Una “cercanía” que aleja del Amor

Siempre aprendimos y profesamos que la caridad es la virtud sobrenatural por la que amamos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos por amor a Dios. Esta es una maravillosa verdad simple y eterna.

Claro está que definición tan sucinta tiene consecuencias inmensas, porque el desarrollo del amor es tan difusivo como lo es el mismo Dios que “es amor” (1 Juan 4, 8).

Las verdades de la fe y sus reflejos en la vida cristiana deben guardar toda su transparencia, so pena de que el desorden de nuestra naturaleza herida por el pecado transforme progresivamente la doctrina y la praxis cristiana en ideologías y/o en altruismo.

Toca a los pastores, y, por antonomasia, al pastor supremo, custodiar el tesoro de la revelación, de la tradición y del magisterio, para después trasmitirlo a los fieles y formarlos en la vida cristiana.

Es por eso que lo que escribía o decía el Obispo de Roma –así era hasta que comenzó el pontificado actual– tenía una precisión a toda prueba. Encantaba ver no solo la doctrina que se enseñaba en los pronunciamientos papales sino también la seriedad con que eran vehiculados. Era un descanso para el espíritu y un estímulo, suave y fuerte a la vez, para testimoniar la enseñanza que se nos daba.

En los días que corren, a tono con la mentalidad en boga, ya no es así. Supuestamente, con el pretexto de ser directo y simple para poder llegar mejor a las personas, se sacrifica “el esplendor de la verdad” (título de la famosa encíclica de Juan Pablo II), de esa verdad que ya no se enseña como es. Así, los compromisos consecuentes en relación a Dios y al prójimo ya no se asumen con integridad y un sentimentalismo mundano, que puede llegar a arrancar lágrimas pero no a trasformar corazones, se difunde entre la gente. Los católicos se sorprenden y se distancian de la verdad y los no católicos se aproximan de una “neo-verdad”.

Como ejemplo, veamos esta singularidad:

¿Puede decirse que hay un error formal en esta afirmación de Francisco? Probablemente no. Pero la verdad pide no solo esplendor sino también precisión.

El problema ya comienza con la fuente. No es una encíclica, una exhortación o una bula. Es un tuit. Convengamos que lo que cualquiera utiliza para decir lo que siente o lo que quiere (a menudo se vehiculan tantas sandeces por ese medio), no es lo más propio para un pontífice. Pero, de cualquier forma, a ese medio tan extendido se le podría dar un uso útil e interesante.

Ahora, un error o un simple desliz en un documento oficial serían alarmantes y pasarían a la historia. En un tuit, ¿qué valor darles? Pues el que cada uno quiera. Es la manera desconcertante y “virtual” que tiene Francisco de enseñar.

Asimilar la caridad a la cercanía es tan verdadero… como falso. Es gris, es… bergogliano. Es una aproximación demagógica del don y de la virtud más sagrada: la caridad. Porque ser cercano no especifica ni define el valor moral del acto. Dar una caricia o mirar a los ojos a alguien, es una exterioridad que no siempre es sincera y, consecuentemente, no tiene mérito.

960x540_342994

Por ejemplo, acariciar a un perro que salvó vidas en el reciente terremoto, o a un tigre de un circo en la sala Pablo VI, para una conciencia deformada por el sentimentalismo, es percibido como caridad. Un partido de fútbol amistoso por los damnificados o los refugiados, no es objetivamente un acto de caridad, pero así son llevados a verlo los futbolistas y deportistas que desfilan sin cesar por Santa Marta. Y seguramente se queden con sus conciencias tranquilas por esa aparición que no tiene más valor que el publicitario y demagógico.

También la extraña innovación de lavar los pies en un jueves santo a musulmanes, denota indiscutiblemente una cercanía hacia los seguidores del profeta del Islam, pero ¿es ese gesto, propiamente, un acto de caridad? Si lo hiciera a cardenales o a monaguillos ¿sería menos caritativo?

El “cuidado de la casa común”, que ahora Francisco nos dice que quiere agregar a las tradicionales obras de misericordia (se trata del uso prudente del plástico, del papel, de los residuos, de la energía, usar transporte público… etc.), también sería caridad y cercanía a la creación y a los demás. ¿Aunque no se lo haga por amor de Dios? Este punto es importante porque determina lo que es o no es caridad. Su llamada “revolución de la ternura” que lo lleva a abrazar y a besar a miles, ¿se confunde con la caridad cristiana? Parece que, en su manera de ver, sí.

Esta percepción deja sobreentendido que exhortar con valentía y contra-corriente, censurar los males del tiempo o excomulgar cuando es necesario, cosas que siempre han hecho los Papas, es contrario a la caridad y a la cercanía…

¿Cómo es eso de “hacerse cercano a las periferias de los hombres y las mujeres que nos encontramos todos los días”? La cosa no está nada clara. Se diría que esos hombres y mujeres no son cercanos, están en las periferias, por eso hay que acercarse a ellos. Pero luego agrega “que nos encontramos todos los días”. Entonces son a la vez periféricos y cotidianos, lejanos y cercanos… Esto es un enigma que ni el rey Salomón con toda su legendaria sabiduría resolvería.

Un inocente tuit que, según se publica, es leído por millones de “seguidores” puede ser tan venenoso, por lo sutil y sibilino, como las 95 tesis de Lutero clavadas en la puerta de la iglesia del palacio de Wittenberg.

En fin, estas intervenciones no son nuevas. Llevamos ya más de tres pesados años presenciándolas.

Veamos otro ejemplo significativo del pensamiento gris, flexible e incompleto de Francisco de hace un año: predicando en Santa Marta inducía a los fieles a la impenitencia:

“¡Dios no puede no amar! Ésta es nuestra seguridad. Yo puedo rechazar ese amor, puedo rechazar como rechazó el buen ladrón, hasta el final de su vida. Pero, allí lo esperaba ese amor. El más malo, el más blasfemador es amado por Dios, con una ternura de padre, de papá. Y, como dice Pablo, como dice el Evangelio, como dice Jesús: ‘Como una clueca con sus polluelos’. Y Dios el Poderoso, el Creador puede hacer todo: ¡Dios llora! En este llanto de Jesús sobre Jerusalén, en esas lágrimas, está todo el amor de Dios. Dios llora por mí, cuando me alejo; Dios llora por cada uno de nosotros; Dios llora por los malvados, que hacen tantas cosas feas, tanto mal a la humanidad… Espera, no condena, llora. ¿Por qué? ¡Porque ama!”. (Radio Vaticana)

La ternura de Dios es nuestra seguridad. Entonces, estemos tranquilos y seguros. Podemos rechazar el amor como lo rechazó el buen ladrón “hasta el final de su vida”, dice. Pero… ¿y el mal ladrón? ¿Acaso Dios no lo amaba? ¿O el amor de Dios es inútil? ¿El amor para Francisco no pide retribución?

Dios llora cuando me alejo”, sí, pero llora de tristeza, no de alegría. Él nos quiere próximos, íntimos, como el padre de la parábola del hijo pródigo. “Dios llora por los malvados que hacen tantas cosas feas” pero resulta que como no condena, tan solo acaricia con ternura esos corazones llenos de odio y los salva igual.

¿A qué lleva ese discurso sino a la creencia en un Dios bergogliano que acepta el mal y que “no condena”?

Estas afirmaciones (y tantísimas otras como que Cristo fracasó en la cruz, que el pobre Judas de arrepintió, que no existe un Dios católico o que las intervenciones de Martín Lutero no eran equivocadas, que eran inteligentes y que fueron una medicina para la Iglesia) son espantosamente erróneas. Deforman y encadenan a la verdad y a la noción de misericordia confundiendo al pueblo fiel.

Pero, como escribió San Pablo a Timoteo, ¡la verdad no está encadenada…!

Print Friendly, PDF & Email

18 thoughts on “Una “cercanía” que aleja del Amor

  1. A bergoglio hay que leerlo con mascarilla, y con una coraza espiritual a prueba de bomba. En donde algunos solo ven confusión y ambigüedad en sus discursos y sus actos, yo solo veo perversión, destrucción y un plan milimetricamente detallado para llevar almas al infierno. Y no hay que tener un discernimiento espiritual de un santo para ver esto. Sólo, celo por la Verdad, que es Cristo, y un poco de amor propio para no dejarse chulear por un hipócrita vendedor de mercancía averiada.

  2. Tengo la convicción que este teatral papado ya no se trata de una sincera espiritualidad para mantener la fe en Dios,todo lo contrario,la infiltración de este personaje que la masonería illuminati eclesiástica ha puesto allí en la silla Petrina como su misión para dar un giro al catolicismo como ellos lo vienen planeando tiene sus oscuros propósitos que está llevando a cabo con éxito y buen disimulo,ya que como masón y jesuita fiel a sus votos de tal magnitud para lograr nefastos objetivos ha conquistado el corazón de miles de personas que han puesto su confianza a ojo cerrado en manos de este diabólico hombre. Cada acción que hace es un paso que da para los oscuros planes,y se vale de términos tan redundantes hoy día como “la paz” que es tan anhelada pero inalcanzable ya para estos momentos en que su pretensión es establecer un gobierno mundial regido por el anticristo. Ni la tal paz que habla este bergogLÍO va a solucionar nada,va es a traer mas confusión y guerra para dar justificación a ese gobernante global que supuestamente solucionará la afectada crisis. Solo nuestro Señor Jesucristo en Su llegada va a dar la verdadera solución y verdadera Paz pero después de que halla limpiado toda la suciedad acumulada por el humano.El camino es muy estrecho para lograr ver esa tan ansiada Paz. Ven pronto Señor Jesús.

  3. …ò cuando dice “no es justo y no es verdad identificar la violencia con el islam; también hay violentos católicos”.
    No conozco ningún Mandamiento de la Ley de Dios que sea violento.

    Sigamos:
    …ò cuando recibe con beneplácito la Cruz dentro de una hoz y un martillo (símbolo del comunismo), de un presidente comunista.
    No es justificable con nada: ni con educación, ni con diplomacia, ni con paz, ni con riqueza ò pobreza, ni con indigenismo, ni con ignorancia, etc, etc. Es herejía, es insulto, es una bofetada para un católico bien formado. Dios es Dios y punto y Dios està por encima de todo y de todos. Que decepción!, que dislate!. Que bien habrìa quedado si delante del mundo entero hubiera rechazado “ese regalo” SIN NINGUN TEMOR. Y a lo mejor, con ese gesto, habrìa convertido a muchas almas; que oportunidad tan grande desaprovechò!!! Parece que alguna secta sigue con sus tentáculos demonìacos. Quise pensar que el “Papa” es humano y se puede equivocar y Dios quisiera que así fuese. Que ilusa fuì.

    …ò cuando a principios de èste mes dice “orar por el cuidado de la creación, a ser posible con cristianos de otras iglesias”.
    Aquí tenemos al nuevo dios: LA TIERRA.
    ¡Cuanta jardinerìa y que poco Evangelio!. La Iglesia està para salvar almas arrepentidas como lo hizo Nuestro Señor (entiéndase bien: arrepentidas). No somos hijos de la tierra, somos hijos de Dios. Todo esto que le da por hablar al “Papa” me recuerda muchìììsimo a esos 2 famosos documentos de la Onu:
    1) la carta de la tierra
    2)la ética planetaria.
    Nueva “religión”….masonerìa pura y dura…cambiar el concepto de la ecología y a partir de ahí, la tierra merece veneración, no Dios nuestro Creador. Juego de palabras para cambiar las mentes e ir eliminando a Dios hasta (quisieran ellos) hacerlo desaparecer; pero gracias a Dios (Mt. 16,18): las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia.

  4. Es increíble el caso que hacen las personas y los sacerdotes a Bergoglio. Cuando acudo a la eucaristía de mi parroquia tengo que escuchar el nombre del papa Francisco en la celebración. Y me exaspero porque todos callamos y tragamos. Bergoglio es el siguiente de la lista de los antipapas que ha habido y no el Papa siguiente a Benedicto XVI. Y el mal crece cuando las personas buenas no hacen nada. Esto es como el cuento “el traje nuevo del emperador” Todos lo veían desnudo pero nadie se atrevía a decirlo. Hasta que un niño lo señala, alza la voz y dice que está desnudo. Todos empiezan a señalar al emperador y a decir que estaba desnudo. Qué no llevaba ningún traje. Seremos capaces de alzar la voz nosotros ante toda la Asamblea y desenmascarar a Bergoglio sin que el miedo nos paralice?. Tenemos que ser fieles a Cristo y padecer lo que sea por él. Esa es nuestra Cruz. Y hasta que no la carguemos en nuestros hombros, Bergoglio irá tejiendo más ampliamente su telaraña y será demasiado tarde para escaparse de ella.

    • En una misa o en una reunión sobre religión levantarse y gritar que Bergoglio es el antipapa me parece una idea que no lleva más que a la muerte social (la mayoría de los católicos creen que Bergoglio es papa), por otra parte, no hay que buscar el martirio porque sí y de cualquier forma, me hace recordar una historia de una persona que quiso ser martir y fue a buscar sus acusadores y luego ante los leones sintió miedo y renunció a su fe (creo que está en la Biblia), San Pablo señalaba que esa no era la forma de ser mártir. Es también una forma de obtener fácilmente la expulsión de la Iglesia y de la sociedad. Lo importante sobre la acción no es saber si implica o no vencer los miedos (uno puede vencer los miedos corriendo riesgos innecesarios) la pregunta es si dicha acción servirá de algo además de generar más odio hacia los que se oponen a Bergoglio. ¿Qué piensa que sucederá si Ud. grita que Bergoglio es un antipapa en una Asamblea? ¿Qué resultado quiere lograr con ello? Es como ir a la tribuna contraria en un partido y empezar a festejar los goles que le hacen al equipo contrario. Espero su respuesta.

      • No considero que la Eucaristía sea el lugar adecuado para alzar la voz y decir que Don Mario es un antipapa. Tampoco una reunión en la cual haya gente que se pueda escandalizar si uno dice las cosas tan tajantemente. Considero que hay que defender lo que uno cree con un diálogo Pacífico y sin ser juez de nadie. Sino expone las dudas por las cuales uno cree que tiene razones para pensar que Bergoglio tuerce el mensaje de Cristo. Creo que acercarse a un confesor y exponerse estos argumentos o a un sacerdote antes que a otra u otras personas es mejor y con oración y pidiendo la ayuda del Espíritu Santo. Todos tenemos derecho a opinar y eso es libre. Y hay que hacerlo con cabeza. Pero hacerlo. No callarse y tragar con todo. Elías lo hizo y muchos profetas. Lo de alzar la voz es en el sentido de no callarse y que la gente pueda llegar a meditar si realmente puede seguir o no a Bergoglio.

        • Por mi parte, yo no voy a dedicar más tiempo de mi vida a este Señor llamado Jorge Mario. Prefiero hacer oración, cumplir con la verdadera vida cristiana y con la Iglesia, ser fiel a Cristo, y pedirle siempre discernimiento. Para mí lo que pueda decir este Papa carece ya de valor y me resulta indiferente. Cuando no esté de acuerdo en muchas de sus cosas, no las pienso seguir y punto.Y pienso explicar si se da el caso de por qué. Que cada uno de cuentas a Dios de su fe y de sus actos. Yo defenderé lo que creo siempre. Pero malgastar tiempo. No. Ya no más.

          • Primero dice textualmente: “¿Seremos capaces de alzar la voz nosotros ante toda la Asamblea y desenmascarar a Bergoglio sin que el miedo nos paralice?” luego dice que no quiso decir eso. Parece más alguien dando malos consejos. Primero intenta que la gente vaya a la Asamblea y desenmascare a Bergoglio y luego cuando le decimos que eso no es conveniente porque el católico podría ser dañado sale con otro consejo propio de un seminarista: “acercarse a un confesor y exponerse estos argumentos o a un sacerdote antes que a otra u otras personas es mejor” pero no todo confesor o sacerdote es un buen juez en materia de Bergoglio y su nueva iglesia pero no contenta con eso aconseja: “no (…) dedicar más tiempo de (…) vida a este Señor llamado Jorge Mario” ninguno de los consejos que expone perjudica a Bergoglio sino que más bien lo favorece. Debo decirle que presiento algo muy malo en sus comentarios espero equivocarme. Ah, le pido moderación en su respuesta.

    • Susana, no es por miedo. A Misa va mucha gente muy mayor. Alzando la voz, puedes hacer un daño tremendo incluso fīsico a todas esas personas. El daño serīa tremendo. Prefiero decir la verdad, persona a persona.

    • Jajajaja. Don Alberto. Le contesto que yo ya he hablado y ya lo he dicho delante de la gente lo de que no creo en Bergoglio. Y he dado mi opinión. Y lo sigo haciendo. No me callo. Tengo la conciencia tranquila.Quiero decir que no voy a perder más el tiempo opinando aquí ya que me preguntó yo le contesté y no quedó satisfecho. Porque usted es un pusilánime. Primero me dice que no está bien alzar la voz y ahora cuando le explico que hay que hacerlo con precaución y con cabeza, tampoco le parece bien. Veo que usted no está haciendo nada y que es de los que se callan por el miedo. No me acuse a mí de eso pues que yo ya habloooo!!! Y donde primero lo he dicho es en mi trabajo cuando han hablado bien de este Papa y yoni lo he defendido. Y también he enseñado a gente que me ha preguntado sobre el catolicismo y he defendido a Jesús cuando han dicho barbaridades de El y me he quedado sola. Así que usted no me de lecciones que de sobra me las sé. Sea menos cobarde y trate de expresar lo que realmente cree ante los que defienden a Bergoglio y no escudarse en Internet para poder seguir haciendo en las sombras lo que no se atreve a hacer a pleno día.

      • No ha tenido moderación en sus respuestas como le he pedido y no ha perdido la oportunidad para insultarme. ¿Por qué hace comentarios en Internet con seudónimo y no con nombre y apellido como es mi caso? En cuanto a su reacción frente a mis comentarios es realmente excesiva.

  5. DIOS NOS AMPARE PERO FRANCISCO PARECE EL FALSO PROFETA Y SE VA A LLEVAR MUCHAS ALMAS AL INFHIERNO CON SUS FSLSAS ENSEÑANZAS
    ASTRID TAMAYO DE BAYER

  6. Caridad exige en primer lugar ordenarse a Dios pero no a cualquier dios sino al Dios católicos no al dios no católico de Bergoglio. El Dios católico es el de la Historia de Salvación, Aquél que nos enseñó la Iglesia con su magisterio y no es cualquier otro dios. La caridad exige esa ordenación a un Dios muy concreto Padre, Hijo y Espíritu Santo que nos enseñó los mandamientos y nos dió los sacramentos y a su propio Hijo, entre otras muchas realidades y verdades. ¡Qué lejos está todo lo que enseña Bergoglio de las enseñanzas tradicionales de la Iglesia católica! Hay autores como San Justino que decía que en los tiempos finales la Iglesia sería sacada del medio, nos preguntamos si solamente por los de fuera o también por lo de adentro. ¡Cuánto se aleja la Iglesia en estos tiempos de su ordenación última a Dios para ordenarse como fin último al mundo y de esta forma a un bien inferior y al pecado!

  7. La verdad que me preocupa comp Francisco esta llevando la Iglesia de Cristo ,muy pocas veces estoy de acuerdo con el.si hacemos caso a los medios de como esta rehacinando Francisco en sus comentarios y lo poco o nada que se preocupa por los Cristianos martitizados , violados , quemados en vivo en Siria es escandaloso eso , como decirnos que el Islam es paz ,tiene que comprender que a muchos catolicos estamos muy enfadados con ello ;pero aun hay cosas peores que leemos en por el internet que es para llorar en fin el es quien que von sus ocurrencias hace que no estemos con la Iglesia pero si con Dios

  8. Yo como Catoloca que soy no estoy de acuerdo con Francisco es como si quisiese cambiar las costumbres de las de Jesus y eso nos preocupa y mucho tanto se esctibe de el por los medios que a ser verdaf lo que leemos yo misma me escandaliza

Comments are closed.