La siniestra paz bergogliana: el fin de Colombia

¿Con qué base moral la dictadura cubana puede ser garante de un acuerdo entre el gobierno de Colombia y las FARC? ¡De alentar desde siempre a la guerrilla narco-marxista, Cuba se transforma de golpe, por arte de magia, en artífice de la paz!Continue Reading

Francisco, tu paz no es la paz de Cristo…

Desde España, para el Denzinger-Bergoglio

“La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo” (Jn 14, 27)

“Que el Señor nos dé la paz del corazón, que nos quite todo deseo de avidez, codicia, lucha. ¡No! ¡Paz, paz! Que nuestro corazón sea un corazón de hombre o de mujer de paz. Y más allá de las divisiones de las religiones: ¡todos, todos, todos! Porque todos somos hijos de Dios. Y Dios es el Dios de la paz. No existe un dios de la guerra: el que hace la guerra es el maligno, es el diablo, que quiere matar a todos”. (Homilía Santa Marta, 20 de septiembre de 2016)

Elocuente el contraste entre las suaves palabras de Hijo de Dios y el sermón matutino de Francisco. Erre que erre… pues una de las cosas en común de todos los líderes bolivarianos es la obstinación. No desisten de sus ideales absolutistas. Es la vieja fórmula comunista: todo por el pueblo y para el pueblo… incluso contra el pueblo.Continue Reading

Las deshonestas citaciones de Francisco…

Desde Roma, para el Denzinger-Bergoglio

Leamos un importante numeral de la Exhortación apostólica Familiaris Consortio, de Juan Pablo II. No es necesario ofrecer muchas explicaciones porque el texto es claro, al contrario del documento de Francisco que analizamos en la primera parte de este estudio sobre Amoris Laetitia (Ver aquí). Todo indica que Juan Pablo II no quiso esconder nada ni dejar lugar a peligrosas ambigüedades…Continue Reading

Francisco y la “ley de gradualidad”: ¿estado confortable en el pecado?

Desde Roma, para el Denzinger-Bergoglio

Uno de los puntos más polémicos de la ya comentadísima Amoris Laetitia es el que hace referencia a la llamada “ley de gradualidad”. Como no es novedad en Francisco, él atribuye este principio a otro, en este caso Juan Pablo II. Quien lo analiza en profundidad, sin embargo, puede sorprenderse y ser llevado a preguntarse sino es más bien un subterfugio para abolir la Ley de Dios en lo tocante a los mandamientos sexto y noveno del Decálogo, así como para subvertir las enseñanzas de Jesucristo sobre los sacramentos de la Eucaristía e del matrimonio. Entendamos de qué se trata y saquemos conclusiones…Continue Reading

Políticamente olímpico…

Desde Buenos Aires, para el Denzinger-Bergoglio

Francisco se obstina en pensar y en decir que el islam es una religión de paz. La última vez que se pronunció sobre eso fue viajando en el avión que lo trasladó de Polonia a Roma. “No es justo ni verdadero identificar al Islam con la violencia.”Continue Reading

Intenciones malintencionadas…

Desde Argentina, para el Denzinger-Bergoglio

La intención de oración universal es: ”Para que sean respetados los pueblos indígenas amenazados en su identidad y hasta en su misma existencia”.

La intención para la evangelización es: ”Para que la Iglesia de América Latina y el Caribe, a través de la misión continental, anuncie con ímpetu y entusiasmo renovado el Evangelio.”  (Radio Vaticano, 1 de julio de 2016)

Estas intenciones propuestas por Francisco para hacer oración durante el mes de julio merecen un breve comentario.Continue Reading

Matrimonio bergogliano: ¿qué es?

Para el Denzinger-Bergoglio, desde Roma

Las noticias diarias no dejan de sorprender a los católicos de a pié. E incluso a los doctores en ciencias teológicas. Que los movimientos LGBT y similares defiendan la repetición de las acciones realizadas en Sodoma y Gomorra – vicios abominables (cf. Lev 18, 22; 20, 13) que ellos publicaban y no disimulaban (cf. Is 3, 9)– no es novedad; pero que un cardenal de la Santa Iglesia Romana declare que la sodomía no es pecado todavía es algo poco frecuente. Continue Reading

¿La educación católica ya no es la base para la familia?

No cabe duda que la Exhortación apostólica Amoris laetitia sorprende sobre todo en el campo de la moral matrimonial, en velada contradicción a los principios hasta ahora defendidos por la Iglesia. Pero el lector tiene en este documento muchos otros puntos de preocupante reflexión, en la apariencia tal vez inofensivos, pero que en realidad son muy decidores.Continue Reading

Francisco, el obispo de los luteranos

Las intenciones de Martín Lutero no eran equivocadas, era un reformador. Quizá algunos métodos no eran los correctos, pero en aquel tiempo, si leemos la historia de “Pastor”, un alemán luterano que después se convirtió cuando vio la realidad, se ha hecho católico, en aquel tiempo. La Iglesia no era realmente un modelo que imitar. Había corrupción en la Iglesia, había mundanidad, obsesión por el dinero, el poder. Y por eso él protestó. Era inteligente, dio un paso adelante, justificando por qué hacía eso. Y hoy luteranos y católicos, protestantes todos, estamos de acuerdo sobre la Doctrina de la justificación. Sobre este punto tan importante él no estaba equivocado. El dio una medicina a la Iglesia, pero después, esa medicina, le ha consolidado en un estado, en un estado de cosas, en una disciplina, en un modo de creer, de hacer, litúrgico, y luego no estaba solo, estaba Siglio, Calvino, cada uno distinto del otro y detrás de ellos, ¿quiénes estaban? Los príncipes. «Cuius regio, iuos religio».

Debemos meternos en la historia de aquel tiempo, no es una historia fácil de comprender. Después fueron adelante las cosas, hoy el diálogo es muy bueno; ese documento sobre la justificación creo que es uno de los documentos ecuménicos más ricos, más profundos. Pero hay divisiones, dependen también de las Iglesias. En Buenos Aires había dos Iglesias luteranas, una pensaba de un modo… en la propia Iglesia luterana no hay unidad, pero se respetan y se aman. La diversidad es lo que quizá nos ha hecho tanto daño a todos. Hoy tratamos de retomar la entrada para reencontrarnos tras 500 años. Debemos rezar juntos. Rezar. Para esto la oración es importante. Segundo, trabajar por los pobres, los perseguidos, tanta gente, los refugiados, tanta gente que sufre. Trabajar juntos y orar juntos. Y que ideólogos estudien juntos, buscando… esto es una historia larga, larguísima. Una vez bromeando dije: «yo se cuál será el día de la unidad plena». ¿Cuál? El día después de la llegada del Hijo del Hombre. Porque no se sabe, Él es quien hará la gracia, pero mientras tanto: orar, amarnos y trabajar juntos, sobre todo por los pobres, la gente que sufre, la paz, tantas cosas, el aprovechamiento de la gente, muchas cosas en que se está trabajando conjuntamente. (Entrevista en el avión al Papa Francisco tras el viaje a Armenia, 26 de junio de 2016)

Continue Reading

Homosexualidad: ¿Un problema de cultura y tradición?

Yo repetiré lo que dije en el primer viaje. También repito lo que dice el catecismo de la Iglesia Católica: que no sean discriminados, que deben ser respetados, acompañados pastoralmente. Se puede condenar, pero no por motivos ideológicos, sino por motivos digamos de comportamiento político, como ciertas manifestaciones un poco demasiado ofensivas para los demás. Pero esto son cosas que no tienen que ver con el problema. Si el problema es una persona que tiene esa condición, que tiene buena voluntad y que busca a Dios, ¿quiénes somos nosotros para juzgar? Debemos acompañar bien… ¡Lo que dice el Catecismo! Es muy claro el Catecismo. Después, hay tradiciones en algunos países, en algunas culturas, que tienen una mentalidad diversa con respecto a este problema. Yo creo que la Iglesia no solo debe pedir perdón, como ha dicho algún cardenal marxista (ríe), no solo debe pedir perdón a esta persona que es gay a la que ha ofendido, sino también pedir perdón a los pobres también, a las mujeres explotadas, a los niños explotados en el trabajo. Debe pedir perdón por haber bendecido tantas armas. La Iglesia debe pedir perdón por no haberse comportado muchas veces… ¡Cuando digo Iglesia, digo los cristianos! La Iglesia es santa, los pecadores somos nosotros. Los cristianos debemos pedir perdón por no haber acompañado tantas elecciones, tantas familias… Yo recuerdo de niño, en Buenos Aires -la cultura católica cerrada, yo vengo de allí-, donde, si había una familia divorciada, no se podía entrar en su casa. Estoy hablando de muchos años atrás. La cultura ha cambiado, gracias a Dios. (Entrevista en el avión al Papa Francisco tras el viaje a Armenia, 26 de junio de 2016)

Continue Reading