como es natural, aquellos católicos que desean permanecer fieles a la enseñanza de la Iglesia, buscan en ella el rumbo correcto y las verdaderas soluciones que necesitan. Sin embargo, duele escuchar ciertas afirmaciones… ¿habrá renunciado la Iglesia a su tarea de Madre y Maestra de los pueblos? ¿Tiene el Magisterio algo que decir a los interrogantes de tantas familias? Entra aquí para ver la respuesta →

Los que viven ajenos a la verdadera fe no pueden llegar a la eterna salvación

Gracias a todos por vuestra ayuda. De Francia nos llega este texto del Beato Pío IX. Lo incluimos aquí.

Es menester recordar y reprender nuevamente el gravísimo error en que míseramente se hallan algunos católicos, al opinar que hombres que viven en el error y ajenos a la verdadera fe y a la unidad católica pueden llegar a la eterna salvación [v. 1717]. Lo que ciertamente se opone en sumo grado a la doctrina católica” (Denzinger-Hünermann 2865. Beato Pío IX. Encíclica Quanto conficiamur moerore, a los obispos de Italia, 10 de agosto de 1863)

Podéis ver la lista de Papas y autores que forman parte de nuestro estudio.

Algunas preguntas actuales:

Evangelio o mundo contemporáneo, ¿quién debe iluminar?

Otra afirmación reciente de Francisco vuelve a levantar  un problema que ya analizamos. ¿Debe el Evangelio amoldarse al mundo o es el mundo que debe ser iluminado a la luz del Evangelio?

«La celebración de los 100 años de la Facultad de Teología de la Universidad Católica es un momento importante para la Iglesia en Argentina. El aniversario coincide con el de los cincuenta años de la clausura del Concilio Vaticano II, que ha sido una puesta al día, una relectura del Evangelio en la perspectiva de la cultura contemporánea.» (Lettera del Santo Padre al Gran Cancelliere della «Pontificia Universidad Católica Argentina» nel centesimo anniversario della Facoltà di Teologia, 09 de marzo de 2015)

¿Qué nos dice el Magisterio sobre este profundo problema? Veamos…

San Juan Pablo II: el diálogo ecuménico no es renunciar a los tesoros de la Iglesia

p2-2

Bellísimo pensamiento de San Juan Pablo II que un amable lector nos manda. Gracias a todos por las constantes ayudas. Juntos podemos hacer una gran obra al servicio de la Iglesia.

La verdadera actividad ecuménica significa apertura, acercamiento, disponibilidad al diálogo, búsqueda común de la verdad en el pleno sentido evangélico y cristiano; pero de ningún modo significa ni puede significar renunciar o causar perjuicio de alguna manera a los tesoros de la verdad divina, constantemente confesada y enseñada por la Iglesia. (San Juan Pablo II. Carta Encíclica Redemptor Hominis, n. 6, 4 de marzo de 1979)

Te recomendamos estos temas sobre ecumenismo:

Enseñanza fundamental de Pablo VI

Un lector nos manda este texto de Pablo VI. Muy oportuno y nos aclara las ideas de un auténtico proselitismo.

El arte del apostolado es arriesgado. La solicitud por acercarse a los hermanos no debe traducirse en una atenuación o en una disminución de la verdad. Nuestro diálogo no puede ser una debilidad frente al deber con nuestra fe. El apostolado no puede transigir con una especie de compromiso ambiguo respecto a los principios de pensamiento y de acción que han de señalar nuestra cristiana profesión. El irenismo y el sincretismo son en el fondo formas de escepticismo respecto a la fuerza y al contenido de la palabra de Dios que queremos predicar. Sólo el que es totalmente fiel a la doctrina de Cristo puede ser eficazmente apóstol. Y sólo el que vive con plenitud la vocación cristiana puede estar inmunizado contra el contagio de los errores con los que se pone en contacto. (Pablo VI, Encíclica Ecclesiam Suam, n. 33, 6 de agosto de 1964).

¿Puede ser lícita la pena de muerte?

Vivimos en una sociedad marcada frecuentemente con el sello de la violencia y que, por eso, busca la paz con ansia como tabla de salvación. Vemos, sin embargo, que para alcanzar esta paz parece dejarse al alcance del crimen las riendas del derecho, poniendo de lado algunos conceptos básicos de justicia ¿Qué luz arroja la Iglesia sobre las sanciones de la autoridad pública a los delitos que atentan contra el bien común? ¿La Iglesia condena absolutamente la pena de muerte? Aclaremos conceptos…

El valor de la claridad en una época de confusión

No es ninguna novedad que los enemigos de la Santa Iglesia intenten manipular las palabras de la Jerarquía Eclesiástica a favor de sus espurios intereses. Aún en nuestros días la influencias de los pastores sobre las almas es demasiada como para que aquellos que querrían un mundo sin Dios no intenten desviarla de su recta finalidad . En las últimas décadas, no ha sido raro que esto se haga inclusive con las enseñanzas de los Papas, pero, con la ayuda de Dios, la verdad siempre ha triunfado.

Mucho han ayudado en este sentido las palabras claras que iluminan una época donde la distinción entre el bien y el mal parecería ser cada vez más difuso, palabras contracorriente que no temen el desprecio del mundo, como las del Beato Pablo VI, San Juan Pablo II o, más recientemente, Benedicto XVI. Y se agradece… porque los católicos necesitamos certezas firmes como rocas fundamentadas en la Fe inmortal de la Iglesia.

Uno de los temas que más necesita esta claridad es la moral familiar, tan vapuleada por todos los lados. Por eso, nada mejor que conocer evitar las expresiones dudosas… Veamos que ejemplo nos da al respecto tanto el Papa Francisco como los Pontífices anteriores. Entra aquí →

¿Evangelio a la sombra de la cultura moderna o cultura moderna a la luz del Evangelio?

Uno de los documentos centrales del Concilio Vaticano II enseña que “la Iglesia escrutar a fondo los signos de la época e interpretarlos a la luz del Evangelio”. Francisco, a su vez, insinúa que el evangelio ha de ser releído a la luz de la cultura moderna ¿Debe la Iglesia someterse a los principios de la civilización moderna o, más bien, iluminarla con su enseñanza? Entra aquí y verifica los que nos dice el Magisterio sobre este importante asunto →

San Juan Pablo II muestra la idea de conversión que tiene Francisco

Gracias a las colaboraciones que están llegando de varias partes del mundo, hemos mejorado el «Denzinger-Bergoglio» con un texto de San Juan Pablo II de su encíclica «Redemptoris Missio», que describe muy bien la idea de «conversión» que tiene Francisco. Ya lo incluimos en el tema.

 ¡No dejen de contribuir!

«Hoy la llamada a la conversión, que los misioneros dirigen a los no cristianos, se pone en tela de juicio o pasa en silencio. Se ve en ella un acto de « proselitismo »; se dice que basta ayudar a los hombres a ser más hombres o más fieles a la propia religión; que basta formar comunidades capaces de trabajar por la justicia, la libertad, la paz, la solidaridad. Pero se olvida que toda persona tiene el derecho a escuchar la « Buena Nueva » de Dios que se revela y se da en Cristo, para realizar en plenitud la propia vocación. La grandeza de este acontecimiento resuena en las palabras de Jesús a la Samaritana: « Si conocieras el don de Dios » y en el deseo inconsciente, pero ardiente de la mujer: « Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed » (Jn 4,10.15).» (San Juan Pablo II, Encíclica Redemptoris Missio n. 46, 7 de diciembre de 1990)

El Sílabo del Beato Pío IX y la idea de bien y mal de Francisco

Gracias a la colaboración de un lector constatamos como el Sílabo del Beato Pío IX  aclara  las ideas de bien y mal que tiene Francisco. Es un texto muy oportuno que hemos incluido en la pagina. No dejéis de enviarnos cualquier documento que pueda enriquecer nuestro estudio. Leer más

¿Qué es la verdad?

En este mundo traidor/ nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira”. ¡Qué bien expresan los geniales versos de Ramón de Campoamor la cínica desvergüenza del relativismo de nuestro tiempo, el subjetivismo y la mutabilidad de los valores de un mundo que, apartado de Aquel que es Camino, Verdad y Vida, pregunta desorientado como Pilato: “¿Qué es la verdad?” (Jn 18, 38). ¿Será una señal de los tiempos que el Sucesor de Pedro no quiera hablar de una verdad absoluta? Entra aquí →