20 – Los pobres son la carne de Cristo y la pobreza es una categoría teológica

Por más que algunos se empeñen en presentarlo así, el amor hacia los pobres no es una novedad nacida de la Iglesia de Cristo durante los últimos años. Fue el Divino Redentor quien dio el ejemplo y dejó esa sorprendente ley de la caridad, que hace que sus seguidores encuentren en los que sufren la imagen del mismo Jesús que los inspiró a socorrerlos.

Sin embargo, el llamado divino a la conversión fue dirigido a todos, pobres o ricos, y la pobreza que mereció el título de bienaventuranza fue la del espíritu: el desapego de las cosas de este mundo y la humildad. Por eso, delante de algunas visualizaciones sesgadas, cabe preguntarse, ¿habrá pobres que son ricos en espíritu y ricos que son desapegados? ¿Es la “opción por los pobres” exclusiva y excluyente?

Si la idea de “carne de Cristo” tiene relación con la de Cuerpo Místico, ¿es la pobreza de las periferias lo que hace el hombre parte de este Cuerpo? El Magisterio nos enseña qué es el Cuerpo Místico de Cristo y cuáles son sus verdaderos miembros.

Francisco

Cita ACita BCita CCita DCita ECita FCita GCita HCita ICita JCita KCita L

Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

Autores

Juan Pablo II

El amor hacia los pobres no es novedad en la Iglesia

Congregación para la doctrina de la fe

Jesús quiso llamar los excluidos a la conversión

Sagradas Escrituras

Prov 14,31
Gal 2, 10
Rom 2, 11
Sab 6, 7

Catecismo de la Iglesia Católica

La bienaventuranza es la pobreza de espíritu

Juan XXII

Cristo y sus Apóstoles tuvieron bienes materiales

San Agustín

El Señor eligió pobres y ricos

Congregación para la Doctrina de la Fe

Una preferencia que no significa exclusividad

CELAM

Una opción que no es exclusiva, ni excluyente
La opción por los pobres no puede reducirse a aspectos particulares

Congregación para la Doctrina de la Fe

Tentación de reducir el Evangelio de la salvación a un evangelio terrestre
Una opción exclusiva por los pobres puede reducirla a particularismo

Concilio Vaticano II

No se puede limitar el hombre al horizonte temporal

León XIII

La virtud es el patrimonio de los mortales, asequible a ricos y pobres
Ricos y pobres llamados a la armonía: ambas clases se necesitan

San Ambrosio

No todos los pobres son bienaventurados…
No toda pobreza es santa, ni toda riqueza criminosa
Los bienes pueden servir de impedimento o ayuda

San Agustín

Los que aman las riquezas son ricos

San Clemente de Alejandría

La abundancia de lo necesario mantiene libre el alma que sabe usarla

Santo Tomás de Aquino

La riqueza es buena si lleva a la virtud y la pobreza laudable si libra al hombre de vicios
Pobreza o riqueza son malas si es malo su uso

San Juan Crisóstomo

El problema no es enriquecerse, sino hacerse esclavo de las riquezas

Sagradas Escrituras

La Palabra se hizo carne para que participáramos de su plenitud
Para ser revestido de Cristo hay que ser bautizado
Cristo tiene su Cuerpo Místico en la Iglesia

Santo Tomás de Aquino

Los sacramentos de la Iglesia comunican la virtud de Cristo
Los miembros forman una sola persona mística con su Cabeza

Catecismo de la Iglesia Católica

Se participa de la gracia de Cristo por el bautismo

Gregorio Magno

Cristo asumió la Iglesia y con ella forma una sola persona mística

San Agustín

Si pertenecemos a la Iglesia somos el propio Cristo

Benedicto XVI

El Verbo se hizo carne para que el hombre fuera hijo de Dios

Concilio Vaticano II

La vida de Cristo se comunica a su Cuerpo Místico por los sacramentos

León XIII

El Cuerpo Místico de Cristo es la Iglesia, y sus miembros, los bautizados

Pío XII

El que no escucha a la Iglesia no vive en la unidad del Cuerpo de Cristo

León XIII

Patrimonio que la Iglesia guardó como herencia de los pobres

Pío IX

La caridad es sobre todo sacar del error los que no pertenecen al Cuerpo Místico de Cristo

Pablo VI

La Iglesia evangelizará por su fidelidad a Jesucristo

Estudios relacionados

  • 159 – La diversidad es bella cuando acepta entrar constantemente en un proceso de reconciliación, hasta sellar una especie de pacto cultural que haga emerger una “diversidad reconciliada”

  • 155 – Cualquier comunidad de la Iglesia, en la medida en que pretenda subsistir sin ocuparse de los pobres correrá el riesgo de la disolución

  • 154 – La Iglesia nunca ha estado tan bien como hoy

  • 153 – En la Iglesia caemos en la vanidosa sacralización de la propia cultura, con lo cual podemos mostrar más fanatismo que auténtico fervor evangelizador

  • 141 – Esta oscura mundanidad se manifiesta en muchas actitudes. En algunos hay un cuidado ostentoso de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia

  • Print Friendly, PDF & Email