Matrimonio bergogliano: ¿qué es?

Para el Denzinger-Bergoglio, desde Roma

Las noticias diarias no dejan de sorprender a los católicos de a pié. E incluso a los doctores en ciencias teológicas. Que los movimientos LGBT y similares defiendan la repetición de las acciones realizadas en Sodoma y Gomorra – vicios abominables (cf. Lev 18, 22; 20, 13) que ellos publicaban y no disimulaban (cf. Is 3, 9)– no es novedad; pero que un cardenal de la Santa Iglesia Romana declare que la sodomía no es pecado todavía es algo poco frecuente. Continue Reading

¿La educación católica ya no es la base para la familia?

No cabe duda que la Exhortación apostólica Amoris laetitia sorprende sobre todo en el campo de la moral matrimonial, en velada contradicción a los principios hasta ahora defendidos por la Iglesia. Pero el lector tiene en este documento muchos otros puntos de preocupante reflexión, en la apariencia tal vez inofensivos, pero que en realidad son muy decidores.Continue Reading

Una nueva exégesis de Francisco: ahora Jesús faltó a la moral…

La intervención improvisada de Francisco en el Congreso de la Diócesis de Roma dentro de la Basílica de san Juan de Letrán, el 16 de junio, ya está dando qué hablar. Como siempre sucede en estas improvisaciones, luego debe aparecer el P. Lombardi para rectificar, aclarar o explicar. ¿No estará ya cansado el P. Lombardi por tanto desatino?Continue Reading

Homosexualidad: ¿Un problema de cultura y tradición?

Yo repetiré lo que dije en el primer viaje. También repito lo que dice el catecismo de la Iglesia Católica: que no sean discriminados, que deben ser respetados, acompañados pastoralmente. Se puede condenar, pero no por motivos ideológicos, sino por motivos digamos de comportamiento político, como ciertas manifestaciones un poco demasiado ofensivas para los demás. Pero esto son cosas que no tienen que ver con el problema. Si el problema es una persona que tiene esa condición, que tiene buena voluntad y que busca a Dios, ¿quiénes somos nosotros para juzgar? Debemos acompañar bien… ¡Lo que dice el Catecismo! Es muy claro el Catecismo. Después, hay tradiciones en algunos países, en algunas culturas, que tienen una mentalidad diversa con respecto a este problema. Yo creo que la Iglesia no solo debe pedir perdón, como ha dicho algún cardenal marxista (ríe), no solo debe pedir perdón a esta persona que es gay a la que ha ofendido, sino también pedir perdón a los pobres también, a las mujeres explotadas, a los niños explotados en el trabajo. Debe pedir perdón por haber bendecido tantas armas. La Iglesia debe pedir perdón por no haberse comportado muchas veces… ¡Cuando digo Iglesia, digo los cristianos! La Iglesia es santa, los pecadores somos nosotros. Los cristianos debemos pedir perdón por no haber acompañado tantas elecciones, tantas familias… Yo recuerdo de niño, en Buenos Aires -la cultura católica cerrada, yo vengo de allí-, donde, si había una familia divorciada, no se podía entrar en su casa. Estoy hablando de muchos años atrás. La cultura ha cambiado, gracias a Dios. (Entrevista en el avión al Papa Francisco tras el viaje a Armenia, 26 de junio de 2016)

Continue Reading

¿Apagando o incentivando el fuego?

Desde Roma, para el Denzinger-Bergoglio

Una vez más el Padre Lombardi interviene para aclarar lo que dice y/o lo que piensa Francisco. “Cuando el Papa habla ‘de manera improvisada’, espontáneamente, el texto transcrito es siempre objeto de una revisión por parte de quien es responsable del cuidado de los textos del Papa” (ACI).Continue Reading

Amoris laetitia y su desalentadora conclusión: las realidades celestiales ya no son el paradigma para las familias

Pensemos en la vida de un soldado que pasó por el desgaste de luchas difíciles e interminables. Cuántas veces vio caer a su alrededor varios de sus compañeros, sin saber si él mismo sobreviviría, pero motivado por el deseo de contribuir a la victoria de la causa que le exigía su sacrificio. Esto le estimulaba a seguir adelante y luchar como un héroe, dispuesto, inclusive, a dar su vida si fuera necesario. Son muchas las patrias que tienen esa gloria de haber tenido entre sus hijos hombres de valor, más preocupados con vivir plenamente su deber, que con rendirse para vivir una vida cómoda manchada por la traición y el egoísmo.Continue Reading

¿La Iglesia debe valorar parcialmente las uniones ilegítimas?

Quien lee La ciudad de Dios de San Agustín se pregunta si el santo no estaba describiendo los días actuales. No en lo que se refiere a la ciudad de Dios –tan lejos de lo que nuestros ojos contemplan–, sino más bien a la ciudad del maligno.Continue Reading

¿Las reglas de la Iglesia en relación al matrimonio son demasiado rígidas? ¿O son normas dadas por Cristo?

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó. Dios los bendijo; y les dijo Dios: ‘Sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla […]’. Por eso abandonará el varón a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne’” (Gn 1, 27-28 2, 24). Desde la creación, Dios bendijo la unión entre el hombre y la mujer, de manera que una vez unidos ya no son dos, sino uno. Por esta necesidad ―casi diríamos ontológica―, desde la Antigüedad el matrimonio es siempre cercado por algún compromiso ritual dentro de reglas éticas y morales, sea entre paganos o entre judíos.Continue Reading

¿El anuncio del Evangelio ya no conlleva acentos doctrinales y morales?

Los preceptos negativos tienen gran papel en la formación moral del hombre. Sirven para recordarle que es finito, contingente y pecador, hecho para obedecer amorosamente a un Ser absoluto que lo creó y gobierna según designios insondables. El humilde reconocimiento de esta condición evita al hombre cualquier sobresalto cuando una autoridad religiosa o aquellos que le son superiores le indican en nombre de Dios normas que deben ser cumplidas, lo cual es natural para quien comprende esta verdad y se sabe necesitado de auxilio para no caer en errores.Continue Reading

¿Confesión sin confesión?

Queriendo arrasar la Iglesia desde sus fundamentos, el enemigo infernal ha intentado muchas veces y por diversas formas atacar los sacramentos, desde el primero hasta el último. El de la penitencia, que es poderoso auxilio para llevar al cielo a los pecadores, fue atacado por el hereje Wiclef, quien afirmó que la confesión auricular no es de institución divina y además inútil para los ya contritos. Siguiendo sus huellas Pedro de Osma enseñó que para el perdón de los pecados basta la contrición, sin confesión. Continue Reading

A vuelta con la “Amoris Lætitia”, ¿qué trato merecen los pecadores públicos?

El pasado 27 de febrero, durante una rápida audiencia que no duró ni siquiera treinta minutos, Francisco recibió al actual Presidente de Argentina Mauricio Macri, acompañado de su concubina, Juliana Awada, y otros políticos de su partido. Ya tuvimos oportunidad de comentar varios aspectos colaterales sobre esta visita (aquí), pero en la audiencia sucedió algo de mucha más gravedad y que despertó preocupación en numerosos católicos. Continue Reading

Francisco delante de la seriedad de la confesión

Con Dios no se juega. ¡Vete y morirás en tu pecado!” Con esas palabras llenas de furia e indignación fue expulsado el penitente de la celda del fraile capuchino. Actitud anti-pastoral de un confesor que no supo tener paciencia con sus penitentes. “Pobre hombre… ¡fue tan sólo a pedir perdón! No quería escuchar cuestionamientos…”, diría seguramente alguien con una visión unilateral y ambigua sobre la Misericordia. Aquel confesor no debería haberle hecho ninguna pregunta, su deber era simplemente el de perdonar, pues para eso está en el confesonario. Por su culpa, ese fiel seguramente nunca más volvería al santo tribunal de la Penitencia, alegando que fue por causa del mal trato recibido del sacerdote, que podría, con esta actitud, alejar muchos otros de la Misericordia Divina.Continue Reading