147 – Amoris Laetitia… ¿Simpatiza Francisco con la herejía de Joviniano?

Primera Parte | Segunda Parte |

Primera Parte
Segunda Parte

Primera Parte | Segunda Parte |

Francisco

Cita ACita BCita CCita DCita ECita F

 Enseñanzas del Magisterio

Entra en las diversas partes de nuestro estudio

ContenidoI – La virginidad y el celibato tienen su fundamento en una aceptación por amor al Reino de los CielosII - La herejía de Joviniano establece una igualdad entre el matrimonio y la virginidadIII – La Virginidad y el celibato por amor al Reino de los Cielos son estados de vida superiores al matrimonioIV – La verdad católica en su justo equilibrio rechaza dos errores: los que igualan el matrimonio con la continencia y los que condenan el matrimonio por pecaminosoV – Elogios a la virginidadVI – El celibato y su vínculo con la ordenación sagrada se explica porque el sacerdote se configura con Jesucristo Cabeza y Esposo de la Iglesia
 

I – La virginidad y el celibato tienen su fundamento en una aceptación por amor al Reino de los Cielos
II – La herejía de Joviniano establece una igualdad entre el matrimonio y la virginidad
III – La Virginidad y el celibato son estados de vida superiores al matrimonio
IV – La verdad católica en su justo equilibrio rechaza dos errores: los que igualan el matrimonio con la continencia y los que condenan el matrimonio por pecaminoso
V – Elogios a la virginidad
VI – El celibato y su vínculo con la ordenación sagrada se explica porque el sacerdote se configura con Jesucristo Cabeza, Esposo de la Iglesia.

I – La virginidad y el celibato tienen su fundamento en una aceptación por amor al Reino de los Cielos

Sagradas Escrituras

Hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos
La promesa de vida eterna para quienes han dejado sus cosas por seguir a Jesús y el “Reino de Dios”

Juan Pablo II

Jesús, aconsejando la “continencia” por “amor al reino de los cielos” y renunciando al matrimonio, provoca una “revolución” en cierto sentido, de toda la tradición del Antiguo Testamento.
Jesús convoca a una continencia voluntaria que se elige “por el Reino de los Cielos”
La revelación de la continencia por el “Reino de los Cielos” son “palabras de cambio” con respecto a la tradición del Antiguo Testamento

II – La herejía de Joviniano establece una igualdad entre el matrimonio y la virginidad

Santo Tomás de Aquino

El error de Joviniano consistió en mantener que la virginidad no era superior al matrimonio
La herejía de Joviniano igualaba el valor de la virginidad consagrada con el matrimonio

San Jerónimo

Joviniano afirma que la diferencia entre el matrimonio y la virginidad es poca o ninguna, nosotros decimos que es grande

III – La Virginidad y el celibato por amor al Reino de los Cielos son estados de vida superiores al matrimonio

Sagradas Escrituras

Los no casados se ocupan de las cosas del Señor; los casados se preocupan de las cosas del mundo y de cómo agradar a sus respectivos cónyuges
El que se casa, obra bien. Y el que no se casa, obra mejor

Concilio de Trento

La virginidad o el celibato es mejor y más perfecto que el Matrimonio

San Jerónimo

Así como el oro es más precioso que la plata, así la virginidad se antepone al matrimonio
En una proporción de frutos, el matrimonio representa el 30%, la viudez el 70% y la virginidad el 100%
No condena el matrimonio quien lo llama “plata”, pero declara que la virginidad es “oro”
Tanto la virginidad como el matrimonio son dones dados por Dios, pero entre don y don existe mucha diferencia
Matrimonio y virginidad: entre lo bueno y lo mejor
Las vírgenes son la primicias de Dios, luego vienen en segundo y tercer grado las viudas y los continentes en el matrimonio
El matrimonio: ocasión para engendrar hijas vírgenes que se desposarán con Dios
La Iglesia, lo queráis o no, subordina el matrimonio a la viudez y la virginidad
San Ambrosio declaró que la virginidad es el culmen de la continencia; el matrimonio remedio de la incontinencia

San Ambrosio

No condeno a la casada, pero alabo fervorosamente a la virgen

San Agustín

La castidad de continencia es mejor que la castidad conyugal
La santidad del celibato es superior a la santidad del matrimonio
La virgen que sólo agrada al Señor debe anteponerse a la mujer casada
La pureza conyugal debe ceder ante la virginidad que es anticipo de la vida angélica
El bien de la virginidad, superior al del matrimonio

Pío XII

Algunos exaltan el matrimonio para despreciar la virginidad y el celibato
La santa virginidad es más excelente que el matrimonio
Declaramos abiertamente que la virginidad es más perfecta que el matrimonio
Algunos sostienen la doctrina falsa y dañosa de que el matrimonio es más eficaz para unir las almas con Dios que la virginidad

Concilio Vaticano II

La virginidad consagrada es más excelente que el matrimonio cristiano

Cornelio a Lápide

La virginidad y el celibato indiscutiblemente son más excelentes que el matrimonio

IV – La verdad católica en su justo equilibrio rechaza dos errores: los que igualan el matrimonio con la continencia y los que condenan el matrimonio por pecaminoso

Sagradas Escrituras

Un consejo: ¿Estás unido a una mujer? No busques la separación. ¿No estás unido a mujer? No la busques. Mas, si te casas, no pecas.
La viuda será feliz si permanece así; queda libre para casarse de nuevo, pero únicamente en el Señor

San Jerónimo

La virginidad debe ser voluntaria, de lo contrario parecería que el Señor ha abolido el matrimonio

San Agustín

Dos planteamientos erróneos:tanto el equiparar el matrimonio a la virginidad consagrada como el condenarlo
Quienes impulsan a las vírgenes consagradas a permanecer en ese estado apoyándose en que el matrimonio ha sido condenado, más que exhortarlas, las disuaden
El matrimonio no es pecado, sin embargo, su bien específico está por debajo de la continencia

Juan Pablo II

San Pablo al igual que el Evangelio enseña que la virginidad es un “consejo” y no un “mandamiento”
San Pablo explica que entre matrimonio y continencia no entra el discernimiento entre «bien» y «mal», sino solamente entre «bien» y «mejor».
La continencia, aún cuando elegida conscientemente y decidida personalmente, sin ser motivada por “el Reino de los cielos” no entra en el contenido sobrenatural enunciado por Cristo

V – Elogios a la virginidad

Sagradas Escrituras

Los puros y castos siguen al Cordero adondequiera que va

San Cipriano

Las vírgenes, son la porción más ilustre del rebaño de Cristo

San Jerónimo

Tertuliano, San Cipriano, el Papa San Dámaso, San Ambrosio escribieron elocuentes elogios a la virginidad

San Agustín

La virginidad misma no merece honores por ser virginidad, sino por estar dedicada al Señor

Pío XII

Las vírgenes cristianas entregaron para siempre su vida al servicio de Jesucristo y de su Iglesia
La virginidad consagrada a Dios uno de los tesoros más preciosos dejados como en herencia a la Iglesia por su Fundador
Los Santos Padres y muchos otros dedicaron las mayores alabanzas a la virginidad
Las enseñanzas de los Santos Padres sobre la excelencia y el mérito de la virginidad son un estímulo para perseverar en la práctica de la continencia

Juan XXIII

La gloria de la virginidad dilata el corazón para el amor más auténtico, más grande y más universal que se pueda dar sobre la tierra

Concilio Vaticano II

La perfecta continencia por el reino de los cielos siempre ha sido tenida en la más alta estima por la Iglesia

Juan Pablo II

La virginidad signo del primado de Dios sobre toda realidad y como anticipación profética de la vida futura
La virginidad de María inspirará en la historia de la Iglesia a muchas mujeres a seguir el camino de la consagración virginal
La decisión de optar por el celibato o la virginidad, más que renunciar a valores humanos, es la elección de valores más grandes
La virginidad consagrada es fuente de especial fecundidad espiritual
La virginidad de María impulsaría a muchas mujeres en la Historia de la iglesia a consagrar su virginidad a Dios

Benedicto XVI

María, prototipo de las vírgenes cristianas
La invitación evangélica de que -quien pueda entender, que entienda- y en el consejo paulino sobre la virginidad por el Reino, encierran todo el misterio cristiano

VI – El celibato y su vínculo con la ordenación sagrada se explica porque el sacerdote se configura con Jesucristo Cabeza y Esposo de la Iglesia

Benedicto XV

Jamás la Santa Sede mitigará, limitará o abolirá el celibato eclesiástico

Pío XII

La Iglesia instituyó la ley del celibato para poner de relieve, ante todos, que el sacerdote es ministro de Dios y padre de las almas

Concilio Vaticano II

La “castidad” libera el corazón del hombre para que se inflame más en el amor a Dios
Los presbíteros por la virginidad o celibato conservado por el reino de los cielos se consagran a Cristo de una forma nueva, con un corazón indiviso y se dedican más libremente en Él y por Él al servicio de Dios y de los hombres

Pablo VI

El celibato, divino carisma que tiene como motivación el Evangelio y el Reino de los Cielos

Juan Pablo II

La Iglesia, como Esposa de Jesucristo, desea ser amada por el sacerdote de modo total y exclusivo como Jesucristo, Cabeza y Esposo, la ha amado

Cardenal Alfons Maria Stickler

¿Podría la Iglesia abolir el celibato, considerando que el sacerdocio católico ha sido fundada sobre el misterio inmutable de la Iglesia y del propio Cristo?

Cardenal Claudio Hummes. Prefecto de la Congregación para el clero

Los legisladores del S. IV-V sostenían que la ley del celibato se fundaba en una tradición apostólica
La entrega total al Señor y una fuerte relación personal con Cristo es el fundamento del celibato
El celibato por razones cristológicas, eclesiológicas y escatológicas tiene como ícono las palabras que Jesús dirige a Pedro -¿Me amas más que estos?
El celibato es un camino de amor que no todos lo entienden sino aquellos a quienes se les ha concedido
El celibato es el ejemplo que Cristo dejó
Print Friendly, PDF & Email