“Misericordiando” el pecado de Judas: gravedad e interpretaciones

Francisco una vez más demuestra sus preferencias, llamando al traidor de Jesús “pobre hombre arrepentido”. Aquel que cometió el crimen más infame de la Historia es objeto del compasión del Sumo Pontífice… Esperamos que no se aplique el “dime con quien andas y te diré quién eres”.

Por increíble que parezca lo peor de Judas no era su traición, sino su malicia en rechazar la divina misericordia. Él había sido un testigo ocular de la infinita misericordia del Redentor. Había presenciado todo lo que Jesús perdonó a María Magdalena y cuanto la amaba. Había escuchado las palabras del Divino Maestro cuando decía: “Os digo que habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse” (Lc 15, 7). Si en el momento de “reconocer su crimen” su arrepentimiento de Judas hubiera sido verdadero, no habría dudado un momento en dar esta alegría a Nuestro Señor. Si lo amaba, habría querido reparar su ofensa humillándose y dejándose ser objeto de la misericordia que tantas veces viera derramada sobre otros. Sin embargo, ya acostumbrado a tener un corazón cerrado al Señor, cedió a la tentación de ultrajar a Jesús una última vez de la forma más violenta… desesperarse, no creer que el perdón podía llegar tan lejos.

¿Porque iban a tener compasión, los fariseos, de Judas? Ellos estaban felices con el negocio realizado. ¿Qué tienen ellos y su apego a las costumbres judaicas que ver en el tema de la desesperación de Judas? La pregunta más bien sería, por que Judas fue hasta ellos para demonstrar su arrepentimiento, si el ofendido era Cristo y no esos fariseos enquistados en el mal que eran sus cómplices en el crimen.

San Pedro, también era culpable de un pecado gravísimo. Pero… que diferencia entre el arrepentimiento de uno y de otro, si es que el de Judas se puede llamar así. Uno mira al Redentor y se abre a su misericordia llorando amargamente, pero sinceramente contrito. El otro huye del único que le puede dar la salvación. ¿Quién es el verdadero “hombre arrepentido”? Casi diríamos que León XIII se refiere a las palabras de Francisco al advertir que: “en estos últimos meses […] no se han avergonzado de intentar arrancar de su eterna infamia a aquel hombre que es reo del crimen y de la perfidia muy aborrecible por su suprema monstruosidad, la mayor de que haya memoria entre los hombres, al traidor de Cristo” (Encíclica Iucunda sempre expectatione, n. 16, 8 de septiembre de 1894)

Para mejor entender las palabras de Francisco, veamos la doctrina sobre la traición de Judas que la Iglesia nos ha dejado en sus 2000 años de Historia. Entra en el estudio 144 del Denzinger-Bergoglio→

Print Friendly, PDF & Email

11 thoughts on ““Misericordiando” el pecado de Judas: gravedad e interpretaciones

  1. Es curioso el compadecerse tanto de Judas, que ya sabemos está condenado, cuando notamos su empeño de ARRASTRAR A LA CONDENACIÓN A TODOS LOS QUE LE SIGUEN, y aceptan lo que para Cristo es ABOMINACIÓN, y los cambios de las leyes de Dios por complacientes leyes humanas; tratando de erradicar nuestra fe en Jesucristo Hijo de Dios y en Dios mismo, llevándonos con un falso ecumenismo, a una mezcolanza de creencias excluyentes del Dios de los Católicos.
    Su afán es la instauración de la Única Religión Mundial (que llevará a la adoración del demonio) que se hace necesaria para imponer el Nuevo Orden Mundial, y su consabido chip o marca de la bestia (que tan ampliamente nos recomienda), total dominio y esclavitud de la humanidad y… MISIÓN CUMPLIDA.

    El tiempo que le queda al demonio es corto, por eso este proceder acelerado y desastroso, sus efectos están manifiestos en todas las facetas del acontecer humano, alrededor del mundo.

    Es por eso que HOY CLAMAMOS: VEN PRONTO SEÑOR JESÚS. VEN QUE TE ESPERAMOS. MARANATHA.

  2. Aquí hubo dos hombres que pecaron contra Jesús, Pedro, que lo negó y Judas, que lo traicionó. Sin embargo para Pedro hubo reivindicación hasta el punto de convertirlo en la piedra que edificar
    ia la iglesia. En cambio Judas se suicidó. La diferencia entre ambos fue: el arrepentimiento. Esa fue la clave.

  3. ¿Y quién sabe si de veras Judas se arrepintió? ¿Quiénes somos nosotros para ponerle límites a la Misericordia divina? Lo que sí me sorprende de ustedes es esa falta tan increíble de piedad y misericordia dfrente a nuestro Santo Padre el papa Francisco. No hay una palabra, un gesto, una actitud que no la tegiversen y le den un sentido peyorativo. Parecen una fariseos implacables que cuelan la bebida por si hay un mosquito y se tragan un camello entero.

    • Esta página es simplemente un eco del Magisterio. No estamos para juzgar quién se salva o se condena. El estudio propuesto son documentos que analizan el pecado de Judas. Aquí nadie inventa nada.

    • A mi no me sorprende eso, pues no esverdad lo que usted dice. Me sorprende si, su desconocimiento del Evangelio. Vaya lea y verà que el mismo confirma la suerte de Judas. Cuidado, bajo el ropaje de la MIsericordia se amparan muchos pecados aun justificados por Francisco. Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres ! Vivamos la verdad! Ningun sentido peyorativo aparece aqui. Conoced las escrituras, tradicion y magisterio y verà que quien està fuera de ellos, es Bergoglio, hasta se jacta de ello.

    • Es entendible que se quiera ver el lado bueno de Francisco…yo también lo intento…pero la verdad es que no se ayuda ! No entiendo por qué fomenta tanta confusión y en realidad está ocasionando todo lo contrario de un Papa: división !

  4. Al papa le duelen estas cosas. A mí me duele más que se nos compare a los católicos fieles con los fariseos y doctores de la Ley que condenaron a Jesucristo a muerte de cruz. Me duele más el que nos insulte a diario, mientras -otro insulto más- se abraza y ríe a mandíbula batiente con gentuza como Obama, los hermanos Castro, Cristina Fdez. De Kirstner, Evo Morales y tanti quanti.Me duele mucho más, cuando misericordiea a gente como Livieres, los Franciscanos de la Inmaculada, el cardenal Burke y otros muchos. Me duele una barbaridad cuando promueve a lo peor de la jerarquía eclesiástica como a Casper, Marx, etc. Me duele cuando resucita y rehabilita la ya condenada teología de la liberación y sus promotores. Me duele cuando promueve un sínodo para crear confusión -lío en su lenguaje- y no para aclarar la doctrina. Me duele cuando va a hacerse la foto a la isla de Lesbos y se trae a doce musulmanes, rechazando a cristianos. Me duele cuando saca una exortacion confusa y destinada a destruir la doctrina clara sobre el matrimonio que la Iglesia observa desde su fundación. O cuando nos dedica una epístola de tipo ecologista. Me duele prácticamente casi siempre que abre la boca porque solo aporta problemas a la Iglesia. Para no cansar, me duele casi todo lo referente a este pontificado.

    • De acuerdo totalmente; este mundo de “mente abierta” nos está llevando a la perdición.

  5. Juan Cap. 17, vers. 11y 12
    “11) Ya no estoy más en el mundo; pero ellos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado guárdalos en tu nombre , para que sean una cosa, así como nosotros lo somos.
    12) Cuando yo estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste YO LOS CUIDE, Y NINGUNO DE ELLOS SE PERDIO EXCEPTO EL HIJO DE LA PERDICION, para que se cumpliese la Escritura.”
    ¿Como se intrpreta esto?

  6. – Me duele cuando leo aquel pasaje de Mateo (27, 3-7)
    Palabra clave: dolor de Francisco

    – cuando Judas arrepentido va a los sacerdotes y les dice: He pecado entregando sangre inocente, y quiere devolverles las monedas… y lo hace
    Clave: Judas arrepentido, porque reconoce el pecado y devuelve el dinero

    – ¡Qué nos importa a nosotros! ¡allá tú! Un corazón cerrado ante este pobre hombre arrepentido que no sabía qué hacer.
    Clave: insiste en Judas arrepentido; corazón cerrado de los Doctores ante el arrepentido ignorante

    – Y fue a ahorcarse. ¿Y qué hacen ellos cuando Judas va a colgarse? ¿Hablan y dicen: pobre hombre? ¡No! Lo primero las monedas: son precio de sangre, no pueden entrar en el templo… la regla tal, tal, tal, tal… ¡Doctores de la letra!
    No les importa la vida de una persona, no les importa el arrepentimiento de Judas: el Evangelio dice que volvió arrepentido Solo les importa su sistema de leyes y tantas palabras y tantas cosas que han construido.
    Clave: vuelve a insistir en Judas arrepentido y “su vida” (la moral de situación ética de Amoris laetitia) y en el corazón cerrado de los Doctores; culpa a las reglas y leyes (como en Amoris laetitia).

    Denzinger-Bergoglio habla de “dime con quien andas y te diré quién eres”. ¿Y si Francisco habla de sí mismo? ¿Y si la moral situacional, que niega las normas y las leyes, es el corazón de Francisco, que no quiere ser juzgado?

Comments are closed.